Edición Impresa

Salvan cuatro vidas con los órganos de un donante

Un equipo de médicos rosarinos realizó hace una semana en un sanatorio local dos trasplantes simultáneos a pacientes con patologías graves. Uno recibió el corazón y un riñón, y el otro el...

Jueves 21 de Noviembre de 2013

Un equipo de médicos rosarinos realizó hace una semana en un sanatorio local dos trasplantes simultáneos a pacientes con patologías graves. Uno recibió el corazón y un riñón, y el otro el páncreas y un riñón. Ambos evolucionan muy bien y uno de ellos podría recibir el alta entre hoy y mañana. Dos porciones del hígado del mismo donante fueron trasplantados a dos pacientes más, uno en la Capital Federal y otro en Florencio Varela, provincia de Buenos Aires.

Del operativo de ablación y trasplante participaron más de 100 personas. El donante fue un joven de 28 años que murió en el hospital Cullen de Santa Fe luego de recibir un disparo. Los trasplantados en Rosario son una mujer de Alcorta de 62 años y un hombre de Rufino de 30. En el hospital Garraghan el trasplantado fue un niño, y en el hospital El Cruce de Florencio Varela un hombre adulto. Todo ocurrió el 14 de noviembre.

"Hace una semana estaba entregado, ahora estoy bien", dijo a La Capital Mariano Sánchez en la habitación del Sanatorio Parque en la que se recupera del doble trasplante de páncreas y riñón. Sánchez recibía insulina desde los 10 años y se sometía a hemodiálisis desde hace tres. Los médicos que lo trasplantaron dicen que su evolución es excelente y él lo ratifica: "Mi vida ya cambió. Hace una semana que no me aplico ni me dializo y ahora hasta quizás pueda comer algo dulce de vez en cuando", contó, lacónico pero feliz.

Desde ayer Sánchez se alimenta por sus propios medios. Ve televisión y bromea con la calidad de la comida, pero no pregunta cuándo podrá irse a su casa. La nefróloga María Vazquez se lo dijo con los cronistas de este diario como testigos. "Si todo sigue bien, en pocos días te podrás ir". El sonrió y levantó los dos pulgares en señal de aprobación ante la mirada silenciosa pero atenta de su madre.

La paciente que recibió corazón y riñón estaba en situación crítica. Padecía una miocardiopatía dilatada con insuficiencia renal y diabates, pero hacía poco que estaba en lista de espera. Ayer se recuperaba en una sala de la unidad coronaria del nosocomio, luego de estar algunos días en terapia intensiva. "Su evolución es inesperada por el estado en el que estaba, estamos muy satisfechos", dijo el cardiocirujano José Luis Sgrosso.

La ablación se hizo en Santa Fe con la participación de varios de los médicos que luego también hicieron los trasplantes simultáneos en Rosario. Este tipo de operativos ya es habitual en el Sanatorio Parque, donde ayer se hizo otro trasplante de corazón. El nosocomio también trabaja activamente en la procuración de órganos para trasplantar, dijeron a este diario voceros del Cudaio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS