Edición Impresa

Siguiendo al sospechoso en su propio complejo turístico

Para obtener datos un policía se alojó en un lote de cabañas que posee el detenido en Córdoba

Domingo 02 de Septiembre de 2012

Los robos a la joyería Work tuvieron decenas de detalles para el asombro. Pero la pesquisa que condujo a los detenidos no se quedó atrás. Cuando comenzaron a conocerse los bienes con los que contaba Javier A., el cordobés, y los movimientos que realizaba, surgió la necesidad de constatar sobre el terreno esos datos. Entonces un policía viajó con su familia y se hospedó un día en las cabañas de Arroyo de los Patos, cerca de Mina Clavero, que aparece como propiedad del detenido. Este policía corroboró que todos en ese complejo consideraban a Javier A. y los suyos como una familia normal. Para la investigación ese lugar apacible de la serranía cordobes sue una fuente de información magnífica hacia los lugares que serían posteriormente allanados.

"La duda inicial era si al complejo de cabañas en Córdoba enviábamos a una pareja de policías o si viajaba un vigilante con su familia. Sabíamos que estaban muy paranoicos y cualquier detalle iba a hacer que se fueran. Lo mismo nos pasó con las fotos que salieron publicadas. Con el correr de los días estaban cada vez más perseguidos", describió un vocero allegado a la pesquisa

Otro detalle interesante de la pesquisa tuvo lugar en el allanamiento en la casa de Deán Funes al 3400. La vivienda tiene dos plantas, la superior es totalmente nueva. Cuando los policías registraban el dormitorio, donde faltaban colocar aún algunos muebles, observaron un pequeño mínimo detalle de pintura en una de las paredes. Entonces corrieron los muebles y comenzaron golpear la pared hasta que el ruido devuelto sugirió que había un compartimento hueco. Al golpear con una barreta de metal en ese sector de la pared comprobaron que la habitación tenía un compartimento, a manera de baulera, que tenía el largo de la pared y el alto de la pared. A ese lugar se llegaba rompiendo una placa de yeso de 2.40 por 1.20 metro. A simple vista todo era pared. Al romper la placa de yeso se abría el pequeño deposito donde hallaron varias bolsas con ropa Fiume. Indumentaria nueva y con etiquetas, similar a la robada en Lima al 800.

"En planta alta esta gente estaba construyendo. Ya estaba pintado todo, con colores fuertes. Pero cuando se le prestaba atención a la habitación daba la sensación de ser más grande que lo que se veía. Entonces un policía comenzó a golpear las paredes y se topó con el panel de yeso. Habían construido una pared a metro y medio de la otra y dejaron espacio para la placa de yeso. Después pintaron y a simple vista era todo pared. Una buena treta para ocultar la mercadería robada", explicó el vocero consultado.

El jefe de policía de la provincia, Hugo Tognoli, manifestó ayer su expectativa de que este sea el primer paso para el total esclarecimiento del hecho. Sostuvo que el ministro de Seguridad provincial, Raúl Lamberto, mantuvo una constante exigencia de que se trabajara en el caso y que se interesó semanalmente por la marcha de la pesquisa.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario