Edición Impresa

Sigue la búsqueda de un abuelo y su nieto en el Saladillo pescaban tras la tormenta

En el rastrillaje participaron bomberos voluntarios de Rosario, Villa Gobernador Gálvez, Arroyo Seco, Villa Constitución, Acebal Carcarañá, Correa, Bomberos Zapadores y unidades caninas de Alcorta y Villa.

Domingo 03 de Noviembre de 2013

Más de 40 bomberos recorrieron ayer toda la zona del arroyo Saladillo, desde la autopista Rosario Buenos Aires hasta el río Paraná, y no pudieron dar con ningún rastro del abuelo de 49 años y el nieto de 7, que cayeron al agua el viernes cuando fueron a pescar una vez que había pasado la intensa tormenta.

   El jefe de bomberos voluntarios de Rosario, Luciano Salazar, manifestó ayer que luego de una intensa búsqueda “no se lograron resultados positivos”.

   En el rastrillaje participaron bomberos voluntarios de Rosario, Villa Gobernador Gálvez, Arroyo Seco, Villa Constitución, Acebal Carcarañá, Correa, Bomberos Zapadores y unidades caninas de Alcorta y Villa Constitución.

   “Trabajamos con embarcaciones y también recorrimos a pie toda la costa”, explicó Salazar, quien confirmó que hoy a las 7 de la mañana reanudarán la tarea de rastrillaje hasta que lo permita el sol.

   El bombero señaló que “la crecida del río fue importante y que había mucha corriente, lo cual dificulta el trabajo”.
  
Evacuados. En tanto, ayer ya había cesado el alerta meteorológico y se había normalizado la situación en la ciudad.

   Los evacuados pudieron volver a sus casas luego de la tormenta que había anegado, sobre todo, las calles.

   “Por precaución el viernes se trasladó a 76 personas (55 niños y 21 adultos) al albergue municipal porque se habían anegado algunas calles y había peligro en las viviendas”, señalaron desde la Secretaría de Promoción Social de la Municipalidad.
  Los evacuados eran de los barrios La Lagunita, Las Flores Sur, Empalme, Polledo y Puente Negro.

Reclamos. Grupos de vecinos de Provincias Unidas y la colectora de Circunvalación, y de Avellaneda y Amenábar reclamaron ayer chapas y colchones. Manifestaron que habían sido damnificados por las intensas lluvias. Sin embargo, el titular de Control Urbano, David Sánchez, dijo que los reclamos “no fueron muy claros”. Por eso mañana volverán a la zona para hablar con los vecinos y prometió que derivará el reclamo a Promoción Social.

  El funcionario contó que ayer se realizó una recorrida por la ciudad y que “todo volvió a la normalidad rápidamente”.

Manifestó que unas cinco horas después de la tormenta “la situación estaba normalizada”.

   Por otra parte, en materia climática, desde el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) no se anunciaron chaparrones para los próximos días.

   El temporal se sintió fuertemente en toda la región. Desde la mañana del jueves hasta el mediodía del viernes cayeron 120 milímetros de agua. Sin embargo, el fenómeno se concentró entre las 2.30 y las 4, aproximadamente, cuando cayó la mitad del registro total. Y se produjeron ráfagas de viento de hasta 50 kilómetros por hora. En la ciudad hubo 76 evacuados y 35 árboles caídos.

   Además, hubo un desmoronamiento de tierra en Costa Alta, varios choques en el tránsito y una situación de tensión por toma de viviendas en Zona Cero.

   El anunciado fenómeno, que el Servicio Meteorológico venía advirtiendo desde el lunes, se concretó en la madrugada del jueves. Las autoridades reconocieron que los avisos previos sirvieron para potenciar las tareas preventivas y concientizar a la población y calificaron como positiva la respuesta de la ciudad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS