Edición Impresa

Seis jóvenes armados asaltaron a más de 30 personas a bordo de un colectivo

Sucedió a las 17.30 en Oroño y Doctor Riva. Una mujer se levantó del asiento y empezó a repartir armas a otros cuatro cómplices que venían sentados en el colectivo.

Sábado 14 de Septiembre de 2013

Una banda integrada por una mujer y cinco hombres desvalijó ayer por la tarde a punta de pistola a todo el pasaje (unas 37 personas) de un colectivo de la línea 137, en la zona sur de la ciudad. Si bien los ocupantes de la unidad remarcaron que no hubo violencia, admitieron que se vivieron momentos de gran tensión durante las varias cuadras en las que el grupo los encañonó uno por uno y se bajó de la unidad llevándose consigo un botín compuesto fundamentalmente por celulares, carteras y billeteras.

   Todo sucedió cerca de las 17.30, cuando el colectivo circulaba por Oroño con el pasaje completo.” “Todos los asientos estaban ocupados y había unas seis personas paradas”, relató una de las pasajeras que ayer esperaba poder radicar la denuncia en la comisaría 15ª.

   Cuando faltaban unas cuadras para que el colectivo llegara a la intersección de bulevar Oroño y Dr. Riva, una mujer joven, de unos 18 a 20 años, según el relato de los testigos, se levantó de su asiento, empezó sacar armas de la cartera y se las repartió a cuatro hombres que venían sentados en distintos lugares del ómnibus.

   “Todo fue muy rápido, de pronto los cinco estaban armados, uno le apuntó al chofer y le ordenó que siguiera manejando mientras los otros nos apuntaban a nosotros y nos iban sacando los celulares y las carteras”, relató uno de los damnificados, quien agradecía que la situación al menos “no se salió de control y todo se desarrolló sin violencia”.

“La verdad es que esto no me sorprende. Sucede seguido. El que me encañonó había subido cerca del casino. Me puso la pistola en el costado y me dijo: «Dale tranquilo, seguií manejando y no le pares a nadie que en Dr. Riva nos bajamos»”, relató Hernán Rodríguez, el colectivero.

   Y así fue. Una vez que la gavilla se alzó con todos los objetos que pudo, le ordenó al chofer que se detuviera y desapareció a gran velocidad, dejando tras de sí al atónito pasaje.

   “Si bien hubo algunos gritos y momentos de tensión, los tipos actuaron tranquilos. La chica sacó las pistolas, se las repartió y nos robaron a todos con mucha velocidad”, remarcó uno de los pasajeros. Me parece que lo tienen calculado, porque justo en el trayecto en el que nos asaltaron hay unas tres cuadras en las que el colectivo no tiene paradas hasta que llegás a Dr. Riva, que es donde se bajaron”, señaló el chofer.

   Después de que el grupo abandonó el colectivo y tras reponerse del mal momento vivido, el chofer se dirigió a la comisaría 15ª para radicar la denuncia en compañía de muy pocos pasajeros. “La mayoría no vino hasta la seccional”, dijo una de las víctimas que optó por dejar asentado el hecho.

   La historia aún deparaba otra sorpresa. Una de las asaltadas narró ayer que al llamar a la dependencia le dijeron que no podían ir hasta donde estaba el colectivo porque no tenían móviles. “Eso sí, cuando llegamos a la seccional había tres patrulleros. La verdad es que no entiendo por qué dijeron que no tenían móviles”, indicó.

Saga sin control. El asalto de ayer al 137 fue uno más de una saga que parece no tener fin. El 23 de julio, un grupo de adolescentes asaltó el interno 164 de la línea 123 en Rivarola y Colombres, en la zona sudoeste, con el mismo modus operandi de la gavilla que actuó ayer en el 137: encañonaron a los pasajeros y desvalijaron el pasaje en pocos segundos.

   Cinco días antes, un chico de 15 años que había subido a robar a un ómnibus en la zona oeste junto con un cómplice, recibió una paliza cuando un grupo de pasajeros se rebeló y lo enfrentó a golpes. El incidente terminó de manera dramática para el chofer y los usuarios, ya que mientras el menor era retenido para ser entregado a la policía el micro comenzó a ser a atacado a piedrazos por parte de vecinos del lugar, en Mendoza al 8000.

  A principios de ese mes, el blanco de un robo a mano armada había sido el pasaje de un colectivo interurbano de la empresa Las Rosas, que cubre el trayecto Rosario-Funes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS