Edición Impresa

Silberstein: "Mi tarea será simplificar lo engorroso"

El gobernador Antonio Bonfatti acaba de poner en funciones al nuevo inspector general de Personas Jurídicas, Ricardo Silberstein. Lo hizo en un acto en la Casa Gris junto al fiscal de Estado...

Jueves 12 de Septiembre de 2013

El gobernador Antonio Bonfatti acaba de poner en funciones al nuevo inspector general de Personas Jurídicas, Ricardo Silberstein. Lo hizo en un acto en la Casa Gris junto al fiscal de Estado, Pablo Saccone. "Estamos dando otro paso en la reforma del Estado", que consiste en hacerlo "más cercano a la gente, más ágil; obviamente aprovechando las tecnologías, pero también modificando los procesos de trabajo", anunció el mandatario.

Precisamente esa es la meta que se fijó Silberstein: "Simplificar lo engorroso". Para que se pueda evitar el auxilio de especialistas en la constitución de sociedades con personerías jurídicas, sobre todo para los más humildes.

El flamante funcionario es un prestigioso abogado rosarino, especialista en sociedades comerciales, que lo llevó a ser asesor de cooperativas y mutuales, "lo que me dio experiencia en el ámbito de la economía social y la economía solidaria", destaca.

Profesor universitario y ex decano de Derecho, mencionó como experiencia de gestión el haber estado a cargo de esa Facultad.

"No vengo a eternizarme en el cargo —advierte— sino a reorganizar las estructuras del organismo. Es un desafío muy importante poder colaborar en una política que va a ser de una enorme importancia para la sociedad civil".

Puntualiza que en área "está todo por hacerse" y que el compromiso que asumió "es establecer una estructura bien armada que quede en el futuro, para que el gobierno que venga, sea del signo que sea, tenga una estructura en la cual canalizar las políticas públicas".

La Inspección General de Personas Jurídicas (depende de la Fiscalía de Estado) tiene por finalidad registrar las sociedades por acciones, asociaciones civiles y fundaciones de la provincia. Otorga la personería jurídica a las entidades civiles que lo soliciten y ejerce tareas de fiscalización y contralor sobre las sociedades por acciones, las asociaciones civiles y fundaciones.

Silberstein, llevado al cargo por iniciativa de Bonfatti debido al conocimiento que tiene del tema, destaca que "gran parte de las políticas públicas hoy se hacen a través de las asociaciones con personerías jurídicas. El Estado usa a las asociaciones como instrumento de políticas públicas y economía solidaria". "Son una polea de transmisión entre la sociedad civil y el Estado", grafica.

Asegura que el cargo representa una enorme desafío porque la legislación argentina es muy precaria sobre estas cuestiones, insuficiente para la dimensión que ha tomado este tipo de actividad. Ejemplificó con la importancia que tienen hoy las cooperadoras escolares, los clubes de barrio, las fundaciones... Por eso ya se encuentra abocado a "establecer una regulación más sencilla para que las asociaciones más humildes puedan conformarse".

"El tema es cómo acercar las asociaciones a la sociedad civil; como hacerlas amigables, cómo acercar este medio, que son las asociaciones con personería jurídicas, a los sectores que más la necesitan", explica, y agrega que una manera de acercar esta herramienta es la descentralización a través de los nodos, que serían las bocas de entrada de las propuestas, además de su simplificación, estableciendo modelos de constitución de asociaciones de manera tal que les resulte sencillo a quienes quieran constituirlas".

"Hay que recordar que tanto la provincia como la Nación disponen de subsidios para asociaciones con personería jurídicas, por lo que carecer de ella deja a los potenciales interesados sin poder disponer de ellas", advierte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario