Edición Impresa

Rizzo: "El sistema tributario argentino es regresivo"

"El sistema tributario argentino es regresivo", dijo el profesor Omar Albano Rizzo, abogado y asesor en materia tributaria, y puso como ejemplo el impuesto a las ganancias sobre los sueldos y la aplicación por parte del Estado santafesino del ingreso brutos para comerciantes, mientras están exentos la industria y la producción agropecuaria.

Lunes 22 de Octubre de 2012

"El sistema tributario argentino es regresivo", dijo el profesor Omar Albano Rizzo, abogado y asesor en materia tributaria, y puso como ejemplo el impuesto a las ganancias sobre los sueldos y la aplicación por parte del Estado santafesino del ingreso brutos para comerciantes, mientras están exentos la industria y la producción agropecuaria. Respecto del IVA dijo que sería más justo un impuesto que incida sobre las ganancias y no sobre el consumo.

"Tenemos que decir —dijo Rizzo— que el impuesto a las ganancias sobre los sueldos es un tributo que existe en todos los países del mundo occidental. De todas formas nos parece irrazonable que se tribute a partir de bajos ingresos. Por ejemplo, un contribuyente casado con dos hijos está obligado a oblar el impuesto a partir de los casi 9.000 pesos de ingresos. Ese sujeto no tiene ganancia excedente a sus gastos de sustento familiar, y por ende, no debería tributar. O sea, los mínimos deben ser mucho más altos que los actuales y calcularse no en montos fijos que se desactualizan, sino en base a otra referencia. La tabla que calcula el impuesto también se encuentra desactualizada ya que se estableció en la década del 90 fijando en la primera escala que para una ganancia de 10.000 pesos le corresponde el 9 por ciento de impuesto. Hoy esos 10.000 pesos serían 64.000 pesos, con lo que se deduce la injusticia que está provocando los efectos de la inflación en la tributación en los sueldos".

Para el docente "nuestro sistema tributario es netamente regresivo. El impuesto al valor agregado es el principal tributo que recauda nuestro país. La persona que destina todo su ingreso para vivir está pagando el 21 por ciento de IVA, y aquel que ahorra el 80 por ciento de su ingreso paga ese impuesto solo por el 20 por ciento gastado. Un sistema tributario más justo y equitativo sería aquel cuyo principal impuesto incida sobre las ganancias y no sobre los consumos. La realidad es que hoy los sueldos se encuentran gravados y las rentas financieras (de acciones, títulos y depósitos bancarios) están exentas. Nuestra provincia grava al pequeño comerciante con el impuesto sobre los ingresos brutos y exime a la ganancia de la actividad agropecuaria y de la industria".

"En la última década —dijo Rizzo— la administración tributaria desarrolló mecanismos de retención, percepción e información y adicionalmente generó una serie de iniciativas novedosas y exitosas que han permitido mejorar la efectividad de la recaudación. Inclusive nos encontramos ante un avance de envergadura como lo son las tan controvertidas adopciones de los controles previos, como en el caso de las compras de divisas, no descartando que en adelante se pueda extender a la compra de otros bienes registrables. Estos controles no tienen el mínimo sustento legal y la Afip se legitima en los hechos la potestad de restringir el tránsito fuera de las fronteras de nuestro país, ya que la moneda nacional no puede utilizarse en países extranjeros. La ley procedimental tributaria (11.683) faculta a la Afip con variadas herramientas para que controle la justificación de la adquisición de bienes de las personas, pero no la autoriza a impedir tal adquisición. El BCRA puede limitar la compra de moneda extranjera con destino de atesoramiento, pero no debería hacerlo para otros fines, como puede serlo el de los viajes al exterior".

Según el profesional, el Estado ha tomado, en buena hora, la decisión de controlar las prácticas elusivas y evasivas, tanto con la profesionalización del personal, como con la informatización y desarrollo de las bases de datos, cruces y regímenes informativos. Pero no solo ahí detuvo su marcha, sino que los nuevos regímenes penal tributario y de lavado de activos de origen ilícito (lavado de dinero), han cambiado diametralmente la situación, con la firme intención de sancionar con penas de prisión al evasor. Además, la incorporación de cualquier bien al circuito formal con fondos no declarados, va a ser denunciado no solo por evasión sino también por lavado, con una elevada posibilidad de sanción de prisión no excarcelable. Adquisición de vehículos, propiedades, depósitos bancarios, reiteradas salidas al extranjero, etc. sin justificar, serán los circuitos a seguir por el Estado. El problema radica, a nuestro criterio, que la sociedad no considera la evasión un delito equiparable a los que violan el derecho a la vida, a la seguridad, a la salud, etcétera. Resulta irritativo la persecución y hostigamiento a los contribuyentes, luego de los traumas que la sociedad ha padecido en varias oportunidades, tales como el corralito y corralón con una mega devaluación sufrida en 2001, y más recientemente con las absurdas prohibiciones a la compra de moneda extranjera para las personas que deben viajar al exterior, o los excesivos controles actuales a los pequeños contribuyentes monotributistas".

En ese marco, Rizzo sostiene que "los asesores debemos capacitarnos para estar a la altura de la alta formación y de las herramientas que el personal del fisco posee. Tanto para evitar situaciones como el caso de una clausura, o como para evitar ajustes de inspección de elevados montos y con penas de prisión. El fisco muchas veces "presume" la materia imponible y por ende el impuesto, y ahí es donde debe estar presente el profesional. El fisco también se equivoca. Pagar menos impuestos no siempre significa evadir. Inclusive, un sistema como el Régimen Simplificado Para Pequeños contribuyentes, hoy se encuentra ante una encrucijada, dado que existen complejas situaciones que los colocan frente a la posibilidad directa de ser excluidos de dicho régimen con severas sanciones (como por ejemplo quienes realicen compras, gastos o hagan depósitos por un monto igual o superior al límite de ingresos brutos comprendido en el régimen). Creemos que en estos casos estos sujetos pueden lograr un efecto neutro en el ajuste fiscal. Existen mecanismos para ello. También muchas veces los contribuyentes aceptan las clausuras impuestas por el organismo cuando en realidad existen numerosas defensas que pueden impedir que la administración fiscal las lleve a cabo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario