Edición Impresa

Sobreseyeron a la familia Pinochet por enriquecimiento ilícito y lavado

El argumento del juez es que las pruebas comprometen al general y sus seis secretarios privados, pero no a sus familiares. El dictador fue exculpado a su muerte en 2006. Están acreditadas numerosas maniobras con fondos del Estado tomados ilegalmente.  

Martes 06 de Agosto de 2013

Tras nueve años de investigación un juez chileno, Manuel Antonio Valderrama, decidió cerrar una causa por enriquecimiento ilícito y tráfico de armas contra los familiares del fallecido dictador Augusto Pinochet. La información la dio el diario chileno El Mercurio. "Es una frustración que esto quede en la impunidad", lamentó la abogada querellante Carmen Hertz, quien comentó que la Justicia no avanzó en indagar los nexos de Pinochet con el tráfico de armas tras nueve años de investigaciones. Pinochet fue sobreseído al fallecer en 2006.

El magistrado acumuló 388 tomos en la investigación para determinar el origen de la fortuna del dictador. No obstante, el Consejo de Defensa del Estado (equivalente a la fiscalía general) y los abogados defensores tienen 15 días para pedir la reapertura de la causa o nuevas diligencias.

Augusto Pinochet alcanzó a ser desaforado por este caso (era senador vitalicio) por el posible delito de malversación de caudales ante la utilización de gastos reservados de la Presidencia y del ejército, pero fue sobreseído al morir. En el caso de su esposa Lucía Hiriart, y sus hijos Lucía, Verónica, Marco Antonio y Jacqueline, la Corte Suprema revocó 15 de los 23 procesamientos dictados por el anterior juez, Carlos Cerda, por malversación de caudales. Ahora llegó el cierre de la causa, aunque puede aún ser apelada ante la Corte Suprema.

"En la arista de coimas por transferencia de armas se encuentran acreditadas irregularidades que no siguieron siendo investigadas, porque para investigar esa trama hay que tener mucho coraje y mucha independencia", aseveró la abogada Carmen Hertz. Anunció que los querellantes recurrirán a la Corte Suprema.

Senado de EEUU. Hertz declaró a Radio Cooperativa que "a lo largo de todos estos años de investigación, comenzando con el informe que entrega el subcomité de investigaciones del Senado de Estados Unidos, queda en evidencia que Pinochet se enriqueció ilícitamente a lo largo de los 17 años en que fue dictador y con posterioridad, porque lo siguió haciendo durante toda la década de los 90". El escándalo por el enriquecimiento de Pinochet estalló tras una investigación en 2004 del Congreso de Estados Unidos sobre lavado de dinero. Esos capitales fueron depositados en un centenar de cuentas bancarias en el Banco Riggs de Estados Unidos y entidades financieras del Caribe bajo 27 nombres falsos de Pinochet. También al amparo de cuentas de sus familiares.

Pinochet "armó una trama de cuentas secretas a nombre de alias en diversos bancos repartidos a lo largo del mundo, particularmente el Riggs, el Banco Espirito Santo, el Citibank, el propio Banco de Chile, el Bank of America, entre otros; también crea una trama de sociedades espejo en paraísos fiscales, como Islas Vírgenes, Bahamas, islas Caimán", enumeró Hertz. "Hubo desvío de millones de fondos reservados del ejército y de la Presidencia de la república a cuentas secretas que se pusieron, o a nombre de Pinochet o a nombre de sus secretarios privados, que también usaban alias". Según Hertz, "todo esto está acreditado a lo largo de la investigación, especialmente hasta el año 2008, cuando asume el juez Valderrama". La abogada recordó que el anterior magistrado de la causa "Carlos Cerda procesó a todos los hijos de Pinochet y a su viuda, porque estaba acreditado en la causa que había transferencias, dineros que sacaron de las cuentas secretas, y estos procesamientos fueron dejados sin efecto por razones formales, nunca por razones de fondo", por Valderrama. "La familia, el clan Pinochet cometió muchos ilícitos", agregó la jurista.

En la vereda opuesta, la familia del ex dictador expresó su satisfacción con la resolución. "Es satisfactorio saber que, finalmente, la Justicia determina que no hubo responsabilidad y que no se cometió ningún acto ilícito", dijo Rodrigo García, nieto de Pinochet. "Esto fue una venganza política por lo que fue la obra y la figura de mi abuelo", agregó García.

Los únicos culpables. Pero el juez Manuel Valderrama sí acusó a altos oficiales de ejército retirados por colaborar en la apropiación indebida de fondos públicos, sin fijar aún sanciones. Los imputados, que arriesgan penas de cárcel de hasta diez años, son los generales retirados Ramón Castro, Jorge Ballerino y Sergio Moreno, además de los coroneles Eugenio Castillo, Gabriel Vergara y Juan Mac Lean, todos ellos secretarios privados de Pinochet. Los acusados participaron en operaciones de apertura de cuentas bancarias en el extranjero bajo nombres falsos, transferencias ilegales y cobros de cheques. El juez además informó que "no quedan pesquisas por hacer".

Auditoría. Pinochet, quien gobernó de facto entre 1973 y 1990, acumuló en vida una fortuna de 21 millones de dólares, de los cuales 17 millones de dólares no tienen justificación, según un informe pericial de la Universidad de Chile. Una auditoría que realizó la Facultad de Economía de la Universidad de Chile calculó que su fortuna ascendía a 21.320.110 de dólares. De ese monto, 17.866.000 no se encuentran justificados y se desconoce su origen.

Una causa "congelada" por el juez

El caso se abrió en 2005, cuando Augusto Pinochet fue acusado de evasión fiscal, tras descubrirse que poseía varios millones de dólares en cuentas extranjeras.

Pero el Tribunal Supremo confirmó en noviembre de 2007, con Pinochet ya fallecido, la anulación de los cargos dictados por el entonces juez que instruía la investigación, Carlos Cerda, en contra de la viuda de Pinochet, Lucía Hiriart, y sus cinco hijos.

El nuevo juez del caso, Manuel Antonio Valderrama, ha explicado que las investigaciones han determinado que habrían sido seis antiguos oficiales del ejército los responsables de malversación de fondos al ayudar a Pinochet a abrir cuentas bancarias en el extranjero y desviar fondos públicos. Y que por lo tanto la familia era ajena a estas maniobras ilícitas. Los encausados son los generales retirados Jorge Ballerino y Ramón Castro quienes según el expediente abrieron la primera cuenta secreta del dictador en el Banco Riggs de Estados Unidos. Por esto el caso se conoce como “Riggs” en Chile. Junto a ellos han sido procesados el general Sergio Romero Saravia y los coroneles Eugenio Castillo Cádiz, Gabriel Vergara y Juan MacLean. Como su colega Carmen Hertz, el abogado querellante Alfonso Insunza ha sostenido ayer que la causa no avanzó mucho desde la muerte de Pinochet en 2006, debido a la “falta de interés”, según ha declarado al diario argentino La Nación. “Hubo falta de interés en seguir la causa y terminó en muchas aristas que quedaron poco claras, pero de todas maneras, en algún momento el juez Sergio Muñoz _quien abrió el caso_ investigó bastante, después el juez Cerda también. Cuando se sacó a Cerda, la causa decayó y definitivamente no se investigó nada”, apuntó el letrado. La abogada Hertz apuntó a los “poderes fácticos” como los responsables del cierre de la causa, pese al cúmulo de pruebas recabado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS