Edición Impresa

Rosario fue el dueño de la pelota ante Buenos Aires y se colgó el cartel de candidato

El triunfo por 26-12 fue el corolario de los mejores ochenta minutos de Rosario en lo que va del año, un resultado importantísimo por la forma en la que elaboró la victoria.

Domingo 17 de Noviembre de 2013

Si había un partido para medir la ambición de Rosario en este Campeonato Argentino era el de ayer, ante Buenos Aires. Y con argumentos sólidos, poniéndose el traje de protagonista en todo momento, el equipo del Ñandú hilvanó su tercera victoria consecutiva en el torneo a la par de que se colgó el cartel de candidato. El triunfo por 26-12 fue el corolario de los mejores ochenta minutos de Rosario en lo que va del año, un resultado importantísimo no sólo por la jerarquía del rival que dejó en el camino sino también por la forma en la que elaboró la victoria. Con mucha inteligencia y pocas desatenciones, con extrema prolijidad, con humildad, sacrificio y entrega. Así Rosario se adueñó del partido desde el mismo arranque. La mayoría jugó en un nivel muy alto y no hubo una figura desequilibrante sino que cada uno aportó desde su lugar lo suyo, algo que favoreció al equipo.

   Los forwards jugaron un partidazo. Ganaron en las formaciones fijas y le dieron muchas pelotas de calidad a sus backs para que estos se lucieran. La pareja de medios tomó decisiones acertadas en todo momento, algo que le dio el equilibrio necesario al equipo para no perder el orden. Atrás, cuando la pelota tomó vuelo, reinó la fantasía.

   Una de las claves de la victoria de ayer fue que Rosario ejerció sobre las Aguilas una presión asfixiante, con una defensa que lejos de esperar salió a buscar a su oponente. Así, tackle a tackle, fue haciendo desesperar a la visita que veía cómo pasaba el tiempo y nada podía hacer. Esa efectividad de la defensa puede medirse en el hecho de que Rosario terminó el partido con su ingoal inmaculado y que en el contacto el conjunto local ganó muchas pelotas con lo que eso implica.

   A la hora de atacar, Rosario también demostró que tiene hombres extremadamente peligrosos, hábiles y con experiencia, que saben utilizar bien los espacios y que ante el menor resquicio saben lastimar. El try de Patricio Fernández en el primer tiempo y el de Dan Isaack en el arranque del complemento son dos ejemplos válidos.

   Rosario ganó y lo hizo con autoridad, consiguiendo por primera vez en la historia el segundo triunfo consecutivo ante Buenos Aires. Además se ganó el derecho de jugar de local ante Salta en una de las semifinales, evitando a Tucumán, el mejor equipo de la Zona 1.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS