Edición Impresa

Sorpresivo y polémico cambio en la jefatura de la policía santafesina

El gobernador envió a la Legislatura el pliego del comisario Luis Bruschi, aunque lo que digan diputados y senadores no será vinculante. Amplio rechazo en la Legislatura.

Viernes 01 de Abril de 2016

El gobernador Miguel Lifschitz cumplió ayer una de sus promesas de campaña y autolimitó por decreto el arbitrio absoluto que la legislación y la costumbre le concedían al titular del Poder Ejecutivo para designar a las máximas autoridades policiales. Lo hizo poniendo el nombre de Luis Omar Bruschi en consideración de la Comisión Bicameral de la Legislatura, aunque la evaluación de los legisladores no será vinculante para la designación definitiva y eso ya generó duras reacciones entre diputados y senadores.

La decisión sorprendió a los legisladores cuando recibieron el decreto 4456/16. Horas antes, en una entrevista con el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, se habían enterado de la renuncia del jefe de la fuerza santafesina, el comisario general Rafael Grau.

Desde el gobierno se limitaron a decir que el cambio "se venía pensando". Y en una conferencia de prensa en la Casa Gris, los ministros de Gobierno, Pablo Farías; y el propio Pullaro, hablaron del decreto del gobernador y la promesa electoral.

Contradicción. Pullaro dijo que "tras los primeros 100 días de gobierno y de un profundo análisis hemos tomado esta decisión", dejando en claro que la jefatura de Grau "no es lo que esperamos de la fuerza". Pero al evaluar la gestión del ex jefe, sostuvo que "es un balance sumamente positivo". Y así dejó una evidente contradicción en su discurso. Así parece que una conducción "sumamente positiva" no es lo que "espera" el gobierno de su policía, algo que no fue lo que quiso decir Pullaro, pero que echó por tierra la idea de mostrar como rutinaria la salida de Grau.

¿Por qué se fue Grau? Lo de ayer no fue un cambio de cúpula sino el alejamiento del jefe. De hecho, el comisario general José Luis Amaya, actual subjefe de la policía, quedó a cargo de la conducción hasta que los legisladores se pronuncien sobre la designación de Bruschi. Luego de eso, el nombre del propio Amaya será remitido a la Comisión Bicameral para que se evalúe su continuidad.

Ayer Pullaro dijo que en el gobierno venían diciendo que a comienzos de abril habría cambios y los tildó de "naturales". Cuando en septiembre el ex gobernador Antonio Bonfatti ungió a Grau; Lifschitz, ya electo, le dijo a La Capital que los entonces titulares de la policía durarían en su gestión si había una evaluación positiva de su accionar. Grau duró dos meses, y el ministro no lo dejó bien parado al decir que no era "lo esperado" en el gobierno.

No se puede saber qué asidero tiene la teoría surgida de fuentes del propio Ministerio de Seguridad según las cuáles Grau mantenía una fuerte controversia con sus subordinados de la Unidad Regional I, razón por la que ésta no le respondía. Al respecto, Pullaro dijo que "en este tipo de instituciones los cambios son naturales y plantean importantes objetivos; nosotros necesitamos una policía proactiva, que esté en el territorio y con menos burocracia administrativa".

El ministro Farías, a su turno, explicó que "el gobernador Lifschitz tomó la iniciativa de que el gobierno tenga en parte la facultad de autolimitación para designar al jefe y subjefe de la policía" y que por ese motivo "se envió a la Legislatura la propuesta con el nombre de las nuevas autoridades de la jefatura".

Rechazos y críticas. El presidente de la Comisión Bilateral de la Legislatura, el senador peronista Raúl Gramajo, no ocultó la sorpresa por el decreto de ayer. "Rescato EM_DASHdijoEM_DASH la actitud del gobernador aunque no podremos revertir su decisión porque nuestra opinión es voluntaria nada más, no es vinculante. Es más, dado que no está previsto en la Constitución, los legisladores no están obligados a pronunciarse. Ahora elevaremos a cada senador y diputado de la comisión (cuya función es prestar acuerdo de designación a jueces, fiscales y defensores del pueblo) el pedido del gobernador esperando que en 10 días corridos podamos elevarle una respuesta".

En tanto, el diputado peronista Leandro Busatto dijo "compartir las buenas intenciones" del gobernador pero disentir "en el gesto, porque si lo que busca es democratizar la designación de un funcionario suyo, no es el modo cediendo la responsabilidad". Y en ese sentido se mostró pesimista. "La Comisión no está jurídicamente ni reglamentariamente facultada para recibir un pliego de estas características; y políticamente es pretender un cogobierno en relación a una decisión que es exclusivo resorte del gobernador".

A su turno, la diputada del PRO Alejandra Vucasovich dijo "no entender por qué hace esto Lifschitz. Manda un único nombre. Es decir tenemos que decir sí o no. ¿Qué pasa si decimos que sí y el jefe policial no satisface la política de seguridad del gobernador? Porque el jefe de policía lleva adelante una política que dicta el gobernador y en la que los legisladores no tenemos injerencia ni tenemos por qué tenerla".

Y agregó: "Acá se están confundiendo los roles. Los diputados opinamos sobre los nombres de los jueces propuestos porque éstos deberán aplicar las leyes que dictó la Legislatura o del Defensor del Pueblo que debe controlar al Ejecutivo. Para ellos el acuerdo es pertinente, pero no para un funcionario que, a su vez, depende de un colaborador (ministro) del gobernador en cuya designación tampoco tenemos intervención".

Nuevos jefes de la fuerza

Luis Mario Bruschi, propuesto como nuevo jefe de la policía, es técnico superior en Seguridad Pública y licenciado en Gestión Educativa. Nació en la capital de la provincia y empezó la carrera en Casilda. Luego fue trasladado a la Escuela Provincial de Policía, trabajó en los departamentos Iriondo y San Martín, en las Unidades Regionales de San Lorenzo y Santa Fe, fue subjefe y jefe de la Unidad Regional II de Rosario y hace dos años es Director de la Policía de Investigaciones.
  En tanto, José Luis Amaya  es calígrafo público nacional. Inició su carrera en la fuerza policial en la Unidad Regional II, trabajó en Asuntos Internos, el Cuerpo Guardia de Infantería, la Dirección de Orden Público y fue jefe de la Región 4 además de subjefe y jefe de la Unidad Regional II.
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario