Edición Impresa

Sólo hay dos restos óseos para identificar a los 43 estudiantes desaparecidos en México

Lo admitió el fiscal general del país, Jesús Murillo Karam. Es por el grado extremo de incineración de los cuerpos, que fueron quemados a 1.600 grados centígrados.

Martes 11 de Noviembre de 2014

Las autoridades de México cuentan solo con una rótula y otra pieza ósea de un cuerpo humano para tratar de identificar mediante análisis de ADN los restos de decenas de personas asesinadas y quemadas, que presumen serían los 43 estudiantes que desaparecieron a fines de septiembre en un caso que conmociona al país. En tanto, familiares de los 43 estudiantes desaparecidos y militantes ocuparon ayer el aeropuerto de la ciudad de Acapulco a modo de protesta. El caso está teniendo un costo político elevado para el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

El fiscal general de México Jesús Murillo Karam admitió ayer que un laboratorio especializado en Austria que analizó los restos indicó que las dos piezas óseas son las únicas con posibilidades de ser identificadas por ADN, pero que incluso en este caso no es seguro, debido al grado de calcinamiento de los restos. "Dijeron (del laboratorio austríaco) que habían dos que tenían posibilidades, dos restos, solamente una rótula y un pedazo", debido a que los cuerpos ardieron en una hoguera a 1.600 grados centígrados, explicó Murillo a la televisión mexicana. "No nos dijeron que sí se podía (identificarlos), nos dijeron que había una posibilidad", remarcó.

En caso de que el laboratorio, perteneciente a la Universidad de Innsbruck, logre rescatar el ADN (ácido desoxirribonucléico, el material genético) de las piezas óseas, éstas tendrían que ser enviadas a otro laboratorio en España. Walther Parson, un experto del instituto austríáco, dijo la agencia Reuters que extraer el ADN de restos calcinados es muy difícil, pero confió en los métodos especializados que utilizan y que les permitieron en el pasado resolver el misterio de los Romanov, la familia imperial rusa. Los Romanov fueron asesinados y calcinados por los revolucionarios comunistas. Estos restos tenían más de un siglo, estaban disueltos en ácido y parcialmente quemados pero los expertos pudieron esclarecer que ningún miembro de la familia sobrevivió, acabando así con especulaciones de supuestos descendientes. "Tenemos que extraer el ADN equivalente a sólo unas pocas células de una muestra, no importa cuán grande sea o en qué condición biológica se encuentra", dijo Parson.El instituto austríaco posee uno de los mayores bancos de datos de ADN de Europa, que ha ayudado a resolver más de 8.000 crímenes.

En una de las peores tragedias de la ola de violencia que vive México desde hace años, 43 alumnos de una escuela rural de magisterio fueron detenidos el 26 de septiembre por policías locales en la sureña ciudad de Iguala, en el violento estado de Guerrero. Los policías luego los entregaron a un grupo del crimen organizado para el cual trabajaban, que según todos los indicios los exterminaron. Guerrero es un Estado mexicano en el que se entrecruzan los peores cárteles del narcotráfico, como Los Caballeros Templarios, Los Zetas, la Familia Michoacana y otros. La complicidad de autoridades y policías locales con los narcos es una constante en México.

Según testimonios de tres de los 74 detenidos por el caso, presentados por el fiscal Murillo el viernes pasado, los estudiantes fueron asesinados y quemados en un basurero cercano a la vecina ciudad de Cocula, en Guerrero. Los detenidos dijeron que luego de quemarlos por cerca de 12 horas, trituraron los restos y arrojaron parte de ellos a un río cercano. Estas revelaciones intensificaron las protestas, atizadas por el propio fiscal cuando el viernes, en rueda de prensa, dijo que no respondería más preguntas usando la frase "Ya me cansé". Esa expresión se convirtió en un leit motiv de las protestas. La frase inundó también las redes sociales. Murillo dijo ayer que no se arrepentía de lo dicho porque llevaba 40 horas sin dormir y porque también él es un ser humano y está harto de tanta violencia. "Estoy cansado de eso, estoy cansado de una violencia brutal. Lo he vivido, lo tengo todos los días", confesó.

Una mansión para Peña Nieto

El presidente Enrique Peña Nieto enfrenta un escándalo por la compra por su esposa de una mansión en Ciudad de México a una empresa que ha ganado jugosos contratos con su gobierno. Esta firma mexicana se había asociado con una china para la construcción de un tren de alta velocidad entre Ciudad de México y Querétaro por 3.700 millones de dólares. La adjudicación se dejó sin efecto ante la ola de críticas. La mansión vale más de 7 millones de dólares.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario