Edición Impresa

Rusia comenzó a retirar tropas de su frontera con Ucrania

Rusia retiró una parte de las tropas que ha acumulado ante la frontera con Ucrania, según el gobierno ucraniano en Kiev. Estados Unidos había exigido a Moscú que retirara esas tropas, que constituyen una amenaza directa contra Ucrania.

Martes 01 de Abril de 2014

Rusia retiró una parte de las tropas que ha acumulado ante la frontera con Ucrania, según el gobierno ucraniano en Kiev. Estados Unidos había exigido a Moscú que retirara esas tropas, que constituyen una amenaza directa contra Ucrania. A la vez, el jefe de gobierno ruso, Dmitri Medvedev, realizó una visita sorpresa a la anexada Crimea.

"La cifra de soldados (rusos) se está reduciendo, aunque es difícil dar una cifra exacta", dijo Alexander Rosmasnin, del Ministerio de Defensa ucraniano. Rosmasnin no descartó sin embargo que se trate solamente de un relevo y que las tropas vuelvan a aumentar. Rusia confirmó indirectamente esa retirada parcial: tras un ejercicio, un batallón se retiró de la región de Rostov del Don para volver a los cuarteles, informó el Ministerio de Defensa en Moscú.

Rusia ha apostado en la frontera común a decenas de miles de soldados de unidades de élite, cientos de tanques y blindados y piezas de artillería, así como numerosos aviones de combate y transporte pesado. Esta abierta amenaza a Ucrania —que en febrero destituyó a un presidente prorruso— se combinó con la anexión y ocupación militar de Crimea, de población de mayoría rusa pero que hasta hace pocos días era parte de Ucrania bajo un régimen autónomo. Ucrania, a su vez, está retirando a sus unidades de Crimea, incluidos tanques y artillería.

Durante la semana que pasó, el presidente Barack Obama advirtió públicamente a Rusia que, para que avanzaran las conversaciones que mantienen ambas potencias, debía disminuir o retirar totalmente sus fuerzas de la frontera. Su par ruso, Vladimir Putin, desechó que constituyeran una amenaza, pero ahora parece que finalmente comenzó a acatar la exigencia estadounidense. Sucede que tanto en el ámbito de la ONU como en el escenario internacional Putin quedó casi en soledad por su anexión de Crimea. Al violar el principio de integridad territorial de los Estados, se puso en contra a su tradicional aliado en la ONU, China, y a muchos otros países. Hoy Rusia sólo puede contar con el apoyo de Irán, Siria, Bielorrusia y otros países de rango menor.

En un encuentro con el ministro de Exteriores ruso Serguei Lavrov, el domingo en París, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, transmitió la intranquilidad de Washington por la presencia militar rusa, estimada de 40.000 tropas en la frontera.

Mientras tanto, el jefe de gobierno ruso, Dmitri Medvedev, viajó a Crimea acompañado de una gran delegación y anunció un aumento de los sueldos a los miembros del ejército y de las jubilaciones, al tiempo que ofreció incentivos y beneficios fiscales a inversores. Además anunció la creación de un ministerio para gestionar la península y su estratégico puerto de Sebastopol. La presencia del número dos del Kremlin es por sí sola toda una declaración. Putin ha ganado muchos puntos en los sondeos con su anexión de Crimea, y de esta forma ha compensado, al menos parcialmente, la derrota que sufrió el 22 de febrero, cuando el impopular presidente prorruso de Ucrania, Viktor Yanukovich, fue destituido por el Parlamento luego de ordenar una brutal represión en Kiev que causó al menos 80 muertos.

El Ministerio de Exteriores en Kiev protestó ayer por la visita de Medvedev. Por otra parte, los 28 ministros de Exteriores de la Otán pretenden incrementar su presencia en el este de Ucrania, pero sin realizar un envío de tropas a los países miembros más cercanos, como Lituania, Letonia, Estonia o Polonia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario