Edición Impresa

"Santa Fe tiene una reconocida tradición emprendedora"

El ejecutivo, Lisandro Bril, destacó el avance en la región de iniciativas ligadas a la tecnología de la información y a la biotecnología.

Domingo 13 de Enero de 2013

"La Argentina sólo invierte el 0,6 por ciento del PBI en el desarrollo de emprendimientos", dijo taxativo Lisandro Bril, fundador y socio gerente del fondo de capital de riesgo AX Ventures, y señaló como crucial contar en el esquema fundacional de una empresa con un "buen comercial" para convertir la idea en un potencial negocio atractivo para el inversor.

El ejecutivo, quien además fue fundador y director general de Holdinvest —compañía administradora dedicada al asesoramiento para inversionistas y empresarios de Argentina en materia de capital emprendedor— y se desempeñó como subsecretario de Comercio Exterior de la Nación entre 1985 y 1988, participó en Rosario de las II Jornadas Regionales de Ciencia y Tecnología. En el marco de un espacio de debate sobre la investigación productiva como política de Estado —tal el lema del encuentro— recordó que los capitales ángeles son aquellos que vienen a ayudar económicamente a una empresa en su fase de desarrollo. Sin embargo, para que se sientan atraídos jugan un papel trascendental tanto los proyectos como el contexto macroeconómico de un país.

"Argentina necesita contar con políticas públicas activas para el desarrollo emprendedor, claros catalizadores del desarrollo económico. El país cuenta con el talento y el entrepreneur, y es importante comprender que los fondos de capital emprendedor invierten en emprendimientos de alto potencial de crecimiento, permitiéndoles a los emprendedores capturar todo el potencial de sus proyectos a nivel local, regional y global", indicó Bril.

En su experiencia como inversor, contó como un caso de éxito el que años atrás apadrinó en Rosario. Se trataba entonces de un grupo de jóvenes que ahora se conocen corporativamente como Neoris, una empresa de software que emplea a más de 400 personas. "Invertimos en emprendimientos que tienen un alto potencial de crecimiento y que son de base tecnológica", dijo.

También detalló que "actualmente están invirtiendo 600 mil dólares en una compañía de biotecnología que está alojada en el Instituto de Biología Molecular de Rosario (IBR) que se llama Keclon". La empresa se dedica a desarrollar enzimas que mejoran la productividad en la producción mundial de biocombustibles. "Hay un primer desarrollo de una enzima que permite purificar el biodiesel de soja, debido a que el mismo tiene una impureza que bloquea los motores en Europa cuando baja la temperatura, y ya hemos avanzamos muchísimo en ese desarrollo. Estamos a punto de evaluar el proyecto para la construcción de la planta piloto", especificó.

Consultado sobre el emprendedorismo en la provincia, Bril aseguró que Santa Fe tiene tres núcleos fuertes en emprendedorismo y vocación de construir proyectos innovadores de alto potencial de crecimiento. "En la ciudad de Santa Fe estamos presidiendo un grupo con 6 proyectos que fueron seleccionados por el Foro de Capital para la Innovación. Es interesante porque la naturaleza de los mismos está muy vinculada con el Parque Tecnológico Litoral Centro y tienen su propia personalidad, basados en ciencia dura en general", explicó.

Rosario, "sin dudas es la ciudad que lidera en términos de desarrollo emprendedor", dijo Bril y señaló que "hay un Polo Tecnológico existente y con experiencia. Hay una base clara de ayuda al emprendedor, no sólo por parte del empresariado, sino también al emprendedorismo social y aceleradoras de proyectos".

También citó el caso de Rafaela "como un punto interesante". Al respecto indicó que "se acercaron compañías de videojuegos, porque en allí hay un potencial en la industria «gamer»", indicó.

"Creo que Santa Fe tiene una tradición emprendedora histórica, que tendrá que ver con la genética de la pampa gringa y con eso de que la gente trabaja para crear más trabajo y producir sobre la base de su esfuerzo creativo e innovador, que ahora, traducido al siglo XXI y a la sociedad del conocimiento, tiene en biotecnología y tecnologías de la información una perspectiva muy atractiva", indicó el empresario.

—¿Existe financiación para todos los emprendimientos?

—En los casos de biotecnología y tecnologías de la información, creo que los emprendedores dicen que no hay suficiente capital y los accionistas dicen que no hay suficientes proyectos. Y realmente lo que falta es hacer un click en el sentido de que se puedan transformar los proyectos en una compañía que esté lista para recibir inversión.

—¿Cuándo un proyecto es invertible para los accionistas?

—Para que un proyecto sea invertible no alcanza con una buena idea, hay que tener un equipo de gente que además de ser el que innova en el producto, tenga en su constitución fundacional un buen comercial, alguien que tenga en la cabeza y espíritu la vocación de vender eso que están desarrollando. Creo que en la Argentina, y por ende en Santa Fe también, estamos atrasados en que los proyectos integren tanto la innovación tecnológica como la parte comercial y financiera en el equipo fundador. Cuando esta combinación existe, rápidamente los proyectos se convierten en atractivos para un inversor. El país no es llamativo para los inversores de capitales ángeles, pero estas cuestiones no tienen que ver ni con los emprendedores ni con los inversores, sino con cuestiones que hacen a la constitución del país. Hoy, competitivamente países como Brasil, Colombia, Perú y México, claramente se están llevando la ventaja en términos de políticas públicas para crear un ambiente emprendedor sustentable y mejor aún les va a países como Chile, que tienen la política activa de importación de emprendedores argentinos a través de programas que han implementado. Argentina adolece de marcos institucionales adecuados de desarrollo emprendedor confiable a largo plazo. Si esto no se logra, será muy caro para el país, porque se perderán emprendedores, que son la ventaja competitiva de las naciones hoy en día. En la sociedad del conocimiento la clave está en tener innovación con emprendedores que crean empresas de calidad, que hacen de éste un país con proyecciones en el mundo, creando trabajo calificado. Actualmente Argentina sólo invierte el 0,6 por ciento del PBI, mientras que Brasil el 10 en desarrollos de emprendimientos.

—¿Cuáles son los parámetros de inversión?

—Los capitales ángeles en Argentina financian, en la primer etapa entre 20 y 60 mil dólares. Hay muchas aceleradoras que a cambio del 5 ó 10 por ciento de la compañía puede financiar esa cantidad de dinero. Después, en la etapa conocida como semilla, la inversión se acerca a los 200 mil dólares; y por último los proyectos que ya están en expansión pueden conseguir montos que van desde los 500 mil a los 3 millones de dólares. Nosotros financiamos proyectos que se encuentren entre la fase semilla y expansión, y manejamos esas cifras en cuanto a inversión de ventures capital (capital de riesgo).

—¿Por qué invirtió en Keclon?

—Justamente porque representa un nuevo modelo de emprendimientos globales. Cuentan con una plataforma que permite generar rápidamente enzimas nuevas y mejoradas que pueden reducir significativamente costos de producción utilizando herramientas de ingeniería genética, biología sintética y técnicas de evolución dirigida. Estas enzimas ayudarán a proveer aceites y biodiesel de alta calidad mediante la eliminación de sus principales impurezas, lo que será un impacto en la economía competitiva y sustentable. Además, actualmente Keclon está enfocada en el desarrollo de enzimas diseñadas para eliminar las impurezas mayoritarias presentes en aceites y biodiesel de origen vegetal, principalmente los estériles glucósidos y monoacilglicéridos saturados en una región como la nuestra, que concentra el 10 por ciento de la producción mundial de biodiesel.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS