Edición Impresa

Senasa Rosario: piden reactivar una unidad de control

El pasado 16 de mayo se conoció la noticia de la separación del cargo del responsable regional Santa Fe del Senasa.

Domingo 02 de Junio de 2013

El pasado 16 de mayo se conoció la noticia de la separación del cargo del responsable regional Santa Fe del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa), Víctor Di Pasquale, por presuntas irregularidades en el desempeño de sus funciones que llevaron al propio ministro de Agricultura de la Nación, Norberto Yauhar, a tomar esa decisión.

Desde la regional Rosario de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) resaltaron que Di Pasquale "fue quien en febrero de este año disolvió la Unidad de Gestión Ambiental (UGA), que hasta ese momento desarrollaba tareas de control sobre el transporte de los buques y barcazas que navegan por el río Paraná".

Carlos Preiti, trabajador del Senasa Rosario y conocedor del tema, aseguró que es "de vital importancia volver a reactivar esta unidad de control", un mecanismo que permitirá volver a recuperar "la esencia" con la que fue creado este organismo del Estado.

La UGA en cuestión debe promover acciones que fortalezcan la sustentabilidad ambiental en los procesos de producción, transformación y almacenamiento de agroalimentos.

Así lo hacía abordando el análisis del riesgo y la gestión preventiva del mismo, con sustento fundamental en el principio de precaución.

También tiene esa unidad de gestión la responsabilidad de controlar a modo de barrera zoofitosanitaria los residuos orgánicos provenientes desde el exterior.

Según el punto de vista expresado por Preiti, la decisión tomada en su momento por Di Pasquale puede estar relacionada con la detección "de buques con potencial de riesgo zoofito sanitario", ya que con esa oficina fuera de funcionamiento "se relativizaron los análisis de riesgos, los historiales de buques y los seguimientos con trazabilidad de los residuos orgánicos".

El trabajador de la sede local del Senasa subrayó en ese sentido que para poder paliar ese déficit, "sería muy importante poner en funcionamiento la UGA de nuevo para retomar las tareas que tenía propuesta esa unidad", así como instrumentar la misma "presupuestariamente, administrativamente y con personal entrenado".

También pidió el trabajador que desde el propio organismo es necesaria "una explicación que resalte las motivaciones por las que se disolvió la unidad al asumir Di Pasquale, o a pedido de quien fue, y porque no se interpretó desde la unidad de presidencia como algo equivocado".

"Parece de gran contradicción disolver una estructura de control ambiental cuando la auditoría del propio organismo aprueba su desempeño", explicó en una entrevista.

Por eso, señaló Preiti, "es vital reactivarla y realizar los seguimientos administrativos que se hicieron desde la disolución de la unidad verificando documentos de las inspecciones realizadas a buques, y los descargos necesarios del personal involucrado a efectos de esclarecer ese accionar".

Además, Preiti hizo un llamamiento a "recuperar el control de policía sanitaria del organismo" a través de "señales claras, tanto al interior del Senasa como respecto a la opinión pública", en cuanto a "su capacidad en el cumplimiento de objetivos, de su incumbencia y corregir si fuera necesario los desvíos producidos en tiempo y forma, atento a la confiabilidad de sus intervenciones y prestigio que siempre tuvo el Senasa".

Con el desplazamiento de Di Pasquale se cierra un capítulo de conflicto en el interior de la sede local de esa dependencia pública, donde había caído muy mal la decisión de cerrar la unidad de gestión ambiental.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS