Edición Impresa

Santa Fe: se entregó el alumno acusado de matar a un compañero

La víctima recibió un cuchillazo a la altura del abdomen y murió mientras era trasladado al hospital José María Cullen. Ambos pelearon a la salida de una escuela nocturna y Joel Zotto (16) terminó muerto.  

Martes 20 de Mayo de 2014

Tras permanecer prófugo durante tres días, se entregó el adolescente de 17 años imputado por matar, el pasado jueves 15, a su compañero de escuela Joel Zotto (16) a la salida de la escuela noctura a la que ambos asistían. Acompañado por su madre y el abogado penalista Héctor Tallarico, el acusado de apuñalar mortalmente a la víctima se presentó pasadas las 9 de la mañana de ayer ante el Juzgado de Menores de la Primera Nominación, a cargo de Susana Giordano de Bilich.

Luego de comprobar la identidad del joven, cuyas iniciales son D. W. F., la jueza le hizo conocer los derechos que le asisten por su condición de menor adulto y punible y ordenó una constatación médica sobre su estado de salud, tras lo cual quedó alojado preventivamente en una dependencia policial juvenil hasta que hoy preste declaración indagatoria ante la magistrada.

El detenido y la víctima asistían a la escuela nocturna Hipólito Irigoyen, que funciona en el mismo edificio de la primaria Luis María Drago, en General Paz al 5300 de la capital santafesina. Serían varias personas las que aquel jueves, alrededor de las 19.30, participaron de una reyerta a la salida del establecimiento. En este marco, Zotto recibió una puñalada efectuada con una cuchilla en el abdomen y es precisamente D.W.F. el señalado como autor de la mortal lesión. El adolescente herido dejó de existir minutos más tarde cuando era trasladado hacia el hospital José María Cullen, mientras que el agresor se dio a la fuga.

Sobre la vereda quedaron armas blancas de gran porte y las manchas de sangre que dan cuenta del brutal enfrentamiento.

"Por una nena". Si bien en un principio se especuló que la reyerta se produjo a raíz de una rivalidad entre barrios —tanto el agresor como su víctima tienen domicilio en la zona norte de Santa Fe—, Claudia, la madre de Zotto, dijo en declaraciones radiales que la gresca fue "por una nena de la escuela".

"Yo no le deseo el mal al compañero que lo mató a Joel por discutir por una nena de la escuela, pero espero que se haga justicia y que pague lo que tiene que pagar", sostuvo la mujer.

Por otra parte, se quejó porque se enteró "trece horas después del crimen de mi hijo. Nadie de la escuela me llamó, ni tampoco la policía aún sabiendo que él tenía el celular y los datos de casa en su cuaderno". Según trascendió, el menor asesinado al parecer no vivía en forma permanente con ninguno de sus padres.

Claudia comentó también en el reportaje concedido a una emisora capitalina que Joel "adoraba ir a la escuela y tenía muy buenas referencias de sus maestros y compañeros". También contó que "antes de irse a la escuela, mi hijo se despidió y me dijo que se iba a quedar en la casa de un amigo a dormir, algo que hacía con frecuencia, por eso no dudé".

"No era ningún santo". La madre de Zotto reconoció que su hijo "no era ningún santo y es verdad que tenía otras causas, pero él nunca mató a nadie".

Es que Joel habría tenido antecedentes delictivos. Incluso, se dice que fue uno de los protagonistas del robo el mes pasado a un hogar de puertas abiertas, que tuvo repercusión porque los ladrones fueron descubiertos por la policía dentro de un freezer de la institución que eligieron como escondite. "A ese dato me lo dijo una vecina y lo leí después en el Diario UNO, pero yo no lo puedo confirmar", dijo la mujer, y especuló: "Si hubiera estado preso, no habría muerto".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario