Edición Impresa

Russo piensa y rompe esquemas en Central para lograr el mejor funcionamiento

En entrenador canalla ratificó en La Plata que cuando una idea como el doble 5 no funciona busca cambiar para lograr más protagonismo para que Central encuentre el rumbo.

Martes 26 de Agosto de 2014

El fútbol moderno pone periódicamente a prueba a los entrenadores de manera sistemática. Deben realizar a diario una exploración en las actividades de sus profesionales en busca de la aplicación del sistema táctico. Y Miguel Russo viene demostrando que se las ingenia para reinventarse cuando el proyecto que tiene en mente no es ejecutado como quiere o directamente sus actores no están en sintonía deportiva. Lo demostró el último sábado en La Plata que no morirá con el doble cinco, que tampoco es su marca registrada pese a que lo viene utilizando desde hace mucho tiempo. Porque plantó un Central ofensivo como pocas veces mostró. Quizá obligado por la paliza que le pegó River en su momento. O porque consideró que la mayoría de los volantes que habían besado la lona en Núñez tocaron fondo. O simplemente porque ahora cuenta con mayores jugadores de vocación en ataque. Claro, la apuesta le salió redonda desde lo numéricoporque Central ganó en La Plata. Pero también continúa siendo notorio que el equilibrio en el mediocampo todavía es una asignatura pendiente.

En lo que va del año, los auriazules disputaron 23 encuentros. En la mayoría se presentaron con doble cinco. Lo llamativo es que Russo no lo hizo en tres oportunidades puntuales. En el empate ante a Racing en el torneo pasado. En ese entonces venían muy torcidos, ya que habían igualado de local contra Estudiantes y Olimpo, y de ser goleados por Vélez (4 a 1). Frente a Juventud Unida de San Luis por Copa Argentina (ver aparte) antes de incursionar en el actual torneo y en el mismo tiempo que buscaban refuerzos. Y la fecha pasada ante el Lobo luego del papelón en Núñez (ver aparte).

Eso marca que Russo no se ata a un esquema o determinados nombres cuando las papas queman de verdad. Piensa ante todo en el bienestar del equipo como indica todo manual de estilo futbolero. Lo cierto es que también mostró en el Bosque un esquema pensando netamente en ser nocivo para el rival, al menos desde la teoría debido a que sólo apostó por un volante de contención como Musto. El ex Olimpo estuvo flanqueado por Acuña, Becker y Barrientos, quienes no tienen en su ADN la marca.

A juzgar por el resultado, el DT aprobó. O encontró lo que necesitaba o buscaba: varios jugadores de buen pie que además interpretan a la perfección la consigna táctica. Por eso no sería extraño que mañana se vean los mismos apellidos en el Gigante ante Godoy Cruz, independientemente de que vendrá la rotación de nombres por la seguidilla de partidos que asoman.

No obstante, la línea media en sí exhibe altibajos considerables. Tarda en acomodarse. Sigue descompensada por más que algunos de sus integrantes terminan destacándose. Desde ese punto de vista, el entrenador no le encontró la vuelta pese a que mete mano día a día para hallar el equilibrio que necesita todo conjunto que desea ser protagonista.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario