Edición Impresa

Rossi acusó a Barrionuevo y De la Sota de andar con "fósforos y un bidón de nafta"

Polémicas declaraciones. El ministro de Defensa cargó contra ambos dirigentes, a los que trató de "agitadores" por anunciar un estallido para diciembre.  

Martes 16 de Septiembre de 2014

El gobierno nacional volvió ayer a protagonizar una polémica con dirigentes de la oposición, al tratarlos de "agitadores" de un estallido para el mes de diciembre, y recibió advertencias sobre al agravamiento de la situación económica y el "humor" de la gente, que "empeora día a día".

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, apuntó sus críticas contra el titular de la CGT Azul y Blanca, Luis Barrionuevo y el gobernador de Córdoba, José Manuel De la Sota, y lanzó: "Me parece que andan con una caja de fósforos y un bidón de nafta, y me parece que la actitud de cualquier dirigente en Argentina debe ser de mayor responsabilidad".

"Yo no los veo como analistas de la situación, sino como agitadores", señaló el precandidato presidencial por el kirchnerismo, que opinó que ambos referentes "actúan con un alto nivel de irresponsabilidad", dijo en diálogo con radio La Red.

Según Rossi, "cuando uno se encuentra con un dirigente gremial como Luis Barrionuevo que dice que en diciembre la Argentina va a estallar y detrás de esa expresión aparece un gobernador como De la Sota que dice algo similar en este sentido, la verdad que los que tienen que explicar son ellos".

En respuesta al ministro kirchnerista, De la Sota rechazó haber sugerido que podría producirse un estallido social y acusó al gobierno de hacer una "manipulación" de sus declaraciones, aunque reiteró que "la situación económica" del país "es grave" y el "humor" de la gente "empeora día a día".

Pero "los kirchneristas", dijo, "no se hacen cargo de nada y entonces salen con este tipo de manipulación, tratando de instalar discusiones que son absurdas", lo que calificó de "marketing", ya que es "un gobierno irresponsable". De la Sota recordó cuando la presidenta Cristina Fernández afirmó que "si la inflación llegara al 25 por ciento, el país estallaría" y resaltó: "Bueno, estamos camino al 35 por ciento, lo que les pido es que hagamos algo".

En declaraciones a radio Mitre, advirtió que "la población está mal. Si todo el mundo sabe que la situación del humor social empeora día a día".

De la Sota Rechazó "imputar a los fondos buitre, como pretende el gobierno", la crisis económica del país.

Esos fondos son "despreciados por todo el sistema financiero internacional", recordó, pero "nadie puede decir que la crisis económica que vive la Argentina hoy no viene de la falta de un plan de desarrollo y de estabilidad monetaria que el gobierno nunca tuvo", consideró.

Tres mil suspensiones. De la Sota se quejó porque en su provincia hay "más de tres mil suspensiones rotativas sólo en la industria automotriz" y recordó que la prohibición de las exportaciones de carne y lácteos "significó que cerraran más de 150 frigoríficos en la Argentina y más de 15 mil trabajadores de la industria cárnica perdieran su trabajo".

Por eso, agregó el mandatario cordobés, el gobierno "tiene que recapacitar porque están fabricando desempleados".

Cristina, que viajará este jueves a Roma para compartir un almuerzo el sábado con el Papa Francisco, expresó su preocupación el último fin de semana al señalar por Twitter: "Ojalá me equivoque y no estén preparando la matiné" de un estallido.

Descomprimir. También se sumó a la discusión el gobernador bonaerense y precandidato presidencial, Daniel Scioli, quien explicó que en la provincia están "atentos permanentemente a descomprimir estallidos sociales, no solamente en diciembre sino todos los días del año" y reclamó "gran responsabilidad desde el Estado, los sindicatos y los políticos".

En medio de las controversias por las declaraciones de Barrionuevo, Scioli apeló a la "responsabilidad social que deben tener los sindicatos y las empresas" y pidió que "cuando hay una coyuntura, la variable de ajuste no sean los despidos ni las suspensiones".

Desde el massismo, el jefe del bloque de diputados del Frente Renovador, Darío Giustozzi, lamentó que "el oficialismo dice querer paz, pero vive haciendo la guerra, como quedó demostrado en la última sesión de diputados donde el grado de violencia y descalificaciones hacia la oposición fue bochornoso".

Giustozzi pidió "calma y responsabilidad, especialmente frente a temas tan delicados donde el oficialismo se abroqueló en soledad frente al unánime rechazo opositor a una ley, que no solo no resuelve el problema, sino que nos pone en una situación de riesgo aún peor", dijo sobre el voto a la ley de pago soberano de la deuda.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario