Edición Impresa

Sigue invicto, pero con dificultades

Algo hay de aquel Central arrollador de las primeras fechas, pero es tiempo de indagar las causas del quedo. Los resultados lo marcan a las claras. El invicto está ahí a flor de piel

Domingo 05 de Abril de 2015

Algo hay de aquel Central arrollador de las primeras fechas, pero es tiempo de indagar las causas del quedo. Los resultados lo marcan a las claras. El invicto está ahí a flor de piel. Es innegable. Pero los números hoy están entregando una señal. Clara y nítida. Hace tres partidos que el equipo de Coudet no logra sumar de a tres y es en eso sobre lo que habrá que trabajar.

   Coudet se fue conforme con la puesta en escena del equipo, sobre todo con la recuperación del fútbol que creyó Central había perdido. No está mal el razonamiento del Chacho, pero puertas para adentro debe martirizarlo esa desaceleración que Central viene protagonizando en cuanto a puntos. Hasta hace dos fechas era único líder y hoy debe prenderle velas a River y a Huracán para que San Lorenzo y Boca no se alejen.

   Si hoy Central sigue siendo uno de los protagonistas del campeonato es por aquel arranque demoledor y porque todavía no pierde. Porque cuando no se puede ganar tampoco hay que perder. Pero la misión de reencontrarse con el triunfo aflora por sí sola.

Pagó caro la falta de oficio

El temple cuenta. El nivel de juego, ni hablar. Son apenas dos de los argumentos que hacen a la identidad de un equipo. Hay mucho otros. Y la lista sería extensísima. Pero hay uno que no puede dejar de mencionarse. Tiene que ver con el oficio, algo que a este Rosario Central le faltó de cabo a rabo. Es saludable que siempre fue en busca del arco rival, aunque hay circunstancias que ameritan comportamientos que tienen que ver más con la sabiduría que con la forma en la que se hace rodar la pelota. El Canalla estuvo tres veces en ventaja. Y siempre le empataron, lo que fue además un hecho histórico. Alcanza y sobra a modo de ejemplo sobre esa incapacidad del equipo para intentar cerrar un partido, de hecho casi lo pierde en el final por las embestidas de Defensa.

   El penal malogrado por parte del goleador Marco Ruben en el inicio del encuentro casi que debe dejarse de lado. Es parte de los imponderables del fútbol.

   Sí hay acciones que ameritan cierta destreza. Se insiste, el hecho de haber estado tres veces arriba en el marcador habla de un equipo que nunca cesó la búsqueda, lo que bien podría ser todo un mérito. Pero la otra parte de la historia cuenta. Y no es menor.

   Porque si pasa una vez puede tomarse como una contingencia. Dos, como una circunstancia desfavorable. Ya tres es lisa y llanamente un desentendimiento de las coordenadas de un partido que, hasta en la previa, se intuía podía ser frenético en cuanto al ritmo.

   Rosario Central pudo haberlo perdido en el final con esos dos remates de Rodríguez, uno bien resuelto por el arquero Mauricio Caranta.

   No obstante, es imposible desviar el foco de atención sobre que también tuvo todo como para ganarlo y que hubo dos puntos que ayer se dejaron en el camino. Y ese dato también es incontrastable.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario