Edición Impresa

Santa Fe siente el enfriamiento económico de Brasil

Teniendo en cuenta este contexto internacional, los sectores productivos santafesinos sintieron una contracción de su actividad durante los seis primeros meses del año.  

Domingo 20 de Julio de 2014

Las economías emergentes se encuentran atravesando un proceso de ralentización de sus economías. Argentina no es ajena a esta tendencia y más aún teniendo en cuenta que Brasil —su socio estratégico— se encuentra en un período de recesión en su mercado interno impulsado por una baja en las expectativas de los consumidores, el mantenimiento de altas tasas de interés, una suba en la inflación, y una baja tasa de crecimiento, detalló Julieta Zelicovich, doctora en relaciones internacionales.

Teniendo en cuenta este contexto internacional, los sectores productivos santafesinos sintieron una contracción de su actividad durante los seis primeros meses del año.

“Si bien hay perspectivas de mejoras para el segundo semestre en el país vecino, difícilmente se logre compensar la contracción de los primeros meses del año”, planteó la profesora de Economía Internacional en la Universidad Nacional de Rosario (UNR).

No obstante, destacó que “para la mayoría de las industrias santafesinas existen oportunidades de inserción en otros mercados de América latina”.

La especialista y consultora en JGZ Internacionales indicó que “si bien lo peor de los efectos de la crisis financiera internacional ha sido superado, tanto el PBI como el comercio internacional crecen con valores inferiores a su promedio histórico; afectándose en ello a los países emergentes”.

—La lenta recuperación de la economía mundial llegó a las economías emergentes, ¿qué previsiones se pueden esperar para la segunda mitad de 2014?

—Las economías emergentes se encuentran atravesando un proceso de ralentización de sus economías. Las razones son múltiples: la tendencia a la baja en el precio de los commodities, las incertidumbres generadas por los ajustes de políticas del FED y de la banca Europea, y la depreciación de algunas monedas, sumadas a las bajas expectativas de consumo de los mercados nacionales son algunas de las principales. La continuidad de las tendencias en estos indicadores lleva a considerar que en el segundo semestre del año 2014 las economías emergentes mantendrán la evolución observada hasta ahora, en definitiva: un crecimiento más lento que años anteriores, pero crecimiento al fin de cuentas.

—A nivel regional la contracción de la economía brasileña está impactando en el mercado argentino, ¿cuáles son las perspectivas para los diferentes sectores económicos santafesinos en lo que resta del año?

—La industria santafesina tiene una estrecha vinculación con las economías emergentes. En particular el menor crecimiento de Brasil y la contracción de sus importaciones ponen a la industria santafesina en alerta. Brasil es el principal destino de las exportaciones de la provincia, seguido por la India. En lo que va del año carnes y lácteos han tenido una reducción en sus ventas al vecino país, al igual que textiles, cauchos, y fundamentalmente el sector automotriz. Brasil se encuentra atravesando un periíodo de recesión en su mercado interno impulsado por una baja en las expectativas de los consumidores, el mantenimiento de altas tasas de interés, una suba en la inflación, y una baja tasa de crecimiento. Si bien hay perspectivas de mejoras para el segundo semestre en el país vecino, difícilmente se logre compensar la contracción de los primeros meses del año. Para la mayoría de estas industrias santafesinas, no obstante, existen oportunidades de inserción en otros mercados de América latina.

—La industria automotriz es uno de los sectores más afectados, tras el nuevo marco que se acordó con el gobierno brasilero ¿habrá un nuevo escenario para este año?

—El acuerdo firmado con Brasil a comienzos de junio consistió en una prórroga con un pequeño ajuste en los mecanismos de compensación (flex) del Acuerdo de Política Automotriz del Mercosur, el cual ya tiene más de una década de historia. Esta prórroga tiene como efecto aportar mayor certidumbre a las grandes terminales, especialmente de cara a las inversiones. No obstante, no contiene instrumentos para paliar las causas de la crisis actual de ambas economías, las cuales no se deben de manera directa a desequilibrios de balanza comercial externa, sino a factores domésticos. Los elementos que sí resultan importantes son los compromisos políticos asumidos entre ambas presidencias, así como entre estas y algunos de los sectores privados que acompañaron las negociaciones, para poder de esta manera generar mas y mejores mecanismos de incentivo al consumo. Un ejemplo en ese sentido es en Brasil el plan innovar-auto; y en Argentina el recientemente lanzado Procreauto.

—¿Cómo juega el peso del sector exportador de granos de la provincia?

—El sector exportador de granos tiene un peso central para la economía santafesina. Es el segundo producto más exportado por la provincia, luego de las grasas y aceites, representando casi un 10% del total. Si bien ha existido una tendencia a la baja de los precios de algunos de los productos agrícolas, la situación en términos de mercados externos es más favorable para estas exportaciones que para la industria.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS