Edición Impresa

Satisfacción en barrio Las Flores con el debut de la Policía Comunitaria

Habilitaron una base en Moreno y Arrieta, frente a la plaza 17 de Agosto. Los vecinos aseguran que "ya se puede tomar mate en la vereda".

Martes 20 de Mayo de 2014

"!Uy, qué lindo que está. No parece una comisaría!". Las exclamaciones de sorpresa de los primeros vecinos en ingresar ayer al módulo de la Policía Comunitaria de Moreno y Arrieta reflejaron un cambio de estado de ánimo Las Flores Este. Un barrio que, junto a la presencia de Gendarmería y la puesta en marcha de los 40 agentes de la nueva fuerza de proximidad, pretende profundizar un presente en el que "se puede tomar mate, hacer los mandados y salir a la calle", según celebraron sus habitantes. No obstante, el debut de los agentes abocados a la prevención y contención de conflictos es todo un desafío para una zona signada por la violencia, los disparos "y los pibes que se murieron acá mismo", recordó a La Capital otra vecina.

Con voz de mando, y tras el acto oficial, las autoridades de la Policía Comunitaria ordenaron a los 40 nuevos uniformados recorrer a pie cada uno de los microbarrios que les corresponde.

De espaldas al casino City Center, el flamante módulo donde tendrá su base la fuerza le cambió la fisonomía a la plaza 17 de Agosto. La nueva Casa del Comunitario da justo a un solar con algunos juegos. En un costado asoma un altar con una imagen de la virgen, rodeada de rosarios. Un lugar emblemático de Las Flores Este, donde algunas mujeres recuerdan haber ido a rezar para que los pibes no sean alcanzados por las balas. Ayer, había un patrullero y cuatro motos para reforzar los patrullajes que Gendarmería realiza en la zona desde el 9 de abril pasado.

En un mediodía lluvioso y barroso, muchos vecinos quisieron conocer los nuevos uniformados de charreteras naranjas que empezaron a circulara por el barrio.

El agente recorrerá a pie sus dos manzanas asignadas y se presentará ante los vecinos con una tarjeta de identificación personal con todos los datos de contacto: foto, nombre y apellido, número de identificación policial, número de celular, correo electrónico y dirección de la Casa de la Policía Comunitaria.

"¿A éste número lo tengo que llamar?, ¿vos me decís que van a venir?", preguntó, sorprendida, una veinteañera. También le podrá mandar un correo electrónico y, si es víctima de un ilícito, podrá tomarle la denuncia en el propio domicilio del damnificado.

El comunitario actuará específicamente en el sector comprendido por Moreno y las avenidas Batlle y Ordóñez, San Martín y Circunvalación 25 de Mayo. Un perímetro que engloba a Las Flores Este, La Granada y 17 de Agosto.

Primer contacto. Con el corte de cintas, los vecinos ingresaron al módulo donde los comunitarios los invitarán a diagramar un plan de seguridad y los convocarán a trabajar en conjunto por la seguridad de la cuadra, a través de reuniones individuales o grupales.

En una larga mesa con muchas sillas se podrán sentar a resolver conflictos interpersonales, los que actualmente han empujado hacia arriba los homicidios en Rosario.

Tras los discursos de agradecimiento y finalizado el protocolo, las mujeres se animaron a opinar. "Me parece muy bueno, porque el barrio estaba muy difícil para vivir. Veremos qué pasa, hasta ahora podemos salir a la puerta, tomar mate y largar los chicos a la calle. Antes los teníamos encerrados", dijo a este diario María Eva Duarte, vecina de 17 de Agosto.

"Estaremos más seguros y cuidados. Habrá menos chicos en la calle, menos muertos. En la plaza había tiroteos y, por eso, es muy buena la apertura del módulo", agregó Mirta.

Por su parte, Hilda opinó: "Ahora hago mandados con tranquilidad, Si hasta los propios chicos que vimos criarse acá andaban a los tiros sin respetar a nadie. Ojalá los mantengan (a los policías comunitarios) y no se vayan. Y que los gendarmes sigan".

En ese sentido, el ministro de Seguridad provincial, Raúl Lamberto, resaltó la existencia de "más personal operativo en la calle, en forma coordinada con las fuerzas federales".

"Ahora se puede salir, porque antes ibas a la esquina y ya te robaban. Para hacer un mandado tenía que acompañarte media familia. Te afanaban por una campera sin valor. Andaban todos a los tiros", coincidió un grupo de veinteañeras, con su bebés en brazos.

Ganar espacios

El ministro de Seguridad provincial, Raúl Lamberto, encabezó ayer la puesta en funciones de la Policía Comunitaria en Las Flores Este. “Queremos mirar al futuro y creemos que se deben ganar las plazas, las calles y las veredas. Es el gran desafío: que cada barrio que no ha vivido bien y tenía dificultades, lo empiece a hacer y gane en ciudadanía”, enfatizó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario