Edición Impresa

Se reducen las posibilidades de un triunfo de Dilma Rousseff en primera vuelta

Presidenciales de octubre. Si los comicios fueran hoy, la líder del PT obtendría el 37 por ciento de votos, mientras que la suma de los demás candidatos llegaría al 38 por ciento

Sábado 10 de Mayo de 2014

El apoyo a la presidenta Dilma Rousseff entre los votantes brasileños cedió y sus principales rivales avanzaron, lo que reduce sus posibilidades de una victoria en primera vuelta en las elecciones del 5 de octubre, mostró ayer una nueva encuesta de Datafolha. El sondeo indicó que el apoyo a Rousseff cayó en un punto porcentual, a un 37 por ciento, mientras que el senador Aécio Neves avanzó cuatro puntos, a un 20 por ciento, y el ex gobernador de Pernambuco Eduardo Campos sumó un punto, a un 11 por ciento, en comparación con la encuesta de abril, dijo Datafolha.

Si se consideran los índices de otros ocho probables candidatos a la presidencia en las próximas urnas, los rivales de Rousseff obtendrían hoy en total un 38 por ciento de los sufragios, lo que pone en duda la posibilidad de la mandataria de lograr la reelección en la primera vuelta, ya que la encuesta tiene margen de error de dos puntos porcentuales. Por la legislación brasileña, los candidatos a puestos ejecutivos necesitan obtener la mayoría absoluta de los sufragios válidos, o sea, sus votos deben superar a la suma de los obtenidos por sus rivales.

El sondeo de preferencias detectó además que sigue en aumento el deseo de los electores por cambios en el país, que desde el año pasado se refleja en manifestaciones callejeras casi diarias y que vivieron su momento más expresivos en junio de 2013, con las multitudinarias protestas que sacudieron el país durante la Copa Confederaciones.

La cómoda ventaja electoral de Rousseff de comienzos de año ha sido minada por preocupaciones sobre el aumento de la inflación en una economía en desaceleración y un escándalo político que afecta a la petrolera estatal Petrobras, la mayor compañía de Brasil. Se espera que el Congreso brasileño inicie la próxima semana una investigación sobre la controvertida compra de una refinería en Texas y sobre acusaciones de sobornos que involucran a SBM Offshore NV, un abastecedor de buques cisterna con sede en Holanda. Rousseff era presidenta del directorio de Petrobras en esa época y las acusaciones han afectado a su reputación como buena administradora. Se prevé que la investigación del Congreso complique a su campaña electoral.

Ballottage. El instituto Datafolha dijo que si las elecciones presidenciales fueran hoy, los opositores a Rousseff y otros candidatos ganarían votos suficientes como para forzar a una segunda vuelta, con una intención combinada de votos de un 38 por ciento. Ese resultado está dentro del margen de error del sondeo de más o menos dos puntos porcentuales.

La izquierdista Rousseff aún ganaría la reelección en un ballotage, con un 47 por ciento de los votos, frente a un 36 por ciento para Neves, que es el líder del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el principal de la oposición, mostró el sondeo.

Las acciones brasileñas, especialmente las de empresas estatales, subieron tras la caída del apoyo a Rousseff, dado que inversores críticos de una intervención gubernamental de mano dura en el sector privado esperan una administración futura que sea más amistosa con las empresas.

El instituto Datafolha reveló que el índice de los brasileños que demandan un cambio de rumbo llega al 74 por ciento. De estos, el 19 por ciento apunta a Neves como el más preparado para comandar estos cambios, frente al 16 por ciento que prefiere entregar esta tarea a Rousseff y el 10 por ciento optaría por Campos, del Partido Socialista Brasileño (PSB).

Los reclamos por Lula. El declive en el respaldo a la presidenta ha llevado a facciones dentro del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) a llamar para que se presente a las elecciones de octubre en lugar de Rousseff su predecesor y mentor, el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2011), para asegurar que el partido permanezca en el poder. Datafolha dijo que un 58 por ciento de los encuestados cree que Lula debería ser el candidato del PT. Entre los simpatizantes del PT consultados, un 75 por ciento quiere que Lula se presente de nuevo a las elecciones.

Sin embargo, esos reclamos fueron rápidamente aplacados por el propio PT, que en un encuentro nacional realizado hace una semana y al que asistieron Dilma y Lula, confirmó a la actual jefa de Estado como su "única candidata" electoral. El sondeo a 2.844 personas fue realizado entre el 7 y el 8 de mayo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario