Edición Impresa

Ricardo Fort: adiós a un hombre que construyó su propia fama

Murió de un paro cardíaco mientras estaba internado. Tenía 45 años y dos hijos. En 2009 decidió abandonar el anonimato, exhibió su intimidad y logró dar curso a su faceta artística.  

Martes 26 de Noviembre de 2013

Ricardo Fort murió ayer a la madrugada a los 45 años a causa de un paro cardíaco sufrido mientras se encontraba internado en el Sanatorio de la Trinidad, en el barrio porteño de Palermo.

El deceso fue confirmado por el jefe de prensa de Fort, Hernán Ranieri, quien aseguró que el empresario "presentía que esto iba a pasar en cualquier momento". Luego, Karina Antoniali, cuñada del empresario fallecido, dio a conocer el parte médico a la vez que anticipó que la familia no hará velatorio.

Según el informe del Sanatorio de la Trinidad, el deceso se produjo a las 5 en la Unidad de Cuidados Intensivos, adonde había ingresado el jueves pasado para tratarse por la fractura de fémur que sufrió mientras permanecía en la ciudad de Miami.

El parte indica que fue "asistido en forma multidisciplinaria y se mantuvo clínicamente estable, hasta que súbitamente sufrió un paro cardirrespiratorio asociado a una hemorragia gástrica masiva". Poco después de las 11, Antoniali, esposa de Eduardo Fort, uno de los hermanos de Ricardo, indicó sobre el futuro de los dos hijos de Fort: "Es un tema familiar que se va a resolver de acuerdo con lo que opinen y quieren los chicos".Los hijos de Fort nacieron mediante la modalidad de alquiler de vientres en Estados Unidos..

Sin embargo, César Carozza, amigo y ex abogado de Ricardo Fort, dijo ayer a la tarde en declaraciones a "Intrusos" que Gustavo Martínez, ex pareja y padrino de los chicos, sería la persona que tendría la guarda de los niños. "Ricardo le entregó la guarda de sus hijos a Gustavo, firmó un poder", aseguró el letrado.

Dolores crónicos. Fort sufría fuertes dolores y problemas de salud derivados de afecciones crónicas en su columna vertebral, además de una última fractura de fémur.

Heredero de la fortuna de la empresa de golosinas Felfort que fundó su abuelo en 1912, Fort comenzó a hacerse conocido para el mundo del espectáculo a través de sus excentricidades y fastuosas fiestas a la que se encargaba de invitar a personajes vernáculos.

En el año 2009, produjo un programa televisivo para filmar su propia vida de millonario excéntrico y al final de ese mismo año, ganó el concurso televisivo "El musical de tus sueños", lo que le valió el acceso al tanque televisivo Show Match, donde concursó cantando.

Fue jurado del programa de Marcelo Tinelli y produjo varios shows, en los que actuaba. En ese rol debutó en Mar del Plata con "Fortuna", en la que interpretaba una especie de alter ego suyo y junto a Adriana Salgueiro. Fort continuó con sus obras de teatro, luego en la calle Corrientes hasta que decidió armar su propio ciclo de televisión, "Fort Night Show", cuya última emisión fue el 6 de octubre de 2012, y que se emitió por América TV.

Su agitada vida de los últimos años fue acompañada por continuas afecciones en la columna, en la rodilla, con varias operaciones, además de una complicación en el duodeno. Además, era fanático a las cirugías estéticas y llegó a hacerse un total de 27, entre las que se incluyen varias prótesis, una de ellas en sus pies y que elevaron su altura en tres centímetros.

"Toda mi vida sentí que me iba a morir joven", dijo Fort a El Diario de Mariana, de El Trece, donde además añadió: "Hay momentos que nadie puede entender el dolor que tengo. Es tan fuerte. Aparte de la parte hormonal, que me siento cansado y débil".

"Toda la vida luché por ser famoso y de repente aparecí en un programa como el «Bailando», pero la vida me quitó el poder de demostrar lo que sé hacer porque no puedo ni moverme y eso es lo que no entiendo, porque me da mucha frustración. Podría hacer teatro y no puedo ni caminar. La vida que estoy viviendo ahora, no es vida", relató en ese entonces.

"Siempre quise ser famoso y en su momento no se daba. Decidí dejar la carrera, pero cuando tenía treinta años, volví a Buenos Aires con mis hijos, con la idea de dedicarme a la empresa. Mi padre falleció y ahí nació Ricardo Fort, sin la sombra de mi padre, que siempre me censuró", reconoció en "Animales sueltos", unos años atrás.

Para sus fans -tenía más de 550.000 seguidores en Twitter- el último mensaje que les dedicó decía: "A todos mis fans, a toda la gente que me quiere, los quiero, gracias por seguirme". En el programa Cool Radio, había adelantado su última voluntad: que lo cremen y que tiren sus cenizas desde el Obelisco.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS