Edición Impresa

Se cayó la sesión del Concejo que iba a tratar el presupuesto municipal 2014

Pasada la medianoche el oficialismo no consiguió reunir el quórum. Se había acordado con el PRO un revalúo con topes, pero faltó un voto para arrancar el debate. El lunes habrá otro intento. 

Sábado 21 de Diciembre de 2013

Pasada la medianoche, tras 14 horas de negociaciones, el Concejo no consiguió quórum para sesionar y tratar el presupuesto 2014 con aumento de las tasas municipales enviado por el Ejecutivo. En plena madrugada los ediles resolvieron pasar a cuarto intermedio para el lunes próximo, a un día de Nochebuena, como último intento para darle a la intendenta Mónica Fein una herramienta clave de gobernabilidad. El oficialismo había acordado con el PRO un revalúo dominial con un tope del 19,5 por ciento, en función del rango de valuación de las propiedades que le permitía mejorar la recaudación. Pero faltó un voto para que arranque la sesión.

   La de ayer fue otra jornada de negociaciones eternas, plagada de operaciones, versiones y búsqueda desesperada de votos. En el medio, estrategias de alianzas políticas tan erráticas como contradictorias.

   Desde temprano, en la comisión de Presupuesto el oficialismo buscó sumar apoyos al revalúo enviado por el Ejecutivo. La mayoría del arco opositor reiteró su rechazo esgrimido en la semana. A cambio, ofreció una suba de la alícuota de la TGI cercana a la inflación.

   Al mediodía, en el despacho de Zamarini se juntaron 17 votos que acompañaban una suba del 19,5 por ciento de la tasa. La propuesta la acercaron el PPS, el PJ y la UCR. Pero la Intendencia lo vetó.
  A media tarde apareció el plan B: el Frente Progresista aceptó la alternativa que acercó el macrismo con un esquema similar al adoptado en la ciudad de Buenos Aires.

   La propuesta del PRO tomaba en cuenta el revalúo catastral diseñado por la Municipalidad pero le agregaba topes al aumento que tendrán que pagar los contribuyentes el año próximo, en función del rango de valuación de las propiedades.

   Así, mientras en el proyecto oficial el municipio proyectaba recaudar un 32 por ciento más en concepto de TGI el año próximo respecto al año en curso, la iniciativa del PRO le fijaba un techo del 19,5 por ciento.

   El mensaje remitido por la intendenta Mónica Fein estimaba recaudar unos 655 millones de pesos por el cobro de la tasa. Y la propuesta del macrismo bajaba esa estimación a 615 millones.
  Las alzas acordadas iban desde un 9 por ciento para las fincas menos costosas (170 mil pesos) hasta un 23 por ciento para las más caras (desde los 4,8 millones), en el primer trimestre del año próximo.
  El oficialismo se aseguraba además, vía revalúo, dejar sentadas las bases para ajustes casi automáticos de la tasa en 2015 y en el año 2016, que con el aumento de alícuota convencional quedaba vedado.

   A cambio debía aceptar la exigencia del PRO de congelar el incremento de la planta permanente de la Intendencia como forma de congelar parte del gasto público.

   Desde el PRO destacaban que eran la única fuerza “que hizo una propuesta que posibilitó zanjar las diferencias para que el presupuesto municipal se aprobara. De lo contrario pasaba para febrero del 2014”.

   Ese esquema obtuvo un desprolijo despacho de la comisión de Presupuesto al atardecer, con la sugestiva ausencia del macrismo en la comisión de trabajo. Faltaba llevarlo al recinto para convertirlo en ordenanza. Pero increíblemente el tema se trabó por el quórum.

   El interbloque del Frente aportaba siete concejales ya que el octavo, Aldo Poy se encuentra en Estados Unidos recreando la famosa “palomita” convertida a Newell’s mientras jugaba para Central. Y Unión PRO llevaba al recinto cinco ediles, ya que el justicialista Diego Giuliano se negaba a bajar.

   Faltaba un edil para sesionar. El PRO le trasladó al PS la responsabilidad de conseguir los ediles mínimos para sesionar. Sus operadores fueron en búsqueda de ese voto, tratando de tentar al veterinario Carlos Cossia y su bancada unipersonal. No lo lograron.

   El fracaso para conseguir quórum reflotó con crudeza la interna del oficialismo. “Al mediodía teníamos el presupuesto aprobado por unanimidad con un aumento de la tasa del 19,5 por ciento, pero la conducción del interbloque lo rechazó, volvió a recostarse en el PRO y ahora se cae todo”, dijeron desde el entorno de Zamarini.

   En el arranque del sábado, la sesión se cayó y los diferentes bloques acordaron en el recinto pasar a cuarto intermedio para el lunes, desde las 9.30.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS