Edición Impresa

Severa crisis política en Bariloche: el intendente se niega a renunciar

Después de los saqueos. Por pedido de Cristina, el gobernador rionegrino y el senador Pichetto presionan para la salida del jefe comunal.

Sábado 05 de Enero de 2013

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, y el senador kirchnerista Miguel Pichetto pidieron la renuncia al intendente de Bariloche, Omar Goye, en medio de la crisis política desatada por los saqueos de diciembre, aunque el mandatario municipal aseguró que resistirá "cualquier intento de golpe institucional".

"Por el bien de Bariloche y por el tiempo que queda de mandato lo lógico es que analice seriamente la posibilidad de abandonar el cargo para contribuir a que Bariloche tenga un gobierno fuerte, que lidere", afirmó Weretilneck tras la reunión que se desarrolló finalmente en el aeropuerto de la principal ciudad turística de la provincia.

El gobernador, referente del Frente Grande, señaló al respecto que estuvo analizando la situación y que además de reunirse con el intendente lo hizo con la mayoría de los concejales, legisladores que estaban en la ciudad, y dirigentes de las distintas cámaras. Weretilneck manifestó además que le trasmitió a Goye su "preocupación" por la situación de "debilidad y aislamiento" en la que se encuentra el gobierno de Bariloche, no sólo por los hechos del 20 de diciembre sino por otros episodios anteriores. Reconoció que "es una situación difícil y no es sencillo plantear algo así" como una renuncia, pero resaltó: "Privilegiamos que Bariloche viva en paz y que se integre a la provincia y a la Nación".

Aval de la Rosada. Pichetto sostuvo que, a pesar de su viejo enfrentamiento con Weretilneck, ambos son "hombres comprometidos con la provincia" y confirmó el aval de la presidenta Cristina Kirchner al pedido de renuncia a Goye tras la reunión de la semana pasada en la Casa Rosada. "Tenemos una visión muy clara de lo que pasa en Bariloche. Hemos conversado en los máximos niveles del gobierno nacional y tenemos una observación que le hemos transmitido al intendente", apuntó el jefe del bloque de senadores kirchneristas. De todos modos, dijo que la presidenta "en ningún momento usó descalificativos para referirse al intendente".

Indicó además que —según sostuvo la presidenta— "cualquier salida debe buscarse en el ámbito institucional de Bariloche y de Río Negro. No queremos que Bariloche quede aislada, queremos que esta situación tenga una salida ordenada, que la solución sea dada por las instituciones de Bariloche", enfatizó.

Por su parte, Goye evitó hablar al término de la reunión pero luego dio una conferencia de prensa en la que aseguró que resistirá "cualquier intento de golpe institucional".

Consideró que es "es lo que corresponde en una democracia" y pidió que "aunque sea por la memoria del ex gobernador Carlos Soria se revierta la actitud de abandono histórico de la provincia hacia Bariloche". Reclamó además al senador Pichetto y a la presidenta Kirchner que sean "los primeros garantes" de que se respete el mandato de las urnas en Bariloche, tal como lo hicieron el 1º de enero de 2012, tras el fallecimiento del entonces mandatario.

La soledad. Se refirió nuevamente a las declaraciones sobre la "soledad" de Bariloche y dijo que si hay un ahogo financiero por parte de la provincia "no se lo hacen al intendente, sino al pueblo" y no lo va a "permitir". Además, pidió la renuncia del ministro de gobierno de la provincia, Luis Di Giácomo; del secretario de Seguridad, Miguel Bermejo, y el ministro de Desarrollo Social, Ernesto Paillalef, debido al "vacío" que hicieron al gobierno municipal cuando visitaron la ciudad tras los hechos de diciembre y también por el accionar de la policía ese día al que calificó como "una vergüenza nacional".

Respecto del planteo del gobernador y el senador dijo que se tomará un tiempo necesario para hacer una evaluación de la situación y con el aporte de mayor información podrá tomar una decisión sobre su futuro político. No obstante dijo que la renuncia "no es una opción que esté tomando por estas horas" y ratificó su voluntad de cumplir con el mandato de gobierno, para el que resultó electo en octubre de 2011.

"En estos días se está hablando de golpe institucional", remarcó y agregó: "Como humano uno tiene la posibilidad de rectificar algunos rumbos y nosotros estamos trabajando para que la ciudad empiece a cambiar algunos paradigmas que la tienen postrada desde hace muchos años y no sólo desde este gobierno".

Los antecedentes. Goye, enfrentado a Weretilneck y más cercano a Pichetto, fue electo en la lista del PJ que llevó como gobernador a Soria y asumió el cargo en diciembre de 2011.

Anoche, Goye señaló que "en estos días se está hablando de golpe institucional y de cuestiones que traen muy malos recuerdos a la gente y principalmente a los barilochenes. Como humano uno tiene la posibilidad de rectificar algunos rumbos y nosotros estamos trabajando para que la ciudad empiece a cambiar algunos paradigmas que la tienen postrada desde hace muchos años y no solo desde el gobierno de Goye".

El parte oficial también precisó que durante la reunión, de más de una hora de duración, se "analizó detalladamente la situación política, social e institucional de Bariloche" y las "consecuencias municipales, provinciales y nacionales que arrojó".

“Instaló la idea de los saqueos”

El gobernador de Río Negro, Alberto Weretilneck, había responsabilizado al intendente de Bariloche, Omar Goye, por “instalar la idea de que podía haber saqueos”, antes de que ocurrieran los robos en esa ciudad. “Un intendente o un gobernador debe ser para su comunidad ejemplo de las cosas que hay que hacer y de las cosas que no hay que hacer. Los saqueos que se produjeron en el ámbito de la ciudad de Bariloche tienen un responsable”, manifestó Weretilneck.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS