Edición Impresa

Russo aprovechó la postergación de la fecha para seguir ensayando variantes

El DT canalla, Miguel Russo, ordenó fútbol en Arroyo Seco y comenzó a trabajar variantes a futuro en el mediocampo canalla. Musto y Barrientos ingresaron en la parte final del ensayo.

Sábado 02 de Agosto de 2014

Rosario Central aprovechó el desplazamiento de la fecha para realizar un ensayo de fútbol en Arroyo Seco y allí evidenció que Miguel Angel Russo tiene en mente algunas variantes en el mediocampo que se pueden llegar a implementar a medida que el equipo comience a andar el torneo de primera división.

   Ayer, el cuerpo técnico canalla arrancó el entrenamiento con la formación que utilizó durante toda la pretemporada de invierno, con la inclusión de Lucas Acevedo en la zaga, en lugar de Tomás Berra, quien no puede actuar en la primera fecha por acumulación de tarjetas.

   El resto no exhibió retoques de consideración. El Loncho Ferrari ocupó la banda derecha de la defensa, Donatti acompañó en la cueva al pibe Acevedo, que tendrá su presentación oficial como titular en la primera auriazul (fue cuatro veces al banco de relevos pero nunca entró), y por izquierda transitó Delgado.

   En el medio es donde se centró especialmente la atención del entrenador. Es que esa línea inició las tareas con Medina por derecha, Nery Domínguez y Encina en el centro de la cancha, y Jonás Aguirre por el otro costado. Hasta ahí, todo normal. Pero en el segundo tiempo de la práctica, Russo ordenó algunos cambios que denotan intenciones a futuro que está manejando en su ideario futbolístico. Allí mandó al ruedo a Damián Musto y Fernando Barrientos, dos de los refuerzos canallas para este semestre.

   El ex Olimpo ingresó por Nery, mientras que el ex Lanús hizo lo propio por el Chucky Medina. El Sapito Encina se mantuvo en el once principal.

   Adelante, el entrenador apostó inicialmente por el petiso Niell y el Loco Abreu como dupla de ataque. Luego le dio lugar a Cachete Acuña, quien entró por el pibe Aguirre y esa modificación llevó a conformar prácticamente un 4-3-3, un dibujo que el DT supo utilizar en algún momento de su último ciclo en Central.

   En líneas generales, el partido de los titulares fue bueno y todos se retiraron conformes del campo de juego.

   Con lo mostrado ayer, queda claro que el funcionamiento del mediocampo es la principal preocupación de Russo y sus colaboradores pensando en darle más bríos, vuelo y caudal de juego al conjunto auriazul.

   Desde que comenzaron los trabajos preparatorios de la pretemporada, Russo admitió desde su discurso que el foco de interés estaba centrado en ese lugar de la cancha. Consciente de esto, reclamó por refuerzos que recién llegaron en los últimos días de un receso muy largo.

   A pesar de eso, tanto Musto como Barrientos evidentemenete son considerados para ir ganando terreno desde temprano en el armado del prototipo canalla para este semestre agitado, que incluye triple competencia.

   Miguel Russo está barajando lo que tiene para elegir las cartas más adecuadas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario