Edición Impresa

Scioli se reunió con Insaurralde y evitaron hablar de postulaciones

"Recién a fin de este año habrá tiempo para hablar de candidaturas", señaló el ex intendente de Lomas. El encuentro se realizó cuando se agitan los rumores de un salto al Frente Renovador del diputado.  

Martes 05 de Agosto de 2014

El gobernador bonaerense, Daniel Scioli, recibió ayer en las oficinas porteñas del Banco Provincia al diputado del Frente para la Victoria, Martín Insaurralde, quien postergó una definición sobre su candidatura, en momentos en que se agitan rumores sobre su pase al Frente Renovador de Sergio Massa.

El encuentro se extendió por casi una hora en las oficinas porteñas del Banco Provincia y en el entorno del mandatario provincial se limitaron a señalar que se trató de "una muy buena reunión de trabajo y humana".

"Solo hablamos de gestión, es una de las tantas charlas que tuve con Daniel Scioli", señaló Insaurralde, por su parte, al retirarse del cónclave.

En declaraciones a la prensa, el diputado nacional, quien hoy es el mejor posicionado para competir por la gobernación provincial en 2015, señaló que "recién a fin de este año habrá tiempo para hablar de candidaturas".

"Es muy temprano para hablar de candidaturas. Hoy con el gobernador estamos abocados a resolver las problemáticas de las políticas públicas, él desde la provincia, yo desde la Cámara baja", subrayó el ex intendente de Lomas de Zamora.

Durante el encuentro, el gobernador y el diputado también coincidieron en respaldar la estrategia de la Casa Rosada en la disputa por la deuda con los fondos buitre.

Scioli e Insaurralde se mostraron juntos en momentos en que se mantienen los rumores sobre la posibilidad de que el legislador nacional se pase a las filas del massismo, luego de haber encabezado el año pasado la lista de candidatos del Frente para la Victoria, en una campaña apuntalada por el mandatario provincial.

El gobernador había señalado la semana pasada que quería reunirse con Insaurralde para hablar "con madurez".

Al ser consultado sobre un posible pase de Insaurralde al Frente Renovador, Scioli indicó que no se deja "llevar por chimentos, dimes, diretes".

No obstante, una vez concluido, los dirigentes buscaron bajarle el tono político al encuentro aunque Scioli transmitió satisfacción al definirla como "una muy buena reunión de trabajo y humana", según les dijo a sus allegados.

Días atrás, Insaurralde había cuestionado la política de salud de la provincia de Buenos Aires, situación que acrecentó los murmullos sobre su eventual cambio al Frente Renovador.

Lo cierto es que cada vez que arrecian los rumores del salto de Insaurralde a las filas del massismo, el diputado aparece en una foto junto a Scioli.

"Daniel lo convocó a Insaurralde para contenerlo y que siga dentro del espacio", sostuvo ayer al finalizar la reunión a este diario un hombre cercano al gobernador bonaerense.

Insaurralde —según las encuestas— mide cerca del 40 por ciento de intención de voto para la Gobernación bonaerense y eso lo pone como indispensable para Scioli en su intención de postularse a la Presidencia en 2015.

De la misma manera, Massa busca afanosamente convencerlo de que salte el cerco para sumarse el Frente Renovador y llevarlo él como candidato a gobernador y así traccionar votos para su postulación al sillón de Rivadavía.

Pero en este caso, el obstáculo es el diputado Darío Giustozzi (ex intendente de Almirante Brown), quien venía de las filas del kirchnerismo y saltó al massismo en la elección anterior y ya alertó que si Insaurralde pasa al Frente Renovar, él se va de ese espacio.

Lo cierto que es que tanto Insaurralde como Giustozzi aspiran a la Gobernación bonaerense y el ex intendente de Almirante Brown abandonó el kirchnerismo tentado por Massa, quien le prometió esa candidatura.

Algunos, incluso dentro del propio sciolismo, admiten que "la decisión de Insaurralde está tomada", de alejarse de kirchnerismo para sumarse a Massa, pero por el momento el ex intendente de Lomas de Zamora sigue reportando a Scioli.

Queda claro por ahora todos van "orejeando" las cartas y, cual jugadores de truco, pegan algún grito o "mienten" más puntos de los que realmente tienen, pero van a esperar hasta el año próximo para poner el juego sobre la mesa y someterse a los votos de la ciudadanía.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario