Edición Impresa

Se realizó con éxito la segunda operación de reasignación de sexo en la provincia

La intervención de ayer efectuada en el Hospital Centenario le permitirá a Catalina Barazzuo, una joven trans que nació varón pero se siente mujer. Estará una semana internada.

Sábado 27 de Septiembre de 2014

"La cirugía fue todo un éxito. La paciente evoluciona favorablemente, está consciente y muy satisfecha con el cambio logrado", resumió el médico Claudio Bertone respecto a la segunda operación de reasignación de sexo practicada en la ciudad. La intervención de ayer efectuada en el Hospital Centenario le permitirá a Catalina Barazzuo, una joven trans que nació varón pero se siente mujer, adaptar sus genitales y cambiar su vida. Estará una semana más internada y en dos meses podrá hacer todas las actividades.

Según confió Bertone, médico clínico responsable del Area de Diversidad Sexual del Centenario, "la operación transcurrió tal cual fue programada, sin ninguna complicación, con la complejidad que supone una intervención quirúrgica de estas características".

A través de la cirugía, se generó en la paciente la vulva (labios mayores y menores) y una neovagina utilizando tejidos del pene y del escroto. Catalina ya se había sometido tiempo atrás a una orquiectomía (extirpación de testículos).

Al igual que la primera operación efectuada el jueves, la de ayer contó con la presencia del urólogo chileno Guillermo MacMillan, un experto en transexualidad con más de 45 años de trayectoria y experiencia.

"La paciente ya está en su habitación, acompañada por su familia y muy satisfecha con el cambio", destacó Bertone, quien remarcó que el posoperatorio "implicará una semana de internación y controles y curaciones durante unos dos meses. Si no surge después ninguna complicación, luego podrá hacer todas las actividades previas a la operación".

"Siento que al fin podré cumplir mi sueño", le había dicho Catalina a La Capital antes de la intervención.

Para Bertone, la capacitación de MacMillan fue clave para continuar trabajando en la materia con mayor intensidad en Rosario. "En los próximos días nos reuniremos todos los integrantes del equipo para organizarnos con algunas iniciativas más claras", agregó.

"La idea —continuó— es que estas dos operaciones sean el puntapié de un proceso innovador en Rosario y la provincia de Santa Fe que dé respuesta a la demanda de quienes pretenden cambiar su condición sexual".

Esta cirugía, así como las mastoplastias, mastectomías y los procesos de hormonización, forman parte del proceso de afirmación de género de las personas trans, derechos que se encuentran contemplados en el ámbito de la ley nacional de identidad de género 26.743, que exigen a los distintos niveles del Estado su cumplimiento efectivo y gratuito.

En Rosario, se estima que cerca de 200 personas esperan una cirugía de reasignación de sexo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario