Edición Impresa

Rosarinas en lista de espera por el freno a las siliconas importadas

Los cirujanos admiten que la falta provocó una crisis en la temporada de implantes. La caída en la actividad supera el 60 por ciento. Problemas para tener el escote deseado.

Viernes 24 de Agosto de 2012

El cierre a las importaciones también alcanzó a la estética. La faltade prótesis mamarias y de glúteos importados frenó abruptamente el nivel de implantes de siliconas en esta temporada previa al verano. Así lo confirmaron a LaCapital dos cirujanos plásticos, quienes admitieron las dificultades y advirtieron que la sustitución de los implantes importados por nacionales está lejos de ser una realidad. Además, reconocieron que la caída en la actividad supera el 60 por ciento. En los consultorios, crece la lista de espera, en su mayoría de pacientes mujeres que quieren agrandarse el busto.

Si bien no son un insumos imprescindibles para la salud, muchas veces las prótesis se usan para cirugías reparadoras de tumores mamarios. Por ello, la escasez de los agregados de silicona mezclan lo exclusivamente estético con otros factores vinculados a temas sanitarios.

Temporada. En muchos consultorios de cirugía plástica de Rosario la colocación de implantes se vive con preocupación. "Estamos atravesando una época del año en la que se acerca el verano y las mujeres quieren lucir una bikini. Quieren operarse ahora y hasta noviembre, por eso estacionalmente es necesario que las prótesis estén disponibles", destacó el cirujano plástico Guillermo Siemienczuk, quien además es directivo de la Sociedad Argentina de Cirugía Plástica.

"Si comparamos con otros años, tenemos más de un 60 por ciento menos de pacientes. Si antes de las restricciones operábamos unas 23 pacientes al mes, en este momento serán unas 6 mensuales. El problema es que no tenemos las prótesis y, entre la pesificación y la escasez, es lo mismo que en verano no haya helados", comparó el médico especialista Fernando Soraires al admitir que en su consultorio hay más de 25 pacientes en lista de espera para cirugías estéticas.

En la actualidad, los médicos locales se abastecen de productos que llegan fundamentalmente de Brasil, Estados Unidos, Alemania y otros países europeos.

Soraires puso en números la caída en la colocación de implantes mamarios: "Históricamente eran unos 23 al mes, en este momento no llegamos a hacer 5. La solución nacional no existe. Hoy no se fabrican implantes en la Argentina, por eso es terrible tener cerrada la importación cuando el producto no se hace en el país".

Siemienczuk explicó que no es lo indicado colocar cualquier volumen de prótesis o bien las que queden en stock a pedido de las mujeres. "Mucha gente cree que eso se decide alegremente o por moda y, en realidad, depende de la cantidad de tejido que tenga la paciente para aceptar este material. Por eso, hay que esperar a que se destrabe la situación. Las empresas importadoras nos dicen que los pedidos están en containers y no los pueden sacar", se lamentó el médico.

Soraires remarcó que las siliconas se hacen en el exterior. "El faltante está en las prótesis de mama, glúteos y pantorrilla; las de revestimiento de poliuretano están agotadas", precisó el cirujano rosarino.

"Hoy por hoy no estamos preparados para competir a nivel mundial. Y cuando se habla de salud deberíamos poder hacerlo con el resto de los países que producen estos productos", coincidió Siemienczuk al precisar que "faltan las prótesis que más se utilizan, que son las de 300 y 350 centímetros cúbicos".

Los efectos ya son palpables.Entre el parate en la economía doméstica y los problemas con la importación, el impacto según este sector supera el 20 por ciento

 

Nacionales. Soraires volvió sobre la fabricación de productos argentinos y precisó que la industria nacional elabora sólo elementos para inyectar en labios y mejillas. Sin embargo, el mercado nacional no llega a sustituir en su totalidad la carencia de stock importado.

Por otro lado, los productos de fabricación argentina se promocionan a un precio casi un 50 por ciento más barato que los de origen importado y además serían menos invasivos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario