Edición Impresa

Siria pidió sumarse a la convención que prohíbe las armas químicas

Siria solicitó a Naciones Unidas su ingreso a la Convención sobre Prohibición de Armas Químicas, pero a la vez advirtió que sólo entregará esas armas si EEUU retira su amenaza de atacar el...

Viernes 13 de Septiembre de 2013

Siria solicitó a Naciones Unidas su ingreso a la Convención sobre Prohibición de Armas Químicas, pero a la vez advirtió que sólo entregará esas armas si EEUU retira su amenaza de atacar el país. Siria declaró que era desde ayer "miembro pleno" de esa convención, pero los diplomáticos de la ONU señalaron que aún falta un largo camino para su admisión. A la vez, los cancilleres de Estados Unidos y Rusia comenzaron a negociar en Suiza sobre cómo proceder con el arsenal químico sirio. "Esto no es un juego", advirtió allí el secretario de Estado John Kerry. Es que la oferta siria, surgida el pasado lunes por mediación rusa, de entregar su arsenal químico resulta muy difícil de implementar. La operación se complica mucho más debido a que Siria se halla en guerra civil.

El primer paso formal hacia la firma de la convención fue calificado ayer por el presidente sirio Bashar Assad como un "proceso de ambas partes" con una "cantidad de puntos". Assad manifestó durante una entrevista con la televisión estatal rusa que Siria entregará información sobre su arsenal sólo un mes después de la firma de la convención. Asimismo, hizo saber que solamente pondrá su arsenal de armas químicas bajo control internacional si Washington cesa con las amenazas militares. Además, se refirió al ataque con gas del 21 de agosto en un suburbio de Damasco como una "provocación organizada por Estados Unidos". Un portavoz de la ONU dijo en Nueva York que el pedido de Damasco deberá ser revisado y traducido, antes de que pueda ser siquiera difundido.

"Miembro pleno". Sin embargo Siria afirma que desde ayer es miembro pleno de la Convención. "Legalmente hablando, Siria se ha convertido desde hoy en miembro pleno de la convención", declaró el embajador sirio en la ONU Bashar Ja'afari, mientras mostraba una copia del documento. Sin embargo, varios diplomáticos y funcionarios de la ONU señalaron que esto no era así. A la revisión y traducción del documento se suman prevenciones sobre si Siria ha cumplido con todas las condiciones legales para acceder al tratado. "Creo que hay algunos pasos más que deben tomar, por eso es que se está estudiando el documento" sirio, señaló un funcionario de la ONU.

Siria era uno de los siete países que no se ha plegado la convención de 1997, que compromete a sus miembros a destruir completamente sus arsenales. Ja'afari sostuvo que Assad firmó un decreto legislativo que "declara la aprobación Siria para acceder a la convención", y que el ministro de Relaciones Exteriores sirio Walid al-Moualem le escribió a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas para notificarle la decisión siria de sumarse a la convención.

De momento no está claro cuánto llevará este proceso, pero parece evidente que no es instantáneo. La Convención de Armas Químicas prohíbe el desarrollo y la fabricación, así como la tenencia, distribución y uso de armas químicas. Entró en vigor en 1997.

Debate en Ginebra.En Ginebra, el canciller ruso, Serguei Lavrov, indicó que la creación de un sistema para localizar y destruir las armas químicas sirias eliminará cualquier razón para un ataque de Estados Unidos. "Partimos del hecho de que una solución a este problema hará innecesario cualquier ataque contra Siria". El secretario de Estado, John Kerry, quien concurrió a Ginebra para discutir con Lavrov, advirtió sobre las negociaciones: "Esto no es un juego. Debe ser real", declaró tras un primer encuentro con su colega ruso. Kerry rechazó firmemente un compromiso de Damasco de iniciar un "proceso estándard" de adhesión a la convención, en el que entregaría información en lugar de armas y se tomaría 30 días para ello. "Eso no servirá, declaró Kerry acompañado por Lavrov, cuyo rostro demostraba tensión. "Las palabras del régimen sirio son simplemente insuficientes", afirmó el secretario de Estado. Kerry exige acciones materiales inmediatas de Damasco.

Rusia prevé presentar en Ginebra un plan de cuatro puntos para destruir el arsenal de armas químicas sirio. En primer lugar el gobierno sirio tendrá que suscribir la convención, cosa que ayer comenzó a hacer. A esto seguiría la apertura de los depósitos y las plantas de fabricación, que serán evaluadas por inspectores internacionales. En una última fase se llevará a cabo la destrucción de las armas, algo en lo que Rusia y Estados Unidos deberían cooperar.

Putin, provocativo.Por otra parte, el presidente ruso Vladimir Putin firmó ayer un artículo en el New York Times en el que critica duramente a EEUU y lo acusa de apostar por la "cruda violencia" en lugar de plantear el conflicto ante la ONU. Esta conducta podría "generar terrorismo y desbordar la violencia" por fuera de Siria. Putin insistió en que los rebeldes fueron los culpables del ataque con gas en Damasco.

La Casa Blanca salió al cruce del presidente ruso, así como numerosos políticos estadounidenses. "En contraposición a Rusia, Estados Unidos es un país que aboga por valores democráticos", señaló Jay Carney, portavoz de Obama. "El solo hecho de que Putin pudiera publicar ese texto en un diario estadounidense muestra qué trascendente es para el país la libertad de opinión, que se restringe de manera creciente en Rusia". Además, Carney afirmó que Moscú se encuentra "aislado y solo" en su afirmación de que los rebeldes sirios son los culpables del ataque con gas. Washington ha recabado el apoyo en favor de su postura de los 28 países de la Unión Europea y de varios otros, como Japón, Corea del Sur, Marruecos, Arabia Saudita y Turquía.

¿Armas para los rebeldes?

El diario The Washington Post señaló que la CIA comenzó a suministrar armas ligeras, municiones, así como equipos de comunicación y de medicina a los insurgentes. Los primeros suministros habrían llegado en las últimas dos semanas. Hasta ahora Washington proveía "equipo no letal" a los rebeldes. Pero el jefe del Ejército Libre Sirio, Salim Idriss, rechazó estos informes. "Esperábamos y seguimos esperando recibir municiones y armas" de EEUU, señaló.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS