Edición Impresa

Riquelme le regaló la victoria a Boca con un golazo

La victoria boquense cortó una racha de dos empates consecutivos sin goles y permitió el acceso a zona clasificatoria para la Copa Sudamericana, con 49 puntos.

Lunes 21 de Abril de 2014

Boca, con un soberbio golazo de Juan Román Riquelme sobre la hora, logró anoche un agónico triunfo sobre Tigre por 1-0 en Victoria. El capitán xeneize sacudió el arco de su amigo Javier García con un derechazo desde afuera del área para anotar una conquista extraordinaria, que no festejó, y dejó mudo a un estadio que lo hostigó mayoritariamente durante toda la noche.

   La victoria boquense cortó una racha de dos empates consecutivos sin goles y permitió el acceso a zona clasificatoria para la Copa Sudamericana, con 49 puntos. En la lucha por el título, con cuatro fechas por disputar, Boca quedó 10º con 20 unidades, a 7 del líder River.

   Además, el éxito de anoche extendió a 375’ el invicto de la valla de Orion. Los últimos goles recibidos fueron en la derrota ante Central (2-1), por la 11ª jornada. Para Tigre, que fue ligeramente superiror, el resultado resultó una decepción y le impidió despegar en la lucha por el descenso, de la que hoy se distancia a siete puntos.

   Boca tuvo su mejor momento en el partido durante los 20’ iniciales, en los que generó sus ocasiones de gol más claras desde los pies de su jugador más punzante, Acosta, extrañamente reemplazo en el segundo período.

   El diminuto futbolista xeneize complicó a la defensa rival con su movilidad y remates de media distancia.

   Después de ese pasaje, Tigre se reacomodó en la mitad de la cancha y ejerció una presión asfixiante sobre el campo rival. Tomó el control del partido y marcó una superioridad nítida durante los últimos 25’ de la parte inicial, en los que mereció la apertura del marcador. El no lograrlo tuvo un responsable exclusivo: el arquero Agustín Orion, protagonista de salvadas providenciales.

   La parte inicial mostró lo mejor de uno y otro porque el segundo tiempo estuvo de más, hasta el instante del tremendo gol de Riquelme.

   Tigre ya no consiguió la misma presión de la etapa inicial y sólo inquietó a Orion con un tiro libre de Pérez García. Mientras que Boca apenas se acercó al arco de García, luego de que Bianchi ordenara la salida de Acosta.

   En ese contexto, el cero era un hecho para todos, excepto para Riquelme, que a los 90’ recogió una pelota suelta a 35 metros del arco y sometió a su amigo con un tiro pegado al palo derecho, a media altura, que mereció ser el del triunfo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario