Edición Impresa

Stolbizer pidió que lo indaguen a Boudou

La diputada nacional del Frente Amplio Progresista (FAP) Margarita Stolbizer sostiene que el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, debe ser llamado a declaración indagatoria por la presunta comisión del delito de negociaciones incompatibles con la función pública.

Lunes 27 de Agosto de 2012

La diputada nacional del Frente Amplio Progresista (FAP) Margarita Stolbizer sostiene que el vicepresidente de la Nación, Amado Boudou, debe ser llamado a declaración indagatoria por la presunta comisión del delito de negociaciones incompatibles con la función pública. La legisladora fue la primera dirigente política que se involucró en solicitar explicaciones por el escándalo que luego generaría repercusiones en todos los sectores y, en una entrevista con LaCapital, dio precisiones sobre la causa.

—¿En qué punto se encuentra el FAP?

—En un año sin competencia electoral hemos llegado a un grado de consolidación interna muy grande. Demostramos que no somos simplemente una alianza electoral. Binner nos dijo la misma noche de las elecciones: "Los quiero mañana porque le prometimos a la gente". Somos una fuerza federal con vocación federal, recién ahora empezamos con Buenos Aires y Capital Federal. Una de las debilidades que tuvimos en 2011 fue que quedamos más bien firmes en los distritos grandes, más céntricos, y teníamos menos presencia en el resto. El 24 de noviembre haremos un gran encuentro nacional con dos instrumentos: el desarrollo de un proyecto estratégico y un estatuto para el funcionamiento.

—En Santa Fe se habla de una lista del Frente Progresista, esto es, con radicales, socialistas, Gen y Coalición Cívica. ¿Cuál es la realidad de provincia de Buenos Aires?

—Lo que es muy natural en Santa Fe por una historia común no lo es en provincia de Buenos Aires. Teníamos avanzado un acuerdo que se rompió cuando (Ricardo) Alfonsín cerró con (Francisco) De Narváez. En el radicalismo hoy se está planteando un debate entre los que quieren ir con Macri, con el FAP o solos. Esta es una etapa prematura. Nosotros estamos mirando hacia el FAP, cuando llegue el momento discutiremos políticas de alianzas.

—¿La gran disputa en lo inmediato girará en torno de una reforma constitucional que empieza a ser acicateada en el oficialismo?

—Sin duda. El kirchnerismo mostró una gran vocación hegemónica, de poder centralizado y en la acumulación de riqueza. No es una cuestión neutra a ese modelo de conducción política que este sea un gobierno en el que todos los funcionarios se han enriquecido de manera tan grosera. Eso tiene que ver con la manera de concebir el poder. No hay ninguna voluntad en el kirchnerismo de entender que la democracia es pluralismo y alternancia. Van a buscar perpetuarse en el poder y van a buscar la reforma que habilite una reelección de Cristina. El sueño de la Cristina eterna está latente en el kirchnerismo.

—Sorprende que con tanta acumulación de poder todo se reduzca a Cristina.

—Es una demostración también de la debilidad del kirchnerismo, que no tiene candidato a la sucesión. Hoy no tienen a nadie que pueda reemplazar a Cristina y eso pone en riesgo de vida al kirchnerismo. El objetivo de la re-reelección es lo primordial para el Frente para la Victoria.

—Usted fue la primera —y única— que pidió explicaciones al inicio del escándalo de la ex Ciccone. ¿Cuál es la relación de Boudou?

—En el 2010, Boudou le planteó a Kirchner la necesidad de un negocio en el manejo de la fabricación de los billetes. Ahí empezó el vaciamiento de la Casa de la Moneda y se comenzó a buscar la impresión de billetes por afuera. Recuerde que a fin de 2010, cerca de las fiestas, ya después de la muerte de Kirchner, sobrevino el colapso de los cajeros automáticos, ya sin billetes. El Estado pidió la quiebra de la ex Ciccone y dos meses después le dio concesiones extraordinarias a la misma empresa para que se levante la quiebra. Allí aparecen empresas fantasmas, personajes siniestros y gente con pésimos antecedentes en un fondo de inversión holandés que se mete en el negocio de la fabricación de billetes.

—¿Y quién puso el dinero para levantar la quiebra?

—La misma empresa que era concesionaria del Estado en varios aeropuertos. El caso explotó cuando la ex esposa de Vandenbroele dijo que él era el testaferro del vice. Boudou fue la persona que en todo momento manejó las negociaciones con las empresas. El manejo era de él o de su socio Núñez Carmona. Esto está tipificado en el Código Penal: negociaciones incompatibles con la función pública. Hay una asociación ilícita que se debe investigar entre los funcionarios que tuvieron intervención. El episodio más grave fue la conferencia de prensa que dio Boudou después de que el juez ordenase allanar su departamento. ¿Por qué Boudou vive en un departamento propiedad de una empresa beneficiada? ¿Por qué en un departamento que es de él las expensas las paga el apoderado de otra de las empresas beneficiadas? El resultado de todo esto fue el apartamiento del procurador, del fiscal y del juez que habían manifestado voluntad de investigar la causa. Es un caso muy grave. Este escándalo se cargó a tres funcionarios judiciales del más alto nivel.

—¿Y todo termina con la expropiación?

—El proyecto aprobado de expropiación de la empresa tiene el objetivo de terminar tapando los negocios, y una cosa más grave es mandar por elevación un mensaje a la Justicia: "Ojo que Boudou quedó totalmente legitimado".

—Se advierte cada vez más complacencia de los jueces federales con el gobierno nacional.

—Más que complacencia hay complicidad, por ejemplo con el caso Oyarbide. Nosotros pedimos un jury de enjuiciamiento al fiscal Noailles cuando Oyarbide cerró la causa del enriquecimiento patrimonial del matrimonio Kirchner y los fiscales no apelaron, aunque estaban obligados. Algunos funcionarios de la Justicia Federal, más que complacientes, son cómplices. En otros todavía tengo alguna expectativa. El juez Lijo y el fiscal Di Lello han trabajado bien pero creo que a esta altura ya están demorando la cosa y por eso el apuro de la expropiación. No hay razón para que Boudou no sea citado a indagatoria, al menos por el delito de negociaciones incompatibles.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario