Edición Impresa

Seguridad: la provincia no quiere perder vínculos con la Nación

Nueva relación. El Ejecutivo santafesino reaccionó con sorpresa ante el cambio que impulsó Cristina en un área donde había un trabajo en común.  

Miércoles 04 de Diciembre de 2013

El ministro de Seguridad de Santa Fe, Raúl Lamberto, se mostró ayer sorprendido por la repentina renuncia de su par nacional, Arturo Puricelli, y manifestó el deseo de que su reemplazante, María Cecilia Rodríguez, prosiga con el vínculo y la política que venían desarrollando provincia y Nación en materia de seguridad.

"Deseamos y esperamos que un cambio de ministro no sea también un cambio de política", dijo Lamberto a LaCapital. El funcionario ponderó el trabajo de Puricelli y hasta pareció lamentar su salida en un momento en que la provincia había logrado, tras una serie de desencuentros, ponerse de acuerdo con la Nación en una agenda común sobre políticas de seguridad pública. Pero enseguida aclaró: "La presidenta (Cristina Fernández de Kirchner) tiene toda la potestad para hacer cambios en su equipo de gobierno".

Más temprano y en la misma línea se había manifestando el gobernador Antonio Bonfatti. "Nosotros habíamos avanzado en distintos acuerdos con el ministro saliente. Ahora, tendremos que empezar de vuelta", dijo el mandatario santafesino.

El lunes, Cristina decidió hacer nuevos cambios en el gabinete y puso en el Ministerio de Seguridad a Rodríguez en lugar de Puricelli. En la versión oficial, comunicada por el vocero presidencial Alfredo Scoccimarro, se dijo que Puricelli presentó la renuncia y fue aceptada de inmediato por la jefa del Estado. Sin embargo, crece el rumor de que el ahora ex funcionario fue "invitado" a dar un paso al costado.

Esta última versión es abonada por el carácter sorpresivo de la renuncia y por la agenda prevista por el propio funcionario saliente, quien esta semana tenía pensado reunirse con Lamberto para avanzar en los acuerdos firmados entre Santa Fe y la Nación.

Continuidad. Lamberto, en diálogo con LaCapital, anheló que el cambio de figuras en el Ministerio de Seguridad nacional no signifique cortar una relación que se había tornado positiva en los últimos meses con la provincia. "Con Puricelli habíamos entablado una relación importante a nivel institucional y personal. Tuvo apertura y diálogo en temas que compartimos con la Nación. Esperemos que la nueva ministra le dé continuidad a este proceso", reforzó.

Entre los temas que Lamberto espera continuidad con Rodríguez figura el Programa Federal de Colaboración y Asistencia para la Seguridad, un convenio que firmaron el mes pasado Bonfatti y Puricelli.

Además, el funcionario provincial dijo que con la nueva ministra, al igual que con Puricelli, desea continuar dialogando sobre temas comunes, como el combate al narcotráfico y la trata de personas, además de seguir con la discusión sobre las cárceles federales.

Al respecto, Lamberto dijo que con Puricelli estaba avanzada la gestión para incrementar el números de fuerzas federales en la provincia, y en especial en Rosario, para reforzar el patrullaje en la zonas más calientes de la ciudad con la presencia de unos 400 gendarmes. "No se habló de un número específico de efectivos; sí de la necesidad de contar con ellos en el mes de diciembre y en eso estábamos cuando se produjo el cambio de ministro", remarcó.

El ministro fue cauto al afirmar si Bonfatti le transmitirá este pedido puntual al jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, cuando ambos se reúnan mañana en la Casa Rosada. "Este tema es mejor abordarlo entre ministerios, pero no descarto que se formulen pedidos en ese sentido", acotó el funcionario santafesino.

La Rosada dice que los cambios son para luchar contra la droga

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, reconoció ayer que la designación de María Cecilia Rodríguez como ministra de Seguridad y del sacerdote Juan Carlos Molina en el Sedronar apuntan a “combatir el narcotráfico”.

“Dividimos la acción preventiva del Sedronar con la designación de Molina y una acción muy fuerte para combatir el narcotráfico con Rodríguez en la cartera de Seguridad”, afirmó el funcionario, durante su habitual conferencia de prensa matutina en la Casa Rosada.

Según señaló Capitanich, los cambios en la cartera muestran “una impronta para combatir el narcotráfico desde una política de seguridad pública”. Por su parte, Berni elogió la designación de la nueva ministra de Seguridad, al asegurar que “más allá de ser una especialista, tiene una importante sensibilidad y una mirada social”.

“Nosotros sabemos que no hay política de seguridad posible por fuera de un plan de inclusión social. Rodríguez ha trabajado mucho con Alicia Kirchner y ha hecho el trabajo territorial del Ministerio de Seguridad”, agregó el secretario de Seguridad.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS