Edición Impresa

Se extravió el expediente judicial del legado Deliot de las islas de Victoria

El documento acredita la donación del filántropo a favor del municipio de Rosario de las tierras que éste no escrituró y que en la actualidad están usurpadas.

Jueves 02 de Abril de 2015

Las intenciones del municipio de Rosario y de organizaciones ambientalistas de tomar posesión y desarrollar en la isla El Charigüé un proyecto turístico sustentable sufrió un duro revés con la desaparición, recientemente confirmada, del expediente judicial en el que consta que esos terrenos son patrimonio público rosarino. El "extravío", del que ya se rumoreaba el año pasado, representa un obstáculo para que el Estado pueda finalmente tomar efectiva posesión de la mayoría de los terrenos que conforman el predio de más de dos mil hectáreas, usurpadas en parte por un empresario ganadero.

A través de Facebook, el grupo ambientalista El Paraná No Se Toca difundió la noticia sobre la faltante de la documentación referida a la sucesión de 2.204 hectáreas de islas a favor de la Municipalidad de Rosario, heredadas por testamento por el filántropo Carlos Deliot, en la década del 50. Los papeles "desaparecieron del Juzgado Civil y Comercial Nº 3, a cargo del juez Hernán Gonzalo Carrillo", reveló la organización.

"El año pasado nos había llegado el dato que el empresario, acorralado por la intención de Rosario por recuperar las islas, había hecho desaparecer el expediente, pero se trataba sólo de un rumor. La semana pasada en una reunión con Legales de la Municipalidad nos confirmaron que el expediente se extravió", publicó la agrupación ambientalista.

Controvertidas. Las tierras en cuestión tienen una historia complicada y pese a que fueron donadas en la década del 50, nunca dejaron de estar a nombre del beneficiario, es decir, jamás se escrituraron a nombre del municipio. El expediente por el legado se inició en Rosario y la declaratoria de herederos se inscribió en 1999 en Victoria, que es la jurisdicción a la que pertenecen los lotes. Ese año el entonces intendente Hermes Binner anunció que en el lugar se haría una reserva.

Recién en 2005 se mensuró el predio y en 2006 se inscribió en la Dirección de Catastro victoriense. Sin embargo, parte de esos terrenos también estuvieron afectados por un juicio que, finalmente, se resolvió en 2009 a favor del municipio. Esta acción fue iniciada por un isleño que estaría vinculado con Enzo Mariani, el empresario que hoy explota parte de los terrenos donados. En 2013 el municipio pidió la intervención de los tribunales de Victoria para tomar posesión de esas tierras, pero todo sigue igual desde entonces. "Estas acciones están trabadas porque perdieron los expedientes iniciados en 1999. Es que la Justicia pide las escrituras para basarse. ¿Qué pasó? ¿Quiénes son los responsables?", indagó la abogada Victoria Dunda, miembro de El Paraná No Se Toca.

"No cualquiera puede hacer desaparecer un expediente de un juzgado. Por el momento no sabemos si se realizó la denuncia del robo del expediente o si se está investigando, pero apostaríamos sin temor a equivocarnos que no existe denuncia ni investigación. Ganó la impunidad y los buenos contactos con el poder, por el momento nos quedamos sin islas y lo más preocupante, sin justicia", concluyó El Paraná No Se Toca en su comunicado difundido por Facebook.

Daño ambiental. En esa misma denuncia hace dos años, la Municipalidad hizo una presentación por daño ambiental, en relación a los movimientos de tierra y bloqueo de cursos de agua en beneficio de la actividad ganadera que allí se practica, pero en desmedro del ecosistema.

El legado Deliot está al norte de la isla El Charigüé y abarca 2.204 hectáreas delimitadas por los ríos Paranacito y Lechiguanas. El lugar es una reserva natural única en la Argentina, donde abundan cientos de especies de aves, mamíferos, peces y reptiles, junto a una asombrosa y variada vegetación.

Tras violenta entradera, vecinos de Roldán se movilizaron al Concejo

Medio centenar de vecinos de Cotos de la Alameda se movilizaron el martes hasta el Concejo para reclamar seguridad tras la violenta entradera sufrida el pasado 23 de marzo una familia de ese barrio.

Cotos es uno de los loteos más antiguos de la ciudad. Está de sur a norte entre la ruta 9 y las vías del ferrocarril y de este a oeste desde el límite con Funes y dos kilómetros antes del cruce con la ruta A-012.

El grave episodio de inseguridad fue trasladado al Concejo y se le pidió que trabajen para buscar soluciones. Los vecinos dijeron que los hechos delictivos ocurridos en el barrio son mayores a los denunciados y criticaron el accionar policial apuntando a que también sospechan de zonas liberadas.

Además, pidieron que el municipio mejore "la escasa iluminación" en algunos sectores por "falta de poda" y que refuerce el patrullaje de la Guardia Urbana. El Concejo se comprometió a convocar a las autoridades de seguridad provincial, Fiscalía y del municipio para mantener una reunión con los vecinos y sostuvieron que por el aumento de hechos delictivos se podría conformar un comité de crisis.

Entradera. El hecho que desencadenó el reclamo fue relatado por Adriana C. a LaEN_SPACECapital. La mujer, que estuvo en el Concejo, contó que su familia sufrió una violenta entradera el 23 de marzo en su casa de Humahuaca, a la altura de garita 6 de ruta 9, a 100 metros de las vías.

Ocurrió a las 21.55 cuando regresaba con su hijo de comprar una pizza y fueron sorprendidos por cuatro sujetos fuertemente armados y con handys configurados con frecuencias policiales de varias localidades del sur provincial, según se verificó luego ya que los delincuentes olvidaron un handy.

Los obligaron a entrar a la casa donde estaba su esposo, Carlos L. Bajo amenazas de muerte los hicieron tender al piso. Uno le dio un fuerte culatazo a Carlos, los restantes revolvían y tomaban dinero, joyas y artículos electrónicos. Cuando estaban por encerrarlos en el baño, la mujer que era amenaza con un cuchillo en el cuello, sufrió una descompensación cardiaca que le produjo un desmayo. Entonces, los delincuentes se fueron en un coche que esperaba con un quinto cómplice y se llevaron las llaves del auto de la familia y de la casa. La denuncia se radicó en la seccional 6ª como "robo calificado y privación ilegítima de la libertad".

La pareja de jubilados, que vive en Roldán desde hace más de ocho años, resaltó que "estaban armados hasta los dientes con una escopeta recortada, cuchillos y una pistola 45". Los amenazaron siempre colocándoles la escopeta en la cabeza y les pedían joyas, dinero y armas.

Imagen.EN_SPACE"Uno, de cerca de 50 años, tenía la cara descubierta. Era de gran contextura y con vestimenta y disciplina similar a un policía. Estuvieron sólo 15 minutos. El auto en el que desplazaba parecía un Renault 19 rojo con vidrios polarizado. Mi hijo salió a perseguirlos con su cuatriciclo y las cámaras de seguridad municipal registraron por donde huyeron", detalló Adriana.

"Vimos al auto sospechoso al otro día, avisamos al destacamento del Comando de ruta 9 y A-012, pero nunca se acercaron. En el barrio somos unos 70 los vecinos que estamos preocupados y comenzamos a reunirnos porque estamos desprotegidos", dijo la víctima.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario