Edición Impresa

Robo al blindado: cayó un presunto informante

Habría estado disfrazado de barrendero para entregar datos a los ejecutores del sangriento asalto en Moreno, con un muerto y seis heridos.

Miércoles 22 de Enero de 2014

Un hombre fue detenido y acusado de haber participado del asalto al camión de caudales cometido el lunes en Moreno, durante el cual fue asesinado un jubilado y otras seis personas baleadas. El sospechoso es para los investigadores uno de los miembros de la banda que brindó apoyo a los ejecutores desde alguno de los autos o vestido de barrendero.

Así lo indicaron fuentes judiciales que dijeron que se analiza el rol del detenido en el asalto, aunque no habría sido uno de los que se tiroteó con los custodios del camión de la empresa Prosegur.

Se trata de Manuel Gerardo Hernández, de 33 años, quien no tiene antecedentes penales en la provincia de Buenos Aires y será indagado hoy por el fiscal de Moreno a cargo de la causa, Gabriel Lorenzo.

El arresto se llevó a cabo la noche del lunes, cerca de las 22, en un domicilio del barrio Casacallares, en el límite entre los partidos de Merlo y Moreno.

Los investigadores llegaron hasta allí a partir de datos aportados por testigos que llevaron a que el fiscal Lorenzo solicitara tres allanamientos en la zona de Moreno, encomendados al Grupo Halcón.

En tanto, resta aún identificar a los demás integrantes de la banda, que según la policía serían entre seis y siete más, entre quienes se hallan los ejecutores del asalto, los que iban a bordo de dos vehículos y los que se camuflaron entre los clientes que hacían fila en la puerta del banco Supervielle de Moreno o como barrenderos en las inmediaciones.

Durante esta jornada, los funcionarios judiciales recibieron testimonios de personas que presenciaron el asalto y de las víctimas que fueron baleadas -entre ellas, tres mujeres embarazadas y los custodios del blindado-, mientras que aguardaban los informes definitivos de los peritos que trabajaron en el lugar.

Los informantes judiciales detallaron que de la escena del asalto se levantaron 84 evidencias, entre ellas numerosos proyectiles de distintos calibres, como de fusiles Fal —empleados por algunos de los delincuentes— y de armas calibre 38 y escopetas —que portaban los custodios de Prosegur.

Sorpresa y balas. El intento de robo al blindado se registró el lunes pasadas las 8.30 en la puerta de la sucursal del banco Supervielle en pleno centro de Moreno. Mientras varios clientes aguardaban entrar al banco, un vigilador del blindado bajó con una saca de dinero para ingresarla a la entidad, momento en que fue interceptado por delincuentes armados con fines de robo.

Ante esa situación, los custodios extrajeron sus armas y hubo un tiroteo que terminó cuando dos de ellos, de 35 y 42 años, resultaron heridos; al igual que cinco de los clientes que estaban en la fila: tres mujeres embarazadas de 22, 35 y 38 años; otra mujer de 54 años y un jubilado de 75 que luego murió. En medio del enfrentamiento, los delincuentes desistieron de cometer el robo, regresaron a sus vehículos y escaparon, aunque a unos 500 metros abandonaron una camioneta Peugeot Partner.

En el interior de ese vehículo se hallaron manchas de sangre, lo que hace suponer que uno de los asaltantes también resultó herido de bala, aunque por el momento no fue localizado.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS