Edición Impresa

Sin paz en la enfermería de Newell's, ahora el aductor de Nacho está sobrecargado

Scocco sintió una molestia en el muslo ante Racing y hoy le realizarán estudios. Como mínimo se perdería un partido. Existe más optimismo con Casco. Newell’s sigue lidiando con el rubro lesionados.

Miércoles 24 de Septiembre de 2014

Newell’s sigue lidiando con el rubro lesionados. El equipo está invicto, a tres puntos del líder River, pero no encuentra paz en la enfermería. El lunes por la noche Ignacio Scocco y Milton Casco no pudieron completar el partido ante Racing y encendieron de nuevo la alarma en el campamento rojinegro. Hoy serán sometidos a estudios por imágenes y allí habrá precisiones sobre el alcance de las dolencias. Nacho sufrió una fuerte sobrecarga en el aductor y por eso como mínimo está prácticamente descartado para el compromiso del lunes ante Banfield. Mientras que Casco acusó una contractura en el cuádriceps y hay mayor optimismo sobre su evolución. Igual el cuerpo médico confirmará los diagnósticos una vez que se conozcan los resultados de los estudios.

   El propio médico del plantel rojinegro Juan Ignacio Bóttoli le confió ayer a Ovación que “la sobrecarga de Nacho es en el mismo grupo muscular (aductor) donde se había desgarrado. Aún no está bien definida la zona. Vamos a ver qué arroja el estudio de imágenes. Hasta ahora es una molestia en la región de los aductores y probablemente esté descartado para el fin de semana. Igual hay que esperar los resultados para dar el diagnóstico definitivo”.
  Mientras que, sobre el lateral Milton Casco, el médico manifestó que “el cuadro parece más leve. El jugador pidió el cambio porque sintió una contractura en el cuádricep derecho. Viene de un esguince de rodilla. Lo cuidamos con Vélez, tuvo entrenamientos normales y ahora padece una carga en el cuádriceps. Tal vez con un par de días descanso esté bien. Pero haremos los estudios de rutina para determinar los pasos a seguir”.

   No hay dudas de que la recuperación de Scocco concita toda la atención del universo leproso. Y Bóttoli analizó el pasado reciente y el presente del goleador. “Nacho estuvo un año sin jugar y por más que el jugador entrene todos los días no es lo mismo que tener ritmo de competencia. De hecho los jugadores a nosotros no se nos lesionan en los entrenamientos, sino en los partidos. Seguro que la necesidad de Nacho de volver, no de demostrar porque acá no tiene nada que demostrar, pero sí la responsabilidad que él asume en relación al equipo, también juegan su partido.

Y además justo su reemplazante natural, que es el juvenil Ezequiel Ponce, se recupera de una fractura por estrés. Nuestra idea original era que vaya sumando minutos de manera paulatina. Y jugó contra Boca y Gimnasia en el inicio del torneo, antes de lesionarse. En quince días se recuperó. Ante Estudiantes estaba para jugar y no lo pusimos. Y tampoco fue de entrada frente a Vélez. Fuimos despacio. Tuvo entrenamientos normales y con Olimpo hizo una jugada sobre la hora, donde le cometen el penal. Y llegó bien al último cotejo ante Racing, con confianza y de repente a los 20 minutos del segundo tiempo sintió la molestia”, detalló.
  Hoy Newell’s prende velas por Nacho para que en caso de que se constate una lesión sea lo más leve posible y vuelva a jugar cuanto antes, más teniendo en cuenta que para el clásico de la fecha 12ª falta cada vez menos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario