Edición Impresa

Se disolvió la sociedad anónima concesionaria del puente Rosario - Victoria

  El gremio de los empleados del peaje y de mantenimiento pidió garantías de continuidad laboral a los ministros Tomada y Capitanich. Se desconoce el destino de la administración.  

Domingo 24 de Agosto de 2014

Puentes del Litoral, la sociedad anónima concesionaria del enlace vial Rosario-Victoria se disolvió, por lo que el gobierno nacional deberá resolver si continúa tercerizando o estatiza el servicio. Ante la incertidumbre y el hermetismo que se maneja en torno al tema, el Sindicato Unico de Trabajadores de Concesionarias Viales y Afines de la Provincia de Santa Fe (Sutracovi) ya tomó recaudos y obtuvo el compromiso del ministro de Trabajo, Carlos Tomada y del jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, de conservar los puestos de los empleados y contratados que trabajan en el peaje y en el mantenimiento de la traza de 59 kilómetros, inaugurada el 22 de mayo de 2003.

En la publicación del 30 de julio pasado del Boletín Oficial de la Nación, bajo el aviso número 10494643, Puentes del Litoral SA comunica que "por Asamblea General Ordinaria y Extraordinaria del 30/06/2014 se resolvió la disolución anticipada de la sociedad por pérdida del capital social de acuerdo al art. 94 inc. 5 de la ley de Sociedades Comerciales. La liquidación quedó a cargo del Directorio designado con fecha 2/06/2014".

La decisión no sorprende a funcionarios de Vialidad nacional —que de todas maneras aseguran desconocer estas novedades—; tampoco a dirigentes del gremio Sutracovi, que consideran que "los problemas de la concesionaria son históricos, desde el momento mismo en que arrancó"; ni a los propios empleados, que aseguran vivir el "día a día", en medio de una total incertidumbre sobre el destino de sus empleadores, que se manejan en un absoluto hermetismo.

En retirada. La despedida es inminente: la empresa ya no posee los teléfonos de contacto en Rosario ni en su sede en Buenos Aires —conserva lógicamente el 0800 para emergencias— y también ha dado de baja su página web. Le cabe ahora al Estado nacional decidir el destino de la administración de la traza entre Rosario y Victoria, entre una gama de opciones tales como autorizar la cesión de la concesion, rescindir el contrato y hacer un nuevo llamado a licitación para tercerizarlo nuevamente o bien estatizarla. Lo cierto es que en torno a esta futura disposicion no hay siquiera rumores.

Mientras tanto, la concesionaria que habia firmado un contrato con el Estado por 25 años, se encuentra en pleno proceso de disolución y de liquidación del patrimonio social para el reparto del haber resultante (activos y pasivos) entre los socios: Hochtief Aktiengesellschaft Técnica Internacional SA de Alemania, que posee el 26 por ciento de las acciones, la italiana Impregilo con otro 26 por ciento, los grupos locales Roggio y Macri, con un 20 por ciento cada uno, y Techint con el 8 por ciento restante.

Mal, desde siempre. "Esta concesión tuvo problemas desde que arrancó y ahora con esta disolución de la sociedad anónima aprobada en asamblea de socios es que desde el sindicato nos reunimos días atrás con el ministro (de Trabajo) Carlos Tomada y esta semana con el jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich. Ambos dieron su compromiso y garantizaron la continuidad laboral de los trabajadores", señaló a La Capital el secretario adjunto de Sutracovi, Gabriel Berardo.

El dirigente explicó que el pedido de resguardo de las fuentes y de las mismas condiciones de trabajo alcanza no sólo a los 60 empleados de planta permanente que se desempeñan en el peaje sino a los 12 a 14 tercerizados que desarrollan tareas en el estacionamiento, servcio mecánico y mantenimiento de la traza.

"La situación es muy delicada, se puede resolver mañana como en varios meses y es verdad que los números no le dan", dijo, en relación a los fundamentos que Puentes del Litoral ha brindado cada vez que solicitó al Estado un incremento en el peaje o bien a la hora de confrontar con el propio gremio en el marco de reiterados conflictos salariales y por las condiciones de trabajo.

En ese sentido, Berardo comentó que esta disolución de la sociedad anónima y el incierto destino de la concesión se da justo en medio de un proceso paritario: "Habíamos logrado en principio un 12 por ciento de aumento salarial y luego vendrían más incrementos en los haberes pero, con lo ocurrido, todo quedó ahí. Lamentablemente la urgencia que debemos atender desde el gremio en estos momentos es otra, antes que pensar en el incremento salarial", concluyó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario