Edición Impresa

Santiago García, un mellizo con estilo alemán

Su paso por Central fue efímero. No obstante, dejó una grata impresión en Arroyito. Luego de haber defendido las casacas de Palermo y Novara, el lateral izquierdo hizo base en Alemania.

Domingo 10 de Noviembre de 2013

Su paso por Central fue efímero. No obstante, dejó una grata impresión en Arroyito. Luego de haber defendido las casacas de Palermo y Novara, Santiago García hizo base en Alemania. "Llegué hace poquito. Estoy a préstamo en Werder Bremen, pero sinceramente me siento muy cómodo en este país", deslizó desde el otro lado del teléfono el Mellizo a Ovación. "Sé que recién empiezo, aunque me gusta mucho el fútbol que se juega", acotó el lateral izquierdo de manera espontánea. "Por suerte me adapté muy rápido. Sinceramente espero quedarme mucho tiempo acá", añadió el zurdo futbolista.

—Definí el fútbol alemán.

—Está muy bueno. La verdad es que me gusta mucho. Es muy rápido. Se juega mucho el uno contra uno. No le dan tanta bola al tema defensivo como en Italia. Acá van todos al frente y en todas las canchas. Es como que ninguno de los equipos especula por más que esté último o en la mitad de tabla.

—¿Se le complica al extranjero insertarse rápido?

—Más o menos. Por suerte me adapté rápido, a pesar de que llegué sobre el inicio del torneo. Tuve la fortuna que me pusieron, me sentí bien y el equipo iba en alza. Eso me ayudó. Pero no es fácil.

—¿Cómo hacés con el idioma?

—La llevo bastante bien, ja. Por ahí tiran palabras en inglés y eso me ayuda. La voy piloteando, aunque estoy tomando clases particulares para comprender a mis compañeros, técnico o desenvolverme medianamente bien afuera del fútbol. Aunque hay palabras que no las descifro por nada del mundo. En Italia entendía más de entrada.

—¿El club te obliga a que lo aprendas como lo hace Bayern Munich?

—Te lo sugieren y ponen un profesor a disposición. Pero no es una obligación. Pasa que lo acepté porque es una manera de aprender y crecer en este país. Así que vamos a las clases con mi novia y eso ayuda un poco más porque luego practicamos en casa.

—¿Cómo es una concentración?

—Cuando jugamos de local, cenamos tipo 18.30 y luego nos liberan hasta el otro día a las 9.30. Y si jugamos de visitante, ahí sí concentramos y cenamos a las 19.30.

—¿Qué hacen después?

—Y... Tomamos mates con Di Santo o un chico italiano. Aunque en la sala de masajistas dejan frutas porque saben que hay varios que comen más (risas).

—¿Toman cervezas en las concentraciones?

—No, aunque sí lo hacen después de los partidos. Es más, la mayoría viene tomando cuando regresamos a Bremen porque hay heladera en el micro. Para ellos es normal eso.

—¿Cómo es el club? ¿Los hinchas son pasionales como los de Schalke 04 o Dortmund?

—La institución es magnífica. De primer nivel realmente. Tenés todo lo que necesitás al alcance de tu mano. En relación a los hinchas, sinceramente en todo Alemania, son por demás de pasionales. Sea la primera o segunda división, se juega a estadios llenos.

—¿Para qué están ustedes en el torneo teniendo en cuenta de que la liga es dominada por Dortmund y Bayern Munich?

—Para sumar y tratar de clasificar a alguna Copa. Tenemos un buen equipo, con un entrenador nuevo. Es un plantel más o menos joven. Pero es verdad, esos dos equipos son monstruos. No se puede competir porque tienen un nivel terrible. Luego de ellos estamos todos los demás que buscamos estar lo más arriba posible en el torneo.

—¿Ya te adaptaste a Alemania o aún te cuesta?

—No, por suerte encajé rápido. Si bien son ofensivos en todo el partido, el hecho de haber jugado en Italia me sirvió para corregir el aspecto defensivo. Y está bueno porque noto el cambio que hice.

—Bremen ya jugó con Borussia. ¿Es más fuerte de lo que muchos imaginan?

—Sí, es una máquina. Tiene otra velocidad. Es impresionante.

—¿Y Bayern?

—Aún no jugamos, pero ese también es un equipo fuera de serie. Jugamos a principio de diciembre contra ellos. Es más, la ciudad ya se está preparando para recibirlo.

—¿Tan importante es para la ciudad ese partido?

—Sí, porque es un grande de acá y además es el campeón de Europa. Mirá cómo será que ya se están vendiendo las entradas. Y a nosotros (los jugadores) nos pidieron que avisemos con tiempo cuántas entradas (de protocolo) íbamos a necesitar.

—Ahí vas a enfrentar a Ribery, Gotze, Robben y Mandzukic, entre otros, y además vas a tener que frenarlos. ¿Te pusiste a pensar cómo vas a hacer?

—La tendré difícil, eh. Bueno, le tendré que aplicar alguna patada en la rodilla porque sino será muy duro para pararlos (se ríe). Hasta ahora vienen siendo una máquina en cada fecha. Realmente son unos animales.

—¿Pensás quedarte, volver a Italia o pasar a otra liga?

—No, quiero quedarme mucho tiempo acá. Me gusta mucho la ciudad y espero estar mucho años. Pero en el fútbol nunca está dicha la última palabra. Una cosa es el deseo y otra es la realidad. Por eso, en estos momentos sólo pienso en jugar y en disfrutar de este buen presente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS