Chispazos

Sorpresa y malestar en el javkinismo por la reunión entre Lifschitz y Lousteau

El intendente, de relación estrecha con el senador y uno de los principales referentes del Frente Progresista, se enteró por los medios del almuerzo

Jueves 17 de Diciembre de 2020

La reunión entre dirigentes radicales y socialistas de la que participaron Miguel Lifschitz y Martín Lousteau generó entre sorpresa y malestar en el campamento de Pablo Javkin, quien no fue invitado al almuerzo realizado en Pueblo Esther.

Este lunes el presidente de la Cámara de Diputados y el senador nacional por Caba mantuvieron un encuentro pretendidamente reservado. A la mesa también se sentaron otros dirigentes de peso del radicalismo santafesino, como Carlos Fascendini, Felipe Michlig y Maximiliano Pullaro. Por el lado del Partido Socialista estuvo su presidente provincial, Enrique Estévez.

Más que bronca, cerca del intendente rosarino hablan de “sorpresa, incredulidad y asombro” por la reunión. Es que Javkin tiene relación estrecha con el ex ministro de Economía y es uno de los principales referentes del Frente Progresista.

   

   —¿Por qué cree que no lo invitaron a Javkin? —preguntó La Capital a un dirigente del espacio Creo.    

   —Se habrán olvidado —respondió con ironía por WhatsApp—. Igual, a medida que se acerquen las elecciones se van a empezar a acordar. Mal que les pese, el no peronismo necesita de nuestro espacio para tener alguna chance.

   

La situación interna del Frente Progresista está lejos de la fractura expuesta del peronismo santafesino pero las tensiones están presentes. A lo largo del año, la relación entre Lifschitz y Javkin tuvo alzas y bajas. Se conjugan roles diferentes en este ciclo político —uno ocupa un cargo legislativo, el otro ejecutivo— y miradas distintas sobre la conducción de la alianza.

Javkin, quien se mantiene hiperactivo y en diálogo con actores de todo el arco ideológico, quiere sobre todo jugar fuerte en el armado de las listas el año que viene: necesita ampliar su representación en el Concejo y no desviarse del camino hacia la reelección.

Sin embargo, los otros también juegan: la UCR quiere articular un gran frente opositor, tanto en la provincia como a nivel nacional.

Los dirigentes socialistas juran que la reunión del lunes fue “de camaradería” y que tiene más que ver con la interna radical que con la política local. En el javkinismo la explicación no cierra. “Deciles que te cuenten otro”, escribió el hombre del intendente y se desconectó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario