Edición Impresa

Se resiente la operatoria de puertos por un buque encallado en la hidrovía

El navío de bandera liberiana varó el martes último frente a las costas de Arroyo Seco. El suceso afecta el tráfico mercantil desde y hacia los muelles del Gran Rosario.

Sábado 21 de Enero de 2012

Arroyo Seco.- Un buque de gran calado encalló frente a las costas de esta ciudad y bloqueó la navegación de embarcaciones de gran porte. Si bien aún no fue determinado, se cree que el incidente se produjo como consecuencia de la excepcional bajante que se registra en los últimos días en el río Paraná.

El barco, que navega bajo bandera liberiana, obstruye totalmente la hidrovía exactamente a unos 250 metros aguas arriba del kilómetro 390,4 e impide el paso de los cargueros de gran porte que deben arribar o partir desde los puertos del Gran Rosario.

La varadura se produjo el martes último y desde entonces se vieron afectadas las operaciones portuarias de la región, de las provincias del litoral argentino y el tráfico de mercancías con Paraguay. Según fuentes de Prefectura Naval Argentina (PNA) "sólo pueden trasponer en la que se encuentra la embarcación los navíos de menor calado que tienen posibilidad de realizar maniobras por fuera del canal de navegación".

Maniobras. Se trata del buque Aristeas-P que quedó en sentido perpendicular al eje de navegación y aún no lograron destrabar a pesar de las numerosas maniobras que se realizan desde el miércoles para recuperar la nave africana de 189 metros de eslora y 28 de manga. Se cree que el accidente se produjo por la pronunciada bajante del río como consecuencia de las escasas precipitaciones que se registran en la cuenca del paraná, tanto en territorio brasileño como argentino.

El responsable de la delegación Arroyo Seco de PNA, Gabriel Lucarini, explicó a LaCapital que desde que el buque varó "se realizan tareas de recuperación con dos potentes remolcadores que se apoyan a la embarcación y la empujan en distintos sentidos para sacarla del veril derecho del canal, donde quedó encallado. También la empujan hacia proa o popa con el mismo fin, pero hasta el momento no lograron hacerla zafar".

Por su parte, PNA realiza tareas para brindar seguridad radioeléctrica, de navegación y controlar el franqueo del lugar. "Se resolvió apostar un guardacostas en la zona del incidente para garantizar el paso, extender ordenes de amarre y fondeo, seguridad y la asistencia necesaria de las embarcaciones y sus tripulantes", explicó Lucarini.

 

Autonomía. Para el prefecto, "el estado general de la tripulación es óptimo ya que este tipo de embarcaciones posee amplia autonomía de navegación en altamar, por lo que la parada no produce consecuencias negativas a bordo. Lo más grave que puede suceder es que esta situación se prolongue en el tiempo y se profundicen los daños económicos y comerciales de los puertos de la hidrovía".

"No hay posibilidades de que se presenten riesgos sobre las personas y es difícil que el barco resulte dañado. En esta zona el lecho del río es de limo y arena por lo que el casco no se verá afectado por el movimiento de los remolcadores. Ante contingencias que puedan ocurrir con la tripulación, nuestra repartición está en alerta para brindar asistencia durante las 24 horas", señaló.

"La varadura se dio en la zona más profunda de nuestra jurisdicción -comprendida entre la desembocadura del arroyo Saladillo y Fighiera-, quedó perpendicular al eje de navegación y con la proa hacia el margen entrerriano", precisó y aclaró que "las pequeñas y medianas embarcaciones pueden navegar sin problemas".

El Aristeas-P zarpó desde un muelle de Puerto San Martín y traspuso zonas críticas del canal sin novedades, pasó sin inconvenientes por Alvear y varó en un lugar que normalmente no presenta riesgos.

Si bien las causas del incidente se investigan por estas horas, el prefecto relativizó que el hecho tenga que ver con la bajante del río. "El lugar de la varadura no es un paso crítico y tiene una profundidad suficiente por lo que no podemos adelantarnos sobre el origen del suceso", remarcó.

Mientras tanto, las principales compañías que operan en los muelles de la zona comenzaron a frenar el arribo de mercancías, principalmente granos, por vía tarrestre para evitar la aglomeración y saturación del cronograma programado en cada terminal portuaria.

Terminales saturadas

El movimiento de las terminales portuarias del gran Rosario se vio resentido por el incidente del Aristeas-P a tal punto que en las últimas horas algunos operadores decidieron suspender el otorgamiento de cupos para recibir granos con destino a embarque.

Se registraron demoras en las operativas portuarias, de navegación y de logística ya que unos 20 buques que finalizaron sus embarques no pueden zarpar, como tampoco pueden navegar los que en el Río de la Plata esperan arribar a los puertos de embarque.

La compañía ADM informó que debido a los atrasos logísticos quedaron suspendidos los cupos de trigo Rosario (unidad VI del puerto) hasta nuevo aviso y por eso solicitó que no se envíen camiones ya que no hay posibilidades de que sean descargados, segun se informó.

En tanto Nidera suspendió la logística de maíz en Puerto General San Martín asignada para el lunes y martes, ya que se verá imposibilitada la descarga.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario