Edición Impresa

Rosario fue a la Justicia por las más de dos mil hectáreas en las islas del Charigüé

La subsecretaria Legal y Técnica de la Intendencia, Carmen Donadío, confirmó que se trata de “dos presentaciones, una de reivindicación y otra por daño ambiental”.

Sábado 19 de Octubre de 2013

Rosario se presentó finalmente en la Justicia entrerriana para lograr la posesión plena de las más de 2 mil hectáreas de islas de la zona del Charigüé que pertenecen al municipio, y que en algunos sectores continúan ocupadas y son usadas ilegalmente para explotaciones productivas. La subsecretaria Legal y Técnica de la Intendencia, Carmen Donadío, confirmó que se trata de “dos presentaciones, una de reivindicación y otra por daño ambiental, radicadas en los Tribunales de Victoria”, y aclaró que “el objetivo es que se arbitren los medios para sacar a los ocupantes respetando siempre a los pobladores y familias de la zona que sí llevan adelante actividades de subsistencia”. Paralelamente, la Secretaría de Planeamiento conjuntamente con organizaciones civiles y ambientalistas avanzan en la elaboración de un proyecto sustentable para la zona.

   Con un pedido de informe presentado por los concejales del bloque del Frente para la Victoria el año pasado y el reclamo histórico de las organizaciones ambientalistas sobre el daño ambiental que la actividad agrícolo-ganadera está provocando en la zona, las autoridades municipales conformaron en julio pasado la Comisión Multisectorial Legado Deliot y se comprometieron en avanzar en un proyecto sustentable para zona. Y aunque estaba el compromiso, restaba concretar las presentaciones judiciales para poder tomar posesión de los terrenos.

Demandas. Finalmente, dos demandas de la Municipalidad ingresaron a los Tribunales de Victoria. “Una es una reivindicación de la posesión de las tierras, ya que tenemos el dominio pero no la posesión; mientras que la segunda presentación es por daño ambiental y tiene relación con las obras que los ocupantes realizaron en el sector dañando el ecosistema”, detalló la responsable de Legal y Técnica de la Intendencia.

   El pedido a la Justicia entrerriana, según abundó Donadío, es para que “arbitre los medios necesarios para sacar a los ocupantes de los terrenos que están fraccionados en diferentes sectores”, y aclaró que “en ningún caso se hace referencia a las familias y lugareños” que desarrollan economías de subsistencia en la zona.

   El “blanco” de las presentaciones realizadas por la Municipalidad son los desarrolladores de actividades fundamentalmente de cría de animales, para lo cual realizan movimientos de suelo y construcción de terraplenes que cortan los cursos de agua.

   En todos los casos, se trata de actividades que no están permitidas en un sector que es considerado de las mismas autoridades entrerrianas como área de protección ambiental.

Avances. La historia de los terrenos en las islas donadas a la ciudad tiene ya más de 80 años y es compleja.

   Las 2.200 hectáreas fueron dadas a la ciudad en la década del 30 por Carlos Deliot y, si bien en 1999 el entonces intendente Hermes Binner anunció la conformación de una reserva en el lugar, recién en 2005 se llevó adelante la mensura del terreno inscripta en la Dirección de Catastro de Paraná en marzo de 2006.

   Sin embargo, parte de esos terrenos también estuvieron afectados por un juicio que, finalmente, se resolvió en 2009 a favor del municipio. “Ese fue un conflicto de usucapión que finalmente se resolvió a favor del municipio”, aclaró ayer Donadío.

   Desde mediados de este año y con la conformación de la llamada Comisión Multisectorial Legado Deliot, integrada por las secretarías de Planeamiento, Obras Públicas y Gobierno, y fundamentalmente por organizaciones ambientalistas como el Taller Ecologista y El Panará No se Toca, y representantes de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y entidades civiles ligadas a las actividades de río, se trabaja en la elaboración de un proyecto sustentable para la zona.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS