Edición Impresa

Rosario se erige como pionera en el control de precursores químicos

Integrantes de la Federación Argentina de Municipios (FAM) y de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) valoraron ayer...

Viernes 27 de Septiembre de 2013

Integrantes de la Federación Argentina de Municipios (FAM) y de la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico (Sedronar) valoraron ayer como "muy positivo" que Rosario sea la primera ciudad del país que tiene una ordenanza que fija pautas para lograr un control exhaustivo del tráfico de precursores químicos.

La norma, impulsada por el concejal Héctor Cavallero y sus pares Osvaldo Miatello y Norma López, convierte a Rosario en pionera a la hora de contar con una ordenanza contra la fabricación de drogas.

"De hecho, con la sola excepción de la cannabis y sus derivados, la totalidad de las drogas ilícitas requieren del uso de productos químicos para ser refinadas desde la planta que les da origen, hasta su forma final (drogas orgánicas) o son directamente el producto de una síntesis química entre distintos componentes inorgánicos, conocidas como drogas sintéticas o de diseño", afirmó el subsecretario de Control de Sustancias Psicoactivas, Julio Postiglioni.

Precisamente sobre esas sustancias de diseño es sobre las que posó la lupa Cavallero.

"Las drogas en un futuro cercano serán las sintéticas, es por ello que el control del tráfico de los precursores químicos se ha vuelto una política pública imprescindible como herramienta para evitar el avance del fenómeno", señaló el ex intendente y líder del Partido del Progreso Social (PPS).

En tal sentido, remarcó que "si bien la responsabilidad primaria para determinar las políticas aplicables en materia de control de la oferta de estupefacientes y sustancias psicotrópicas corresponde al gobierno federal, los gobiernos locales pueden y deben colaborar conforme sus propias competencias".

El procedimiento. Es a raíz de esto que remarcó que "cuando los comercios y las industrias realicen los trámites para su habilitación, la Municipalidad deberá exigirle una declaración jurada en la que conste si realizan alguna de las actividades previstas en la ley nacional respecto de lo que se conoce como precursores químicos".

La valoración a la ordenanza que impulsó el Tigre llegó en el marco de la firma de un convenio de cooperación mutua entre la Federación Argentina de Municipios y el Sedronar. Allí se convocó a las intendencias a sumarse al tratamiento de la problemática de la droga desde una de sus aristas principales: el desvío de precursores químicos para la fabricación de estupefacientes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario