Edición Impresa

Según Gendarmería, hay "dos impactos externos" en el auto que manejaba Paladini

La pericia federal confirmó que el Audi del empresario Juan Paladini  recibió dos golpes con elementos contundentes. El informe policial dice lo contrario.

Jueves 02 de Octubre de 2014

Según la pericia de Gendarmería, el auto que manejaba Juan Paladini el 13 de septiembre pasado recibió "dos impactos externos por elementos contundentes". Para la familia del empresario frigorífico, estos análisis confirman que la causal del vuelco fatal sobre Circunvalación y Pellegrini "fue una agresión externa y no una mala maniobra" del conductor del Audi R8. Las conclusiones de la fuerza federal se contraponen con el informe de la policía provincial, cuyos peritos ratificaron que los golpes fueron desde adentro hacia afuera del rodado, descartando la hipótesis del piedrazo o algún hecho de inseguridad.

La Fiscalía Regional Rosario oficializó ayer los resultados de las últimas pericias respecto al accidente fatal que protagonizó Juan Paladini aquel sábado cuando circulaba con su Audi por avenida Circunvalación a metros de Pellegrini.

Por un lado se conocieron estudios complementarios de la sección Pericias Técnicas del Automotor de la policía santafesina y por el otro conclusiones de Gendarmería Nacional.

El peritaje de la fuerza federal registró tres impactos sobre el parabrisas del rodado siniestrado. Un primer golpe se habría producido desde el interior del vehículo hacia el exterior, a través del espejo retrovisor.

Respecto al segundo golpe detectado por los peritos de Gendarmería, "todos los indicios hacen presumir que el impacto fue externo".

Sobre el tercer golpe, la pericia federal señala: "Analizando el impacto se establece que la fuerza que produjo el mismo fue desde el exterior hacia el interior, por un objeto contundente de menor tamaño al que pudo originar el (segundo) impacto".

Estas conclusiones suponen un viraje respecto a la posición que esgrimió la Justicia rosarina sobre las razones del deceso de Paladini. En un primer momento se negó la existencia de un golpe externo y se vinculó la tragedia con una mala maniobra del automovilista.

Recién después de que la familia Paladini instaló la hipótesis de la agresión externa, el Ministerio Público de la Acusación ordenó pericias complementarias.

En contraposición a las conclusiones de Gendarmería, los peritos de la Unidad Regional II de policía ratificaron a través de una pericial complementaria que el deceso fue a raíz de varios golpes internos y no producto de impactos externos al auto.

Esta pericia también detectó tres huellas en el parabrisas del rodado que perteneció a Paladini. Un primer golpe "por impacto de espejo retrovisor interno, posiblemente impulsado por alguna parte del cuerpo del fallecido".

El segundo daño observado por la policía provincial "tiene todas las características de producción por impacto del cuerpo del ocupante del vehículo, cuestión que coincide con las lesiones que presenta el informe del médico forense del Instituto Médico Legal".

En este punto, los peritos policiales descartan que el daño sea producto de un objeto proveniente del exterior del vehículo porque "de acuerdo a su tamaño y a una velocidad mínima del rodado debió haber directamente penetrado al parabrisas ingresando al interior del vehículo".

Para la UR II, el tercer impacto detectado es "inferior a los otros, siendo compatible con el golpe puntual de un elemento suelto en el habitáculo".

Para la familia Paladini, las conclusiones de Gendarmería son contundentes y ratifican la hipótesis inicial de que no se trató de una muerte a raíz de una mala maniobra del conductor del Audi, sino por una agresión externa, presuntamente vinculada con la inseguridad.

A través de la red social Twitter, Nicolás Paladini, hijo del empresario de 64 años fallecido tres semanas atrás, exteriorizó el sentir familiar con reclamos a la policía provincial a la que reclamó una autocrítica por las conclusiones de sus pericias.

"Esperamos que pronto la Justicia formalice las razones del deceso. Es el único interés que tiene la familia, es que se sepa la verdad de lo ocurrido", confiaron desde el entorno familiar a LaCapital.

Además agregaron que Paladini "manejaba a baja velocidad, no más de 60 kilómetros por hora ya que cuando se peritó el auto se constató que al momento del accidente lo hacía en segunda velocidad en la caja de cambios".

Luego apuntaron que el empresario conducía "con el cinturón de seguridad colocado, que no funcionó a raíz del fuerte impacto con el guardarrail".

El informe de la Fiscalía Regional aclara que "por las condiciones climáticas, no se encontraron huellas de los neumáticos suficientes en el lugar del hecho para realizar un cálculo estimativo de la velocidad en que el vehículo hubiera tomado la curva".

Más adelante, a través de un comunicado, la fiscal que investiga el caso, Mariana Prunotto, advirtió que se encuentra "a la espera de los restantes informes complementarios y de otros que se ordenarán" para esclarecer la mecánica del hecho.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario