Edición Impresa

Sospechan de un comerciante por el incendio parcial de la subsede de Central

Guerra de pintadas. Tiene 28 años y es de condición económica desahogada. Estuvo por un rato detenido. A su hermano de 41 lo buscan por lo mismo.

Miércoles 16 de Enero de 2013

A partir de una denuncia anónima y el trabajo del fiscal de la Oficina NN, Marcelo Viena, el domingo fue demorado un hombre de 28 años en el marco de la investigación por el ataque vandálico contra la subsede de Rosario Central de Oroño 49 bis, ocurrido el pasado 8 de enero. Es un hincha fanático de Newell's Old Boys, de clase media desahogada y propietario de un comercio ubicado en los confines de los barrios Parque Casado y Jorge Cura. Su casa fue allanada aunque no se hallaron elementos importantes para la causa.

El juez de Instrucción Alejandro Negroni, quien investiga el ataque a la subsede Británica como "incendio intencional", ordenó que se le tomara declaración informativa y recuperara su libertad. Por este mismo incidente la policía está tras los pasos de otro hombre, de 41 años, hermano del hincha demorado el domingo.

El incidente. El pasado martes 8 de enero la subsede Británica de Rosario Central amaneció con dos de sus portones afectados por la quema de cubiertas. Sobre los tapiales del frente de la subsede quedó retratada, pintada con pintura en aerosol, la frase "Sin «A», no hay clásico". Este ataque contra bienes inmuebles de Central se enmarcó en la denominada "guerra de las pintadas" y cronológicamente fue el último de una serie que comenzó con la quema de un cartel en la Ciudad Deportiva de Granadero Baigorria y continuó con ataques en el predio de Arroyo Seco y a la subsede del Cruce Alberdi.

En este último, ocurrido el pasado 6 de enero, el modus operandi fue similar al de Británica y la inscripción que quedó en el frente fue: "Sin visitantes no hay clásico. Cagón. NOB manda". Esos casos, caratulados como de autores no individualizados (NN), comenzaron a ser a trabajados por la oficina a cargo del fiscal Vienna.

Posteriormente hubo dos episodios con mecánicas similares, pero contra objetivos identificados con el club del parque Independencia. El miércoles pasado el presidente de Newell's, Guillermo Lorente, anotició a la policía que en el frente de su casa había aparecido una pintada como la de Británica: "Sin «A», no hay clásico". Y el jueves en el frente de una casa ubicada en la esquina de Tucumán y Presidente Roca se detectó una pintada de Newell's quemada.

 

"Incendio". A diferencia de los otros ataques vandálicos ocurridos en las últimas tres semanas, todos caratulados como daño y en manos de jueces correccionales, el de la subsede canalla de Británica fue calificado con una figura penal más grave como es "incendio".

El ataque a la subsede auriazul fue captado por cámaras de vigilancia ubicadas en los edificios lindantes y en las grabaciones se puede observar la mecánica ya descripta por este diario en la edición del pasado domingo: dos o tres cubiertas sobre el mural, un par de botellas con combustible y borramiento de la pintada. Por ese hecho fue detenido en forma provisoria el hincha de Newell's el domingo pasado.

"En la Oficina de NN se tomó una declaración testimonial de una persona que recibió un llamado anónimo que permitiría avanzar en la investigación de los hechos que sucedieron entre las últimas semanas de diciembre y los primeros días de enero sobre subsedes de Rosario Central y algunos domicilios privados. Como se trataba de datos anónimos, que debían ser corroborados, comenzó a trabajar la brigada operacional de la fiscalía. Así se dio con dos personas que ya tenían antecedentes por hechos similares", explicó ayer a los medios de comunicación el fiscal Marcelo Vienna.

Allanamientos. Con los datos recabados, muchos de ellos extraídos de posteos de hinchas de Central y Ñuls colgados en redes sociales, el fiscal solicitó al juez de Instrucción Negroni dos órdenes de allanamiento.

Sobre el mediodía efectivos de la brigada de Investigaciones llegaron a una vivienda de barrio España y Hospitales buscando a los hermanos M.S., de 28 años, y L.S., de 41.

Los dos son hinchas fanáticos de Ñuls y comerciantes reconocidos por tener un importante negocio en los confines de los barrios Parque Casado y Jorge Cura.

En el lugar fue arrestado M.S., quien es padre de tres hijos. "El muchacho dijo ser hincha enfermo de Newell's, de los que viajan a verlo a todos lados, pero negó toda vinculación con la barra brava, las subcomisiones del club del parque y el ataque que le achacaron. El hombre fue a declarar con indumentaria de Ñuls e incluso la fotografía del legajo se tomó con esa ropa", comentó una fuente allegada a la investigación.

El allanamiento a su casa, en el que se buscaron elementos que lo pudieran comprometer con el hecho que se investiga, dio resultado negativo.

Por otra parte, su hermano L.S. no estaba en la vivienda por una sencilla razón: no vive allí. Tiene su domicilio en barrio Parque Casado. Fuentes de la pesquisa indicaron que el hombre está de vacaciones en Mar del Plata y que tiene antecedentes por hechos similares a los investigados en 1999, 2010 y 2011.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS