Edición Impresa

Rubén Goldin, la voz que emocionaba a Spinetta

Una braceada más, y otra, y otra más. Rubén Goldin volvió a grabar un disco con nuevas canciones, a una década de su trabajo anterior, y lo tituló "Nadar".

Sábado 17 de Agosto de 2013

Una braceada más, y otra, y otra más. Rubén Goldin volvió a grabar un disco con nuevas canciones, a una década de su trabajo anterior, y lo tituló "Nadar". Ese título alude, entre otras razones, a que cuando alguien nada va hacia donde quiere. Mezcla de libertad y determinación.

Por ahí va Goldin, con un puñado de melodías recién sacadas del horno y con esa gola, elogiada por el mismísimo Luis Alberto Spinetta.

"El Flaco decía que cuando él no podía cantar en Spinetta Jade me tenían que llamar a mí para que lo reemplace en los shows. Tenía un humor increíble", recordó Goldin, en un diálogo exclusivo con Escenario, en el que hizo un rewind en el tiempo, habló de Jorge Luis Borges, y de lo que siente al mirar para adentro. Con ustedes, Rubén Goldin, simplemente, una de las mejores voces de la Argentina.

—¿Por qué "Nadar"?

—Le puse "Nadar", que no es lo mismo que flotar. Por una cuestión de que tuve un par de hernias de discos el médico me dijo que tenía que nadar de por vida, pero, además, yo, al nadar, cuando voy abajo del agua veo cosas, se me ocurren cosas, pienso, me inspira, no es que todas las canciones hayan salido así, pero es un poco eso.

—¿Por qué marcás tanto la diferencia entre nadar y flotar?

—Porque cuando flotás te lleva la corriente, y cuando nado yo voy hacia donde quiero. Pero no lo pienso tanto, no hay que darle muchas vueltas, se podría haber llamado de muchas otras formas, y me pareció una palabra simple, corta, fácil de recordar.

—De todos modos tiene mucho que ver con la temática del disco.

—Mirá, yo hablaba de la historia del escorpión y la rana, que el escorpión le pide a la rana que la lleve en el lomo para cruzar el río y la rana le dice que no porque el escorpión la iba a picar. "No, si te pico nos vamos a hundir los dos", le dijo el escorpión, y exactamente pasa eso, a la mitad del río le clava el aguijón a la rana y se hunden los dos, es como que está en su instinto, en su naturaleza. De eso habla "Cruzando el río", y bueno, hay referencias siempre al agua, no sé por qué, medio sin pensarlo también, "Casa submarina" tiene algunos años, pero habla de una casa debajo del mar, y juego un poquito con el tema del agua.

—Es una palabra simple pero no hay duda que "Nadar" era el mejor título entonces.

—Bueno, es medio como Fander y Abonizio, estamos todos medio atravesados con el tema, "Corazón de barco", "Navega", "Oración del remanso", la presencia del río es vida. Cada vez que estoy en Rosario, apenas tengo un rato voy con mi novia y nos paramos aunque sea 5 minutos para mirar el río Paraná. Yo tengo una frase por ahí en una canción, que en realidad me pasó en el mar, en Puerto Madryn, y es que cuando vos mirás el mar te devuelve la mirada, va para adentro, "mirar el mar te enseña a ver", dice la canción mía. Es un poco inspirado en Borges, que dice antes que el hombre el mar ya estaba y era (se refiere al poema "El mar", de Jorge Luis Borges, que cita "Antes que el tiempo se acuñara en días,/ El mar, el siempre mar, ya estaba y era".) Te devuelve la mirada y uno mira para adentro y encuentra lo que tiene para dar.

—Me parece que en este disco hay mucha intimidad, hay una canción para tu hijo ("Flaco"), otra a tu papá ("Padre eterno") y referencias a situaciones amorosas.

—Yo soy romanticón (risas), pero nunca me gustó la canción de amor abordada de la manera que lo hacen los cantantes latinos, no quiero dar nombres para no ganarme el odio de los que les gusta esa música, pero me parece asquerosa la forma en la que hablan del amor. Trato de hablar de las relaciones amorosas con otra vuelta de tuerca, no quiero ser tan meloso, aunque yo canto "ay amor, salados son tus besos" (en "Casa submarina").

—¿Te cohíbe hablar del amor?

—Y me dio un poco de vergüenza poner esa frase, como que podría haberla puesto cualquier otro cantante latino que yo detesto. Yo le doy una vuelta más, le agrego "clavada en mí como un puñal que no lastima", le pongo un poquito de veneno, si no me empalaga. Si pienso en las letras que escribí para este disco, a través de varios años, veo que la palabra amor debe estar en la mitad de los 12 temas, pero no hablo como un romántico cantante latino.

 

—¿Por qué tanto tiempo para sacar un disco?

—Mirá, yo me voy a hacer responsable, es como que me dediqué a otra cosa, dar clases, criar a mis hijos (tiene cuatro: Violeta, de 22 años, Juan Cruz, de 20; Luna, de 12 y Lorenzo, de 7), salvando las grandes distancias, me dediqué a amasar el pan como decía un tema que le dediqué a Lennon, me dediqué a componer y a tocar, y también trabajé un tiempo en "Operación Triunfo" y como vocal coach en la primera temporada de "Violetta".

—¿Qué te movilizó a mostrar tus nuevas canciones?

—Cuando terminé esta juntada de temas, dije "vamos a publicarla", y cuando llamé a la gente de Acqua Records, me dijeron: "Sí, te lo publicamos sin escucharlo". Así me dijo uno de los directores, gente divina, te digo, Mirá, yo tuve una experiencia mala con Warner, con quien estuve cinco años y edité tres discos, pero no me daban bola, no hacían un afiche, ni difusión del material, sabiendo que el músico pone todo en un disco, te rompés el culo tratando de hacer lo mejor posible. Este disco es artesanal, está grabado en mi casa con un estudio casero, juntamos un par de consolas con un amigo, que es Rantes González, que laburaba con Spinetta, y tengo un seleccionado de músicos muy buenos, y los temas, bueno, es lo que hago yo, a esta altura de mi vida no me voy a disfrazar de reggaetonero (risas).

—En "Nadar" hay una bossa, una baguala, temas pop, algo de jazz, jugaste con varios ritmos pero siempre mantenés una calidad de voz que te da un sello.

—Yo les cuento a los alumnos que uno puede abordar distintos ritmos pero la unidad la tiene que dar la forma de cantar. A pesar de que cuando era pibe me comparaban con Spinetta, y después nos conocimos con Luis, y él se cagaba de risa y me dijo que me admiraba. Yo tengo mi forma de cantar, pero me cuido la voz, justamente me hice ayer un estudio de las cuerdas, y tengo un buen cierre de la glotis, las cuerdas andan bien y eso me da tranquilidad, porque a mi edad hay que cuidar las cuerdas, no se compran en una casa de música. Y en el disco puse lo mejor que puedo, ya no soy el que cantaba "Otro ángel" o "Mi amor es rojo" hace 15 años atrás, pero trato de transmitir las letras lo mejor que puedo.

—Te agregaría que ahora, además de llegar a la nota más alta, encima le das mayor expresividad.

—Sí, eso se gana con los años, hay que estudiar, obviamente, y tener buena técnica, pero uno con los años tiene más cosas vividas y cuando yo canto apunto a matarte, no me da lo mismo que no te pase nada cuando canto, y desde que hacía "Viejo mundo" con Fito tenía ese registro agudo, pero aparte de eso, siempre tuve una actitud. El día que canté en Obras "Viejo mundo", cuando me bajé del escenario, Daniel Grinbank me dijo "vos tenés que hacer un disco propio, vamos a firmar contrato". Nada menos que Daniel Grinbank, que en ese momento tenía a Seru Giran, fue mi primera propuesta de grabar un disco, era por el 85, y hoy esa participación mía en ese tema está en youtube.

—¿Es cierto que una vez el Flaco dijo que cantabas mejor que él?

—Sí, lo sabía, es más, una vez en un recital de Fito en El Círculo, que canté "Actuar para vivir" con Baglietto, me dijo "loco, tu voz me emociona". Y yo le dije "no me digas eso vos, porque me caigo a pedazos, Luisito". Yo lo vi mucho tiempo porque nuestros hijos iban a la misma escuela primaria y nos veíamos todas las mañanas y también en las reuniones de padres. Después tuvimos una relación, y él bromeaba y decía que cuando él estaba mal de la voz había que llamarme a mí para cantar en los shows, me lo contó Lito Epumer, de la época en que estaba con él en Spinetta Jade, Luis tenía un humor increíble.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS