Edición Impresa

"Si hay reforma, quiero una sola reelección para todos los cargos"

Antonio Bonfatti luce entusiasmado y ofrece datos de obras en marcha. Habla de pueblos, ciudades y departamentos, narra anécdotas y asegura que no le molesta dejar el poder en 2015.  

Domingo 10 de Noviembre de 2013

Entrevista a Antonio Bonfatti. Gobernador de Santa Fe. Confirma que en un par de semanas convocará a los partidos políticos a iniciar conversaciones por la reforma constitucional. Descarta que el gobierno esté preparando un "impuestazo" y desmiente que el ministro de Gobierno, Rubén Galassi, sea su preferido para sucederlo en 2015.


Antonio Bonfatti luce entusiasmado y ofrece datos de obras en marcha. Habla de pueblos, ciudades y departamentos, narra anécdotas y asegura que no le molesta dejar el poder en 2015.

Adelanta, eso sí, que su deseo en caso de que se reforme la Constitución es terminar con el peor vicio de la política santafesina: las reelecciones eternas en los cuerpos legislativos y deliberativos.

—¿Cómo tomó los resultados de los comicios en Santa Fe?

—Muy contento. Obtener un triunfo a diputado nacional con 15 puntos de ventaja sobre el segundo y 20 con respecto al tercero es un gran apoyo a esta construcción colectiva que es el Frente Progresista. A nivel de municipios y comunas acrecentamos nuestros dominios locales: gobernamos 189 comunas, ganamos en 8 de las 10 ciudades más grandes, en 26 de las 51 ciudades. En Rosario triunfamos, pese a la escisión en el Frente. Y no empaña para nada la victoria de Cappiello.

—¿Siente plebiscitada su gestión?

—No se plebiscita al gobierno porque estuvimos eligiendo concejales, diputados nacionales, presidentes comunales. Cuanto más, se plebiscitan las cuestiones locales. Sabemos que ahora tenemos una presencia en todo el territorio provincial llevando adelante nuestro plan estratégico, y ahí hubo un reconocimiento. Se puede visibilizar la acción del gobierno en toda la provincia.

—¿Le sorprende la caída del peronismo santafesino?

—Pensé que iba a tener una mejor performance, máxime porque se trataba de un candidato que tuvo dos mandatos como gobernador. Nuestra presencia y fortaleza es lo que permitió estos guarismos. El PRO perdió 130 mil votos de las elecciones anteriores.

—Pasaron las elecciones, ¿se viene la convocatoria a los partidos políticos para la reforma de la Constitución?

—Lo voy a hacer en un par de semanas. Convocaré a los partidos con representación parlamentaria para que expresen o no la voluntad de llevar adelante una reforma constitucional. Sin ese acuerdo con la oposición es imposible, porque se necesitan los dos tercios de ambas Cámaras, por lo que trataré de observar si hay voluntad. Si eso se logra, encontraremos los mecanismos necesarios para lograr la reforma.

—Salvo Del Sel y Obeid, el resto mostró opinión favorable.

—El tema de la reelección no es lo que más me preocupa. Y reitero por enésima vez que yo no tendré reelección porque he jurado por otra Constitución. La parte más importante pasa por respetar los derechos que han aparecido desde 1962 en adelante y que no están en nuestra Constitución, también el Consejo de la Magistratura, la autonomía de los municipios. Es importante que el mandato de los presidentes de comuna sean de cuatro años y que la representatividad con dos Cámaras tenga acceso para mayorías y minorías. La reelección no es un tema significativo, pero si hay consenso para imponerla yo soy partidario de una sola reelección para todos los cargos, absolutamente para todos. No creo en la eternización de los cargos públicos.

—Esa sería una auténtica reforma, revolucionaria para las malas costumbres de la política local.

—Trataremos de ponernos de acuerdo para reformar la Constitución, para que sean cuestiones que mejoren la calidad institucional de la provincia. Sería un ejemplo para todo el país.

—¿Se avanzó algo en la investigación por el atentado?

—En mi caso hay secreto del sumario, por lo que dejo que la Justicia y los investigadores sigan actuando. Estamos actuando todos, articulando políticas desde el Ejecutivo y la Justicia para avanzar contra todo lo que sea el delito en la provincia, sea cual fuere el origen. El 60 y pico por ciento de los crímenes que ocurren en Santa Fe son producto de cuestiones interpersonales, 12 por ciento en ocasión de robo, 16 por ciento en hechos que tienen que ver con drogas. Lo que tiene que ver con las drogas es lo que más presencia mediática tiene, pero no tenga dudas de que estamos avanzando. Muchas de las cuestiones que han sucedido muestran que la provincia está tocando intereses.

—¿Le sorprende que haya sobrevenido una situación grave con el narcotráfico también en Córdoba?

—Esto sucede en todo el país. Yo hablo con todos los gobernadores, y está pasando en todos lados. Recuerdo que un gobernador de una provincia que limita con Chile, no voy a dar el nombre, me dijo: "Mirá, hasta en el pueblito mas chiquitito tenemos consumo de drogas". Es un fenómeno universal. Tenemos que evitar el narcotráfico y el asesinato por disputas de bandas de narcotraficantes.

—¿Cómo se siente con custodia permanente, cómo lleva su vida?

—Hay cosas que han cambiado mucho desde el atentado. Yo estaba acostumbrado a ir al centro de la ciudad a hacer cosas personales, a circular tranquilamente por mi barrio. Tener custodia cambia la vida.

—¿Se viene un impuestazo?

—No existe eso. Se trata, simplemente, de reactualizar el básico del impuesto inmobiliario, que hace desde 1993 que no se toca. El 50 por ciento va a municipios y comunas, y se pasará de 45 pesos por año a una propuesta que estamos haciendo de 90, 100, 110 pesos por año. Buenos Aires, por año, lo tiene en 600 pesos, mire qué lejos estamos de un impuestazo. Para la provincia la cifra representa 20 millones de pesos, algo insignificante. No es justo que un impuesto al patrimonio quede tan relegado en el tiempo. Antes era el 25 por ciento de los ingresos de la provincia, hoy es menos del 7 por ciento.

—¿Y habrá aumentos en otros servicios, como la EPE?

—A ver, déjeme seguir con el tema impuestos... Aumentamos ingresos brutos para entidades financieras, que no le toca al vecino, e incorporamos un tributo que es revolucionario para el país, que toca a 80 empresas nada más, cerealeras, acopiadoras y las industrias más grandes. El resultado de esos tributos será destinado a la agencia de innovación tecnológica y producción. O sea, ese mismo dinero vuelve a las empresas que lo pagaron y al aparato productivo. Si lo logramos sostener, créame que dentro de 10 años tendremos una provincia con una capacidad de innovación y creatividad que va a superar en muchísimo a todo lo que tenemos hoy.

—¿Qué importancia tienen los anuncios de mañana sobre la reforma judicial?

—Fuimos parte de un proceso que llega a su fin y empieza una etapa nueva, que es el juicio oral. Y esto significa agilización de causas y menos impunidad. Desde la elaboración del Código, que fue en 2006, hasta mañana, en que anunciamos la fecha definitiva del 10 de febrero de 2014, se ha dado todo un rompecabezas de miles de piezas que hemos ido articulando y de la que han participado muchos actores.

—¿Tiene "in péctore" un candidato para su sucesión?

—Por suerte en el PS, y obviamente habrá luego que discutirlo en el Frente, hay nombres que van surgiendo. Cuando el partido decida, el que sea designado va a tener mi apoyo al ciento por ciento.

—¿Galassi es su candidato?

—Olvídese de eso. Yo no tengo candidato propio, sí confío en la propuesta colectiva.

—¿Será Lifschitz el candidato del consenso?

—Podrá ser cualquier compañero que surja con vocación de aceptar la responsabilidad de ser gobernador.

—¿Y en Rosario apoya la reelección de Fein?

—El Frente Progresista seguirá gobernando Rosario con el candidato o candidata que definamos.

—¿Por qué dice que se sobrestiman los votos del PRO?

—Perdieron 130 mil votos. Y que se pierdan votos en una legislativa es más preocupante que en una ejecutiva. La gente cuando hay elecciones de término medio se permite optar, y a diputado nacional no lo ha hecho. Optó por un candidato del Frente Progresista.

—¿Y si los partidos políticos le dijesen "vaya por la reelección, no nos oponemos?

—Les respondería que no. Porque he jurado por una Constitución que voy a respetar, y que no contempla la reelección.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS