Edición Impresa

Rosario recupera la costumbre de celebrar fin de año en la calle como en otras épocas

En el último mes y medio llegaron a distintas oficinas municipales todo tipo de solicitudes para el uso del espacio público

Lunes 22 de Diciembre de 2014

Los rosarinos festejan por estos días la llegada de Navidad y el cierre del año como nunca. Y eso se evidencia no sólo por los encuentros en bares y restaurantes que, en los últimos fines de semana, se muestran repletos. En 2014, además, la ciudad pareció retrotraerse a aquellas épocas donde en los barrios era costumbre reunirse entre vecinos tomando las calles como propias en un verdadero gesto de convivencia. Increíblemente, ese espíritu ya muestra un resurgimiento; al punto de que ya hubo más de 70 reuniones de este tipo en cada distrito de la ciudad. Tanto, que hasta sorprendieron a las propias autoridades.

En el último mes y medio, llegaron a las distintas oficinas municipales todo tipo de solicitudes para cortar calles, ocupar plazas o utilizar hasta los más inusuales sectores de la ciudad con la intención de ensayar despedidas de año, fiestas barriales, festivales y conciertos, entre otros acontecimientos.

Así lo confirmaron en la Secretaría de Control y Convivencia Ciudadana que, a través de la oficina de Coordinación General Operativa, viabilizó las decenas de pedidos de particulares, organizaciones o centros culturales con el objetivo de utilizar el espacio público para llevar a cabo distintas actividades.

Desde muestras de arte, ferias o simples reuniones de vecinos, los rosarinos expusieron este año, y con creces, que saben explotar el espacio urbano como pocos. "Notamos que las ganas de encontrarse y ganar la calle se han potenciado. Celebramos que la ciudadanía tenga este espíritu festivo, sano y de convivencia en el espacio público que es de todos y, por eso, todos tenemos derecho a utilizarlo para este tipo de cosas", señaló el responsable del área de Control, Pablo Seghezzo.

Cada uno de esos encuentros, que no distingue lugar de cada punto cardinal de la ciudad, se vio fortalecido los fines de semana, aunque sin mermar el resto de los días. En efecto, según las autoridades, "la consulta es diaria y los pedidos no se hacen esperar".

En ese sentido, Seghezzo detalló: "Se han incrementado notablemente los festejos en la calle, como no ocurría desde hace mucho tiempo". Luego habló de la organización y la necesidad de no entorpecer al resto de los ciudadanos. "Debemos controlar que todo esté hecho con su debida autorización, ordenar el tránsito y permitir que la gente pueda disfrutar", continuó.

Aunque cueste creerlo, ni siquiera el centro quedó exento del corte de calles con el sólo objetivo de celebrar entre todos y sin distinciones. Hace poco más de una semana, la primera cuadra de Presidente Roca, cerca de la costanera, fue una fiesta desde entrada la tarde hasta las 2 del día siguiente.

Cuando todavía acompañaba la luz solar, un grupo de organizadores que, a su vez se referencian con un instituto de música de la zona, empezó a armar un escenario en la intersección de Roca y Jujuy. Días antes también se había encargado de dejar carteles por el sector invitando a sumarse a la movida. Ya lo habían hecho años anteriores, pero en esta oportunidad estaban dispuestos a "tirar la casa por a ventana".

Los improvisados letreros proponían un festejo "a la canasta". Y así fue. No hubo siquiera espacio para las quejas, a pesar de que bandas de profesionales y principiantes hicieron música en varios ritmos y a viva voz mientras la gente bailaba y cenaba en la calle. Algunos se animaron a pintarse y disfrazarse, el resto, con tablones, sillas y reposeras, disfrutaba de un encuentro propio de antaño, pero en pleno siglo XXI. El clima que se generó provocó incluso que quienes no se habían enterado antes concurrieran a la fiesta a último momento. Tampoco hubo reclamos de los automovilistas que, obligadamente, debieron desviarse producto del escenario montado en la esquina.

La costumbre de celebrar entre vecinos parecía haberse perdido en el tiempo, pero en 2014 comenzó a retomarse. Más allá de las cerca de 70 solicitudes, hay muchos cortes de calles que aún no han sido canalizados o que directamente se realizarán de forma espontánea.

En relación a eso, Seghezzo enfatizó: "Es importante que respetemos las normas, que quien decida tomar no conduzca, que evitemos el uso de pirotecnia y que podamos vivir unas fiestas en paz".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario