Edición Impresa

Rusia, convulsionada por un nuevo ataque suicida que dejó 14 muertos

El Kremlin responsabilizó a extremistas de la conflictiva región del Cáucaso Norte por la ola de atentados. Un terrorista se inmoló dentro de un colectivo en Volgogrado, la misma ciudad en la que el domingo perecieron otras 17 personas.  

Martes 31 de Diciembre de 2013

Por segundo día consecutivo, la ciudad rusa de Volgogrado fue escenario de un sangriento atentado terrorista, después de que un atacante suicida detonara ayer un explosivo en un trolebús, arrastrando a la muerte a al menos 14 personas. La ola de ataques reavivó el miedo entre los rusos y para muchos se trata de una "declaración de guerra al Kremlin" antes de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, que comenzarán el 7 de febrero. El domingo, un ataque suicida perpetrado en la estación de tren de la ciudad de Volgogrado se cobró la vida de al menos 17 personas.

Entre tanto, el presidente ruso, Vladimir Putin, pidió al servicio secreto interno FSB que se sume a la investigación. Se trata del tercer atentado en esta gran urbe en la que vive más de un millón de personas. A finales de octubre, una terrorista suicida murió al hacer detonar la carga que portaba en un autobús en Volgogrado, causando la muerte a seis pasajeros.

Rusia responsabilizó a extremistas de la conflictiva región del Cáucaso Norte de los dos ataques en Volvogrado. "Bandidos" como el líder islámico Doku Umarov envían bajo "la bandera de la Yihad (guerra santa)" a nuevos combatientes a una "guerra terrorista", señaló el Ministerio del Exterior en Moscú en un comunicado. "Seguiremos luchando contra el enemigo de manera consecuente", anunció el ministerio. Los ataques son comparables a los perpetrados en Siria, Afganistán o Irak, agrega.Hasta el momento nadie reivindicó los ataques suicidas. Hace poco, Umarov había amenazado con un boicot a los Juegos Olímpicos mediante ataques.

Pánico ciudadano. En el momento de la explosión, el autobús de la línea N15, que va desde una área de viviendas hasta el centro de la ciudad, estaba lleno, dijo un miembro de los equipos de rescate. La detonación destruyó por completo el vehículo. "El estruendo se pudo escuchar a varios kilómetros del lugar", agregó. Unas 41 personas resultaron heridas en el ataque. Por temor a nuevos atentados, numerosos ciudadanos renunciaron a viajar en transporte público, informaron medios rusos.

De acuerdo con los investigadores, los ataques llevan la misma firma. "Las partes eran idénticas a las encontradas en la bomba del domingo que estalló en la estación de Volgogrado", dijo Vladimir Markin, del departamento que investiga los hechos. Los terroristas eligieron la antigua Stalingrado posiblemente porque se trata de un importante cruce de caminos en el país. Se han recuperado partes del cuerpo del terrorista "y ahora se procede a la identificación", dijo Markin. Volgogrado se encuentra a unos 700 kilómetros al norte de Sochi. En la región montañosa, donde viven varias etnias, los islamistas luchan por crear un Estado islámico, un emirato del Cáucaso independiente de Moscú. A pesar de la serie de atentados, la seguridad de los Juegos Olímpicos de Invierno está garantizada, aseguró el presidente del Comité Olímpico de Rusia, Alexander Shukov, quien aseguró: "En lo que a los juegos se refiere se han tomado todas las medidas de seguridad. No se van a tomar más medidas adicionales".

En la actualidad se consideran extremadamente elevadas las medidas de seguridad en Sochi, ciudad balneario a orillas del mar Negro. Los críticos lamentan la "vigilancia total" de Rusia debido a los Juegos.

 

Pena de muerte. Varios diputados pidieron en respuesta a los atentados la reintroducción de la pena de muerte para terroristas, algo a lo que se oponen los defensores de los derechos civiles. "Los llamamientos histéricos no ayudan", dijo responsable de los temas de derechos humanos del gobierno de Moscú, Vladimir Lukin. Rusia suspendió la pena de muerte en 1997 al introducir una moratoria. El portavoz Markin indicó que los terroristas querían matar a muchas personas con el atentado de ayer. "La bomba estalló en hora punta y cerca de un mercado. Había también muchos niños", señaló. En las consultas que Putin mantuvo sobre la situación de seguridad el mandatario se reunió con el jefe de gobierno, Dmitri Medvedev. Ambos políticos subrayaron que los actos terroristas no quedarán impunes.

Estados Unidos condenó los atentados y ofreció al gobierno de Putin su "total apoyo" y disposición a estrechar la "cooperación" para garantizar la seguridad en Sochi 2014. "Estados Unidos condena los ataques terroristas que ha sufrido la ciudad rusa de Volgogrado (...) y se solidariza con el pueblo ruso en contra del terrorismo", dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Caitlin Hayden, en una declaración. A la par, la alta funcionaria aseguró la disposición del gobierno de Barack Obama de apoyar al Ejecutivo ruso para garantizar la seguridad de Sochi en febrero. "El gobierno estadounidense ha ofrecido todo su apoyo al gobierno ruso en los preparativos de seguridad para los Juegos de Sochi y saludaríamos la oportunidad de una cooperación más estrecha para garantizar la seguridad de los atletas, espectadores y otros participantes", dijo al respecto.

Condena. Por su parte, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), el alemán Thomas Bach, dijo que se trata de un "ataque despreciable hacia gente inocente". "Todo el movimiento olímpico se une a mí para condenar este acto cobarde. Nuestros pensamientos están con los seres queridos de las víctimas", señaló Bach en un comunicado. "He escrito a Vladimir Putin (presidente ruso) para expresarle nuestras condolencias a la gente de Rusia y nuestra confianza en que las autoridades rusas puedan ofrecer unos Juegos seguros en Sochi", dijo Bach. "Estoy seguro de que se va a hacer todo lo posible para garantizar la seguridad de los atletas y de todos los participantes". "Tristemente, el terrorismo es una enfermedad global que nunca hay que permitir que triunfe", agregó.

Los Juegos Olímpicos de Invierno 2014 se celebrarán en el balneario ruso de Sochi, a orillas del Mar Negro, entre el 7 y el 24 de febrero.

Condolencias de la Unión Europea

La canciller alemana, Angela Merkel, mandó un telegrama de condolencias a Putin, a quien transmitió su “más sentido pésame”, extensivo a los familiares de las víctimas, y le deseó a los heridos “una rápida recuperación”. Desde Londres, el premier británico, David Cameron, ofreció también el “apoyo” del Reino Unido a Rusia para llevar ante la Justicia a los autores de los “repugnantes” atentados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS