Edición Impresa

Russo anticipó que "será duro hasta el final, pero confío en los jugadores de Central"

La palabra del DT auriazul, Miguel Angel Russo, ayer era importante porque a la salida del vestuario de la cancha de All Boys no hubo contacto de los canallas con la prensa.

Domingo 29 de Septiembre de 2013

“Estamos como la mayoría de los equipos del fútbol argentino. Todo nos cuesta. Tenemos que luchar para buscar lo mejor para nosotros. La irregularidad tiene que ver con nosotros mismos. Cuesta revertirla, por eso cuando lo conseguís te convertís en un equipo casi imbatible”, expresó ayer por la tarde Miguel Angel Russo en la charla telefónica que mantuvo con Ovación, que sirvió para analizar el empate del viernes ante All Boys y lo que viene para el Canalla. Fue claro al afirmar que “lo que nosotros buscamos es volver al triunfo en el Gigante, es lo que nos está haciendo falta”. Y sin vueltas enfatizó que “sabemos que esto va a ser duro hasta el final. No le esquivo al bulto. Sí confío en este grupo, en este equipo y trabajamos para mejorar todo lo que nos falta”.

   La palabra del DT auriazul ayer era importante porque a la salida del vestuario de la cancha de All Boys no hubo contacto de los canallas con la prensa. El propio DT explicó lo que ocurrió en Floresta. “Hubo una desinteligencia entre la gente de All Boys y la gente de prensa nuestra. Nosotros entramos y salimos de la cancha por el mismo lugar. Cuando pregunté me dijeron que no había más periodistas. Nunca nos negamos a hablar”, relató Russo antes de explayarse respecto al cotejo ante el Albo.

   —¿Cómo viste al equipo?

   —Son partidos duros, difíciles, parejos. Se dio la expulsión (de Espinoza, a los 32 minutos) y en el inicio del segundo tiempo nos sorprendió el gol tempranero de Matos. Después lo fuimos a buscar y tuvimos la suerte de empatar. Son rivales muy difíciles, que se defienden muy bien y juegan de contraataque.

   —¿Les costó aprovechar el hombre de más?

   —Lo que pasa es que nos hicieron el gol rápido en el segundo tiempo. El rival se defendió bien y contraatacó. La idea nuestra era aprovechar el poderío aéreo con Abreu, en una cancha de espacios reducidos. Pero nos costó. Hay que seguir trabajando y buscando soluciones.

   —En el gol de Matos hubo otra desinteligencia atrás donde queda habilitado el delantero.

   —Cuando tenemos superioridad numérica el rival no nos puede sorprender. Pero le doy mérito a Matos, que hace un giro perfecto y define muy bien. Con la superioridad nosotros teníamos que soltar a los laterales, ir por afuera, pero hubo momentos donde nos apuramos para lanzar, en otros nos apuramos para jugar. El gol nuestro (de Carrizo) llega por una jugada de participación directa por afuera. El negocio estaba por afuera. Nosotros también tenemos un muy buen pivote en el juego aéreo que es Abreu, que había que buscarlo y ganar la segunda pelota.

   —¿En algunos momentos abusaron del pelotazo?

   —Una cosa es dársela a Abreu, para que pivotee y otra es tirarla sin ton ni son. Sebastián es uno de los mejores en juego aéreo porque siempre habilita a un compañero.

   —Entró muy bien Carrizo.

   —Son chicos que con altibajos y todo, siempre son considerados por mí. Está en ellos agarrar regularidad. Es difícil en primera división. A todos los equipos visitantes les cuesta mucho ganar. Ya empatar está visto con buenos ojos.

   —Tras nueve fechas, ¿qué deben corregir?

   —Seguro que hay muchas cosas por mejorar, en especial de visitante. Es donde vamos a sacar la diferencia. En este fútbol es muy difícil que haya goleadas, es todo difícil, trabado, peleado, se definen más las cosas por errores que por virtudes propias.

   —¿Imaginabas algunos puntos más a esta altura?

   —Siempre uno imagina algunos puntos más. Pero a pesar de eso, logramos no perder en los últimos dos partidos, algo que era importante tras sufrir tres derrotas consecutivas.

   —El tema de las individualidades en un nivel óptimo es clave para sostener cualquier esquema.

   —Seguro. Pero bueno, estamos como la mayoría de los equipos del fútbol argentino y todo cuesta. Nosotros tenemos que luchar para buscar lo mejor. La irregularidad tiene que ver con nosotros mismos.
  —Siempre sos optimista. Ahora estás preocupado o ocupado por los puntos que cosecharon hasta acá.

   —Estoy ocupado en el equipo. Digo que lo más lógico es que tendríamos que tener algunos puntos más, aún con el rendimiento. Pero acá hay que luchar y va a ser duro hasta el final. No le esquivo al bulto. Sí confío en este grupo, en este equipo y trabajamos para mejorar en todo. Tenemos una semana larga. Nos viene una seguidilla de partidos difíciles, con rivales importantes.

   —Tienen por delante a Lanús, Boca y el clásico ante Newell’s. ¿Ya proyectás los tres partidos?

   —Esto es partido a partido. Primero está Lanús, que es un rival difícil, después está Boca en La Bombonera y luego el clásico. Hay que estar preparados para todo eso. Lo que nosotros buscamos es volver al triunfo en el Gigante, que es lo que nos está haciendo falta.

La necesidad de volver al triunfo tras cinco fechas

Central volverá mañana a los trabajos en Arroyo Seco, ya pensando en el partido del lunes 5 de octubre, a las 20.20, ante Lanús, que se jugará en el Gigante de Arroyito. Lo concreto es que el Canalla buscará ante el Granate cortar una racha de cinco partidos sin conocer la victoria, con tres derrotas (Colón, San Lorenzo y Tigre) y dos empates (Arsenal y All Boys). Por eso se impone sumar de a tres puntos cuanto antes para recuperar posiciones en todas las tablas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS