Edición Impresa

Santiago del Moro: "Hago este tipo de programas pero la verdad soy cero chusma"

El conductor televisivo, Santiago Del Moro arranca esta noche su nuevo ciclo diario "Intratables", que irá de lunes a viernes, desde las 22, por América. Será un resumen de los temas del día.

Lunes 07 de Enero de 2013

"El 90 por ciento de lo que se ve en las revistas y en la tele es todo armado", confiesa Santiago Del Moro. El conductor de "Terapia despareja" en Pop Radio y de "Infama" por América, hoy estrena programao. Se trata de "Intratables", que irá de lunes a viernes, a las 22, por la pantalla de América.

Será un resumen de los temas del día, con informes especiales, debates en piso y la opinión de un panel de especialistas conformado por Angel de Brito, Silvia Fernandez Barrios, Paulo Vilouta, Franco Torchia, Diego Brancatelli, Valeria Gastaldi y Clara Douradinnha.

Del Moro es un chico de pueblo que la remó para llegar hoy a conducir un programa en el prime time de la tele. Su estilo histriónico, enérgico y contundente lo llevó incluso a estar al frente de "Soñando por bailar" el año pasado.

En entrevista exclusiva con Esencario, habló de la tele desde adentro y de sus inicios en Much Music, cuando fue una especie de contracultura de lo que sucedía a principios del 2000. "Satirizaba los ídolos internacionales de la adolescencia", cuenta al respecto y confesó que cobraba "en patacones" hasta su brillante futuro logrado paso a paso. Un chico del campo que llegó a la ciudad para ser el número uno.

—¿Cómo va a ser "Intratables" en el prime time?

—Estoy súper feliz. Es una oportunidad única. "Intratables" salió de un día para el otro, me llamó Liliana Parodi, que es la directora de programación del canal, y cuando me habló del proyecto me encantó porque desde siempre me gustan los programas de archivo y es muy bueno el horario. Así que cerraba todo para hacer este programa. Hago radio de 6 a 9, a la tarde "Infama" de 17 a 19 y a partir de ahora "Intratables" a las 22. Es una vorágine que espero disfrutar. Igual laburar me recarga la energía, así que está todo bien, no me quejo, soy un agradecido.

—Sos una persona muy decidida, no te sentaste a esperar que te llamen. ¿vos mismo llevaste tu proyecto a Much Music?

—Es muy difícil entrar en la tele. Yo miraba mucho Much y me encantaba. Un día dije voy a presentarme pero con una idea, no puedo ir a "buscar trabajo", quería aportar algo, un plus. Al poco tiempo quedé. Y hacía las notas que quizás otros no querían hacer y que después a lo mejor ni salían, pero yo lo hacía. Estaba fascinado.

—Tus inicios fueron en el "Countdown" de Much Music, imposible olvidar los bailes de Ivanka Cañete y Jesicam, cuando competías con Ale Lacroix en MTV. ¿Cómo recordás esa época?

—Tengo los mejores recuerdos. El paso por Much Music fue como hacer el secundario de la televisión. Hacía cuatro horas de tele en vivo casi todos los días. Por eso aprendí haciendo tele, no es que aprendí mirando. Aprendí a tirar para adelante, a remar un programa. Siempre me tomé ésto como un trabajo y la manera de ganarme la vida. No sé si me veía a donde estoy ahora porque nunca fui de proyectar a futuro.

—¿Te imaginabas que tu carrera iba a ir para el lado de la farándula?

—¡No! Incluso cuando empecé a hacer entrevistas con los músicos más importantes dije: "Tengo que salir de acá sino me voy a morir". Porque soy de la última camada de "vjs". Cuando empecé, Ale Lacroix ya era un groso, de los 90 venían Ruth Infarinato y Jimena Cirulnik en Much. Me dí cuenta que si seguía presentando videos y haciendo notas con músicos, no tenía futuro. Y yo quería ser un conductor de tele, no presentar videos. Lo de Ivanka y Jesicam haciendo una sátira de Britney Spears y Madonna pasa cuando estallan los reality shows, paralelamente cuando estalló el pais, a fines de 2001. Nos dimos cuenta que Argentina estaba destrozada, había cola en las embajadas para irse del pais, ganábamos en patacones. Era un poco la contracultura de los reality del exterior, que los veíamos tan lejos porque Argentina había quedado afuera del mundo. En ese contexto nace este programa y hacíamos sátiras de lo que pasaba afuera, como buscar la Britney argentina, satirizar los íconos internacionales de la adolescencia.

—¿Cómo ves la tele actual donde no hay un presupuesto como en los 90 y es necesario remarla?

—No conocí la época de la televisión de las grandes producciones. Yo soy de la televisión del remo. Empecé cobrando en patacones y los viáticos. Tengo un entrenamiento que no tienen los que tuvieron todo más fácil. Hacer un programa desde la falta de recursos es todo un laburo.

—En ese sentido fuiste un innovador al descubrir a Noelia Pompa, a quien le diste un lugar en la tele y hoy es la bicampeona de "Bailando por un sueño".

—Tengo como un sexto sentido para darme cuenta quién puede llegar a ser mediático. En Noelia vi lo que vio mucha gente. Pero después ella hizo una peregrinación a base de su talento con una fuerza envidiable. Todos deberíamos aprender de ella sus ganas de salir de abajo para concretar sus sueños. En ese sentido es un poco también mi historia porque vengo de un pueblo muy chico y soñé con estar en los medios. Y las cosas con trabajo y objetivos claros, se dan. Ella llegó porque tiene luz propia.

—Se dice que todos los escándalos en TV están preparados, ¿Es cierto?

—Vamos a decir la verdad: la mitad de los famosos que salen en las revistas y programas es porque armó todo para que la prensa se entere. El 90 por ciento es todo armado, pautado. Algunas cosas me dan cierto pudor porque no puedo creer lo que dicen para generar un minuto de cámara.

—¿Te afecta tanta frivolidad?

—No me interesa lo que haga nadie. Me parece genial la gente que se quiere mostrar. Hago este tipo de programas pero la verdad soy cero chusma. ¿Entendés? Es una contradicción.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS