Edición Impresa

Sorpresa por el regreso de Rodenas al Hospital Centenario

"Investigamos mucho las irregularidades del servicio en ese momento, pero tuve que presentar las pruebas ante la Justicia de la ciudad de Santa Fe porque acá siete magistrados se rehusaron...

Jueves 05 de Julio de 2012

"Investigamos mucho las irregularidades del servicio en ese momento, pero tuve que presentar las pruebas ante la Justicia de la ciudad de Santa Fe porque acá siete magistrados se rehusaron a intervenir en la causa porque la hermana de (Osvaldo) Rodenas es jueza". Así, sin vueltas, se refirió el ex ministro de Salud provincial Fernando Bondesío al caso del médico que, tras nueve años de estar separado de su cargo, volvió a la conducción de la unidad de diálisis del Hospital Centenario tras ser sobreseído de una causa penal.

Tanto Bondesío como la otrora ministra de Salud y ex directora del hospital Claudia Perouch (ver aparte) se mostraron sorprendidos al enterarse ayer a través de La Capital que el nefrólogo había vuelto al Centenario, de donde fue separado en 2003. En ese momento, Rodenas estaba a cargo del servicio de Nefrología, Diálisis y Trasplantes y se desató un brote de hepatitis B por el cual murieron nueve pacientes y otros siete se infectaron. A esa investigación judicial se sumó una administrativa por supuesto fraude en la compra de insumos.

"Recuerdo que el problema de Rodenas hemodiálisis comenzó siendo vox populi por el problema de las vacunas de hepatitis B", dijo el ex ministro de Carlos Reutemann. "Se sabe que es obligatoria su aplicación tanto en los pacientes que se dializan como en el personal. Y nunca me constó que faltara presupuesto para que no se compren, como él dijo en la nota: nunca presentó un informe al respecto. Sí me consta que en ese momento, frente a ese y otros problemas, realizamos una auditoría con profesionales de Buenos Aires y el informe sobre el servicio fue lapidario", subrayó Bondesío, quien en mayo de 2003 le había dicho a este diario: "Acá hay que ir con el cuchillo hasta el hueso".

Es más. El ex funcionario recordó que tuvo "varias entrevistas con los familiares de los pacientes fallecidos y se comprobó que no se respetaban los tiempos de diálisis".

"Todo eso fue puesto en un expediente y la causa la radicamos en Santa Fe, en el Juzgado de la 4ª Nominación. Acá, siete magistrados se abstuvieron porque la hermana de Rodenas es jueza. Y ahora este hombre regresa. No entiendo qué pasó con la investigación. El juez de Santa Fe murió, la causa pasó a Rosario y nunca me llamaron a declarar", agregó.

—¿Cree que Rodenas fue el único responsable?

—No sé. Eso lo debe decir la Justicia. Lo que puedo afirmar es que todo el mundo sabía que lo que ocurría allí era irregular, que él tenía una empresa de insumos de hemodiálisis, que investigamos y que presentamos pruebas. Que cuando tomé la decisión de separarlo del cargo muchos profesionales me felicitaron y ahora pocos hablan.

—¿Por qué?

—Porque entre bueyes no hay cornadas, como se dice gauchescamente. Sólo le puedo asegurar que esto no me cierra. Y que actué como correspondía mientras fui ministro. Pedí informes, presenté las causas y lo separé del cargo, no lo expulsé, como correspondía. Pero, a pesar de todo eso, la Justicia nunca me llamó.

Tras permanecer en forma preventiva durante nueve años en el hospital Eva Perón, Rodenas volvió a la conducción del área en el Centenario el 5 de junio pasado, si bien el decreto firmado por el ministro de Salud provincial, Miguel Cappiello, lo restituyó el 26 de abril. "Obedecí a la Justicia", dijo el funcionario a este diario, antes de agregar que había hablado con "todos" en el hospital y que también lo hizo con Rodenas, de quien espera que trabaje "bien y en conjunto".

Quienes más que sorpresa expresaron "indignación" frente a la noticia fueron los familiares de los enfermos renales fallecidos. De hecho, un grupo está firmando un petitorio para pedir la remoción del médico. Hay más de 90 voluntades dirigidas a Cappiello.

El propio Rodenas afirmó que volvió al Centenario sin "recelo ni resentimiento" y aseguró que había esperado nueve años con ese objetivo.

"No tomo esto como una revancha. Simplemente, habiéndome sometido a todas las posibilidades que tuvo la Justicia, nunca se demostró si era culpable o inocente de algo", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario