Edición Impresa

Righi renunció y calificó de "falsa" la acusación que le hizo Boudou

El procurador general de la Nación, Esteban Righi, presentó ayer su renuncia como jefe de los fiscales del país con una carta dirigida a la presidenta Cristina Fernández, en la que rechazó las acusaciones de Amado Boudou al afirmar que "inexorablemente se demostrará la falsedad de las afirmaciones e imputaciones" en su contra.

Miércoles 11 de Abril de 2012

El procurador general de la Nación, Esteban Righi, presentó ayer su renuncia como jefe de los fiscales del país con una carta dirigida a la presidenta Cristina Fernández, en la que rechazó las acusaciones de Amado Boudou al afirmar que "inexorablemente se demostrará la falsedad de las afirmaciones e imputaciones" en su contra.

Apenas una hora antes de que la presidenta se mostrara en un nuevo acto oficial junto a Boudou en la Casa Rosada y mantuviera un estricto silencio sobre el tema, Righi señaló en la misiva, que cesa en el cargo "con la tranquilidad de haber cumplido el mandato constitucional y legal de crear y asegurar las condiciones necesarias para que los fiscales puedan ejercer con la independencia que la ley les confiere su delicada función".

La dimisión del procurador general, quien ejercía el cargo desde el 23 de junio de 2004 propuesto por el ex presidente Néstor Kirchner, se produjo un día después de que Boudou -en el marco del escándalo por la causa Ciccone Calcográfica- denunció al estudio "García, Labat, Musso y Righi" acusándolo de haber recibido un ofrecimiento de sus servicios en 2010 para influenciar sobre jueces y fiscales federales.

Righi, a quien dirigentes políticos, gremiales y judiciales salieron ayer a respaldar por su trayectoria política en el peronismo pero también como abogado (ver página 11), defendió su "honor" y el de su "familia" (su esposa e hijo continúan a cargo del estudio de abogados) y aunque evitó "polemizar" con las acusaciones de Boudou, advirtió que "se demostrará la falsedad de las afirmaciones e imputaciones con las que se me ha agraviado".

"Lo que corresponde es que cada protagonista explique su comportamiento en el ámbito previsto en el derecho vigente, donde inexorablemente se demostrará la falsedad de las afirmaciones e imputaciones con las que se me ha agraviado", señaló el saliente jefe del Ministerio Fiscal.

En ese contexto, Righi señaló que "es mi deber no polemizar con relación a hechos que son del dominio público, toda vez que su única consecuencia sería afectar a las instituciones republicanas y causar daño a las políticas públicas desarrolladas desde el año 2003 en adelante".

Nulidad. Mientras, también se produjeron novedades en el ámbito judicial.

Diego Pirota, el abogado de José María Núñez Carmona, amigo y socio de Boudou y también investigado en la causa por el levantamiento de la quiebra, supuestamente irregular, de la imprenta ex Ciccone Calcográfica, pidió ayer la nulidad del allanamiento al departamento del vicepresidente en Puerto Madero.

El letrado solicitó la nulidad del procedimiento al juez federal Daniel Rafecas, al considerar que se utilizaron pruebas "viciadas" para realizar el operativo, informaron allegados a la causa.

A pedido del fiscal Carlos Rívolo, Rafecas ordenó el miércoles pasado el allanamiento del piso 25 del departamento de Juana Manso 740, propiedad de Boudou, que le alquiló al abogado Fabián Carosso Donatiello, que estaba deshabitado desde hace dos meses.

En el lugar se encontró que el vínculo con la administración del edificio y el pago de las expensas de agosto 2011 lo había hecho Alejandro Vandenbroele, dueño de la ex Ciccone y a quien se investiga si fue beneficiado por el vicepresidente, por lo que se sospecha que vivió en el lugar.

Además, Vandenbroele también pagó entre octubre y diciembre de 2010 y en enero de 2011 el servicio de Cablevisión del edificio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario